Una casa tierra adentro

La acertada ubicación de esta casa, escondida entre la vegetación de la montaña pero orientada al mar, la convierte en un paraíso con alma mediterránea. Su decoración, en un rústico muy femenino, se mantiene fiel al espíritu mallorquín.

Esta vivienda de vacaciones está repleta de atractivos. Fruto de una rehabilitación y situada al sur de Mallorca, ofrece la tranquilidad del interior de la isla, aunque con los privilegios que otorga la cercanía del mar. Su orientación fue uno de los aspectos que guió el proyecto de IP Design, planificado para disfrutar del exterior en el porche o al sol en el jardín con piscina, que se integra en unos alrededores plenos de vegetación. Dentro se suceden los espacios frescos, decorados para reunir comodidad y tranquilidad. Los suelos de barro se cubren con esteras de fibra en tonos neutros, las piezas de madera se alternan con textiles en lino y algodón y las paredes en blanco enmarcan cada estancia de una casa distribuida en altura.

Una confortable zona de estar con dos chaise longues se comunica visualmente con el comedor, abierto a la cocina mediante un vano. Cada uno de estos ambientes se funde con el exterior a través de grandes ventanales con puertas de cuarterones de cristal. La zona de descanso se decoró con un estudiado clima campestre en tonos blancos. En definitiva, un proyecto que transforma la sencillez en personalidad

Publicidad - Sigue leyendo debajo
La terraza es un lugar de reunión

Desde el porche techado la vista se pierde entre los árboles que rodean el frondoso jardín de la casa. Aquí las comidas se suceden sin prisas en una mesa de madera con sabor antiguo y confortables butacas de fibra. La mesa y las sillas proceden de Unicorn, como las tumbonas situadas al borde de la piscina.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mimar los detalles decorativos

Cada una de las piezas que enriquecen la decoración se cuidaron con sumo interés para que nada desentonara en el conjunto. El menaje también cumple las pautas de funcionalidad y comodidad, sin distanciarse de la estética campestre que marca la decoración. Esta cerámica en un tono azul verdoso desgastado es típica de la localidad mallorquina de Felanitx.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un salón en tonos neutros

En el salón, la claridad marca la pauta. Los tonos neutros son protagonistas y las piezas de madera ponen la nota rústica en la decoración. Cada mueble encaja en un todo armónico donde los complementos ceden parte de protagonismo a la luz. Mantas y cojines, de venta en Zara Home. Chaise longue tapizada en beis, de IP Design.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un rincón para el relax

En el estar, los típicos orejeros se sustituyeron por sendas chaise longues; un sabio guiño al confort.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Chaise longues frente a la chimenea

Una casa en el campo también se disfruta en otoño; por eso, el salón está presidido por una chimenea con embocadura de mármol. Frente a ella, toda una declaración de intenciones: dos chaise longues que invitan al relax. Chaise longues y complementos decorativos, del estudio IP Design. Mantas y cojines, de Zara Home.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un comedor con vistas

Ocupa un lugar privilegiado junto a uno de los ventanales que lo comunican visualmente con el exterior. Las cortinas, de lino en un fresco tono azulado, ponen color a un rincón ecléctico, decorado con una larga mesa de madera de una única pieza y seis sillas con fundas en tono crudo. Sillas, de IP Design. Mesa, de Unicorn. Las copas y los vasos, realizados con el tan característico vidrio mallorquín, dinamizan la mesa con sus colores.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mix de tendencias en la cocina

La funcionalidad de la cocina no está reñida con el estilo country. En la estancia se coordinan estilos opuestos con un resultado sugerente y ultra personal: el mobiliario de acero convive con el revestimiento del suelo, de cantos rodados, y la mesa tocinera.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Funcionalidad en la cocina

La ausencia de muebles altos se suplió con una barra vista para accesorios que permite organizar mejor la zona de trabajo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dormitorio inspirado en el pasado

La neutralidad del ambiente conduce las miradas hacia la cama, vestida en algodón blanco y sobre una estera de fibra natural. El dosel de madera en un tono oscuro adquiere protagonismo en un conjunto donde la carpintería de las ventanas y las cortinas en verde agua ponen un sutil velo de color. Las puertas de los armarios combinan cuarterones opacos con otros de celosía en blanco, la misma con la que se ha realizado el cubrerradiador.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Zona de descanso

Ropa de cama, de Zara Home. Cortinas, de Bujosa Textil.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cuarto de baño muy femenino

La decoración del baño da un pequeño giro hacia una estética de inspiración vintage en la que colabora la llamativa bañera retro pintada en tono azul.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La carpintería del baño

Aquí también se coloreó la carpintería de las ventanas en un tono verde agua.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas