Un piso con... ¡Buenas vistas!

Después de una reforma brillante, este piso mallorquín estrena una distribución diáfana —salón, comedor y cocina comparten ahora espacio— y una espléndida nueva terraza. El broche al proyecto lo ponen los aciertos en la elección de colores, materiales y muebles.

Salón con terraza
Mauricio Fuertes

Nueva, pero con elementos que evocan la tradición. Elegante, pero con diseños informales que crean atmósferas desenfadadas. La historia de este piso es un perfecto ejemplo de fusión de conceptos. Los propietarios querían transformar lo que era una vieja vivienda en un hogar confortable y adaptado a la vida actual. Alejandro Von Waberer, de AVW Arq Arquitectura + Interiorismo, realizó reformas estructurales, como crear una terraza con cubierta o eliminar paredes en aras de una distribución diáfana. Pero también añadió elementos que evocaran las construcciones típicas de Mallorca: las vigas en el techo, las contraventanas…

Las soluciones de la reforma añadieron valor decorativo a la vivienda. Por ejemplo, la presencia de una viga se solventó con dos alturas de techo diferentes: más elevada sobre el salón y el comedor —coronado por las vigas de madera—, y algo más baja en la zona de paso y la cocina; un juego de volúmenes que, además, permitió canalizar las instalaciones y la climatización por conductos, con salida a través de rejillas. Cuando el proyecto arquitectónico finalizó, los propietarios encargaron el interiorismo a Andrea Pussin, de Organic Studio Mallorca. El objetivo era el mismo: que el piso representara la vida actual de la isla.

Andrea apostó por una paleta de color en tonos claros, con muebles en materiales naturales que aportaran matices pero no eclipsaran la transformación de los espacios lograda por Von Waberer. De hecho, la impecable estructura de la chimenea se enriquece con el diseño de las butacas, la mesa de centro y el puf que, junto con el sofá blanco, completan la zona de estar.

A ellos sumó textiles y detalles en color, que añadieran ese toque desenfadado y alegre al proyecto, como reflejo del estilo de vida cosmopolita y vivificante de la isla. “De hecho —explica Pussin—, una quinta parte del presupuesto de decoración y mobiliario se destinó a complementos”. La presencia del color gris es clave para dar un toque sofisticado a los ambientes, tanto en el comedor como en la terraza, donde sillas y mesas resaltan sobre el pavimento de piedra y bajo las vigas de madera lavada.

Tips para unificar espacios:

Las distribuciones diáfanas se caracterizan porque siempre integran más de un ambiente. Y, aunque sean diferentes, conviene recurrir a un hilo conductor que los unifique para que el conjunto resulte armónico. Utilizar el mismo suelo —en este caso, piedra caliza—, es un acierto seguro.

Materiales y acabados también crean ese nexo de unión. Aquí, las sillas del comedor y las butacas de la zona de estar comparten el juego de acabados, con su estructura de madera y tapicería gris. Y las lámparas suspendidas tienen el mismo acabado marfil que el modelo del salón.


Realización: Andrea Pussin. Plano: Hearst Infografía

1 de 17
Cerramiento de aluminio

El arquitecto Alejandro Von Waberer, de AVW Arq Arquitectura + Interiorismo, utilizó parte de la zona de estar para crear un espacio exterior donde disfrutar del clima mallorquín. El cerramiento, de aluminio con doble acristalamiento, permite que la vista se pierda en el horizonte y dota al salón de profundidad.

Sofá Angelo, de Casadesús. Cojines, de Maison de Vacances. Lámpara modelo Nuala, de Objekto. Fotografía del desierto, de Mauricio Fuertes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 17
Terraza

Vivir en Mallorca y no poder disfrutar de su clima era una pena... La creación de una terraza que antes no existía fue una solución fantástica. ¿Te has fijado en las vigas de madera del techo y en el suelo? Son los mismos que en el salón, para que el ambiente de exterior parezca una prolongación del interior.

Mesa, de Andreu World. Sillas Knit, con base de caoba negra, de Ethimo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 17
Nada que esconder

Salón, comedor y cocina comparten el mismo espacio. Al derribar las paredes y puertas que los separaban, basta con echar una ojeada desde cualquier punto para ver todo lo que sucede en esta gran zona diáfana. Una distribución actual que responde al criterio de casa vivida, en la que padres y niños disfrutan juntos cada día, y en la que los amigos siempre son bienvenidos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 17
En torno al fuego

Una composición de madera, con base de piedra, que aporta solidez visual, integra el televisor, que parece flotar sobre la chimenea. Además, aunque nadie lo sospecha, incluye una zona de almacenaje oculta.

Las butacas, la mesa con sobre de mármol y el puf son el modelo Fly, de la firma &Tradition. A la izquierda de la chimenea, lámpara Glow in a Dome, de la firma danesa Ebb & Flow; a la derecha, los candeleros son de Day Birger et Mikkelsen.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 17
Kílim geométrico

Pequeños toques de alegría sobre un fondo neutro. Esa fue la premisa de la decoradora Andrea Pussin, de Organic Studio. En el salón, cojines, plaid, alfombra e, incluso, la fotografía sobre el sofá, llenan de vida el ambiente con sus tonos rosa, rojo y mostaza. Kílim geométrico Hexa, de la firma Gan. El plaid es de Teixidors.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 17
Comedor

Lejos quedan los viejos conceptos de comedor como espacio solemne, y cocina como un lugar oculto; aquí, ambos ambientes se comunican para compartir las experiencias gastro.

Mesa Slats, de Expormim. Sillas About a AAC 22, de la firma danesa Hay. Lámparas de techo modelo Bestlite BL9, de Gubi. Menaje, de Day Birger et Mikkelsen. Bandeja de cerámica negra, de Rina Menardi.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 17
Sin estridencias

El estudio AVW Arq Arquitectura + Interiorismo diseñó los muebles de cocina sin tiradores, y con frentes en el mismo acabado de la pared para integrarlos mejor en la decoración.

¿Te has fijado cómo sobresale la encimera hacia la zona de comedor? Es para convertirla en una barra de desayunos o de picoteo rápido.

Taburete de bar NA4, de &Tradition. Tablas de cortar, de HK Living.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 17
Tocar madera

En el dormitorio principal, el suelo se revistió con una tarima de roble, más cálida al pie descalzo que la piedra. La decoradora de Organic Studio, Andrea Pussin, utilizó la misma madera para realizar un friso en la pared; un fondo que permite resaltar el cabecero tapizado, que forma parte de la cama.

Cama Jersey, de Casadesús. Kílim Mosaïek, de Gan. Silla Nub, diseño de Patricia Urquiola para Andreu World. Sobre ella plaid, de Teixidors.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 17
Fuera, igual que dentro

La terraza se decoró con la misma distribución que el espacio interior: zona de estar -en este caso formada por una mesa baja y dos butacas- y comedor. Al fondo se aprecian las contraventanas de madera, un guiño a la arquitectura tradicional de Mallorca.

Butacas, sillas y lámparas de suelo a modo de faroles, de Ethimo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 17
Transparencias

¿Cuál es la clave para que este baño resulte tan acogedor? En primer lugar, la ducha, revestida en piedra. Y en segundo, la mampara de cristal, que separa sin perder la sensación de amplitud. El detalle de la hornacina para gel y champú añade encanto al espacio.

Taburete de madera, de Versmissen. Toallas de lino, de la firma Teixidors.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 17
Un toque cálido

La lámpara con brazo articulado de madera, el altavoz con asa de cuero... Introduce materiales naturales y tu dormitorio resultará más acogedor. Lámpara Scantling, de la firma Marset. Altavoz, de Vifa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
12 de 17
Rústico chic

Da un aire de autenticidad al baño con complementos inspirados en las casas de la Provenza. Textiles de algodón o lino con vainicas, jabón artesanal... El de la imagen es de L’Occitane. Toalla, de la firma Teixidors.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
13 de 17
¡Qué gran pareja!

Una tendencia en auge consiste en alternar vajilla de cerámica con menaje de madera. Los motivos estampados se realzan en contraste con la superficie desbastada y sin tratar. Vasos, de la firma Day Home. Mantel confeccionado con una tela de lino, de Teixidors.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
14 de 17
Rapsodia en blue

El azul es relajante. Si quieres conciliar el sueño, introdúcelo en el dormitorio. Mesilla de la colección Lauki, de Treku. Cojines: crudo y azul con una línea central, de Teixidors; los que tienen ribete y el plaid azul, son de Maison de Vacances.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
15 de 17
Con seis patas

Si eres asidua de Micasa, ya sabes que están de moda. Sobre la mesa de centro o en la estantería, se convertirán en el centro de atención. Mantis religiosas roja y verde, de Mambo Unlimited Ideas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
16 de 17
Buena base

En la cocina, para proteger la encimera de gotas de aceite o vinagre; en el salón bajo un jarrón con flores; o en el recibidor para dejar sobre ella las llaves. Las piezas de piedra natural son versátiles

Publicidad - Sigue leyendo debajo
17 de 17
Plano de la vivienda

Plano de la vivienda

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas