Una casa para atrapar la luz

Iluminar de forma adecuada esta casa rural -en origen sombría- y respetar su atractiva estructura medieval, por dentro y por fuera, fue la ardua tarea que impulsó una reforma con final feliz.

Llevar luz a cada rincón de esta casa rural enclavada en El Ampurdán, Girona, fue el objetivo principal de su reforma, emprendida por el Estudio de arquitectura y decoración Lizarriturry Tuneu. Para lograrlo, se tuvieron en cuenta dos factores: por un lado, respetar su impresionante fachada medieval de piedra con balcones de forja y por otro, restablecer en su interior una correcta distribución de las habitaciones ya que, al ser una vivienda antigua, era bastante caótica. En toda casa de pueblo la cocina era el centro de la vida en común, algo que sus actuales propietarios querían mantener a toda costa. Por eso, se pensó en instalarla en la planta baja, mucho más luminosa que el resto.

A continuación se ubicó el comedor, frente a un cerramiento acristalado por el que se accede a un patio que le da luz, agradables vistas y, sobre todo, vida en los meses de buen tiempo. En esta planta se respetó el pavimento tradicional de piedra y las vigas en el techo, que en toda la vivienda quedan a la vista. La pieza clave de esta zona es la escalera que, procedente de otra área de la casa, se trasladó entera a la cocina. Por sus anchos escalones se accede a la planta de arriba en la que se ubicaron los dormitorios y el salón. Desde este último se divisa el comedor y el patio a través de una doble altura acristalada. La austeridad que domina la cocina y el salón continúa presente en las habitaciones, mucho más sombrías por su orientación y por las pequeñas ventanas típicas de la arquitectura medieval. El dormitorio infantil está dominado por las líneas rectas de su escueto mobiliario a base de madera de pino. Esto mismo ocurre en el dormitorio principal.

Amueblado con la sencillez de una cama de matrimonio, una mesita de noche y una silla, lleva la sobriedad a su máximo exponente. Destacar el excelente aprovechamiento de un rincón, convertido en un armario-vestidor con la simple ayuda de unas baldas. Otro logro que se consiguió con creces fue el de la ubicación del cuarto de baño. Aunque físicamente está dentro de la habitación de los padres, su doble puerta hace que se comunique también con el dormitorio de los niños. De esta forma ambos, padres e hijos, pueden hacer uso de él de una manera independiente.         

Publicidad - Sigue leyendo debajo
El comedor queda abierto al patio

Como prolongación de la cocina se instaló el comedor dominado por una impresionante chimemea réplica de las modernistas de El Ensanche barcelonés. Unas cristaleras dan paso a un luminoso patio, que lo mismo sirve de leñera como de lugar de reposo, sentados bajo la sombra de un naranjo. Chimenea, de Otranto. En el patio: dos tumbonas, de Habitat; cojines, de Lu-Ink; vasos, de Zara Home. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un salón al rojo vivo

Los tonos neutros del salón contrastan con el tono guinda de los sofás, colocados uno enfrente de otro y en forma de L. En el centro se dispusieron unos pufs pintados de blanco por los dueños y convertidos en funcionales mesas de centro. Cojines estampados, de Lu-Ink y lisos, de Habitat. Pufs de ratán Alseda (21,99 €/ unidad), de Ikea. Butaca de bambú, de La Bisbal. Cortinas, de Filocolore. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Calor de hogar

En la planta superior se instaló un amplio salón en torno a una estufa antigua y una librería de obra. El techo sigue con su estructura de vigas a la vista y en el suelo, se instaló parqué, más cálido durante el invierno. Estufa, de Morsô. Pavimento de roble macizo, de Carpintería Cuella. Alfombra, de Zara Home. Mesa auxiliar de teca, de India & Pacific. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cocina y comedor

Situada en la planta baja, la amplia cocina es el centro de la vida familiar. A su lado se dispuso el comedor, muy luminoso, gracias a las cristaleras que se abren al patio. En toda la casa se respetaron los techos de vigas. Mesa de comedor negra y sillas, de Carpintería Cuella. Lámpara de techo, de El Torrent Iluminación. Suelo de terracota natural procedente de La Bisbal.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Detalles con encanto

Sobre la mesa del comedor, preparada o no, cualquier detalle suma puntos. Apuesta por piezas que enriquezcan por su contenido y su continente; como unas sencillas flores en un jarrón lucido. A falta de éste, un simple vaso con boca ancha servirá. A la hora de la comida o la cena, se retirarán a un lado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Una cocina con isla central

En medio de la cocina se colocó una pequeña isla formada por módulos de almacenamiento en ambos lados y cuya parte superior sirve de zona de trabajo. Mientras que en una parte de las paredes se conservó la piedra original, los frentes se alicataron con azulejos. Campana de obra diseñada por Lizarriturry Tuneu. Baldosas, de Raventós Cerámica. Muebles, de Deulonder, y electrodomésticos, de Viking Designer. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Materiales naturales y resistentes

Encimera y fregadero de mármol. Grifería, de Hansgrohe. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un dormitorio infantil para compartir

El salón se comunica con los dormitorios; el de los niños está formado por una cama sencilla y una litera. Un pequeño hueco en la pared sirve de librería. Una escalera de forja sube al desván. Cama Kritter (70,99 €) y litera Mydal (139 €), de Ikea. Colchas de la litera, de Filocolore y las de la cama, de Ikea. Cojines, de Zara Home. Dosel azul, de Ikea. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Una cama con dosel en el dormitorio infantil

A la vez que sirve como mosquitera durante los meses de verano, el dosel que cuelga del techo proporciona a la litera cierta dosis de privacidad. En el suelo se colocó una alfombra calada de fibra natural. Las vigas, omnipresentes en toda la casa, aquí se pintaron de color blanco. Dosel multicolor Fabler (14,99 €), de Ikea. Alfombra de yute natural (19,99 €), de la firma Zara Home. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Muebles reciclados

Dos cajas recuperadas y pintadas de blanco hacen de mesas. Sillitas, de la firma Dijous.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dormitorio principal con vestidor

Comunicado con el salón y la habitación de los niños, este espacio cuenta con un práctico armario-vestidor, realizado a medida con estantes de madera. Una puerta da paso al cuarto de baño que padres e hijos comparten. Espejo, de Maisons du Monde. Cojines con prints de mariposa, de Lu-Ink. Mesita de noche plegable y lámpara flexo, de India & Pacific. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Vanos de piedra

En la ventana grande del dormitorio se respetaron las anchas repisas que delatan el grosor de los muros. Del mismo modo, se dejó a la vista el revestimiento de piedra que enmarca el vano, un vestigio medieval. Silla, de Carpintería Cuella. Alfombra, colcha y jaula decorativa blanca, de Zara Home.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cuarto de baño con piedra natural

Encastrado en la piedra se situó el lavabo de mármol, de líneas rectas. La grifería, a juego con la de la bañera, tiene un diseño vintage, muy acorde con la estancia. Espejo, de Maisons du Monde. Lavabo, de Otranto. Grifería, de Rovira. Sanitarios, de Roca. Toallas, de Filocolore. Aplique, de Little House. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
PLANO E IDEAS

El valor de lo antiguo
Hubo un tiempo en el que la moda era esconder las vigas; pero la actual tendencia, que respeta la arquitectura y los materiales locales, tiende a dejarlas a la vista. Bien en su estado original, como sucede en la cocina de esta casa o bien lacadas, como ocurre en los dormitorios y el salón. PLANO

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas