Un loft singular con espacios abiertos y materiales vintage

Los arquitectos de Idearch Studio se enfrentaron a la reforma de su propia casa: un piso antiguo convertido en un loft encantador y singular, pensado para dos.

image
Miriam Yeleq

Syra y Joaquín son arquitectos. Querían una casa diáfana y luminosa, con amplias zonas comunes para disfrutar de sus amigos, y la encontraron en el barrio de Chamberí de Madrid. Tras unos meses de búsqueda, llegaron a esta vivienda, ubicada en un edificio de los años 30 y, aunque en un principio no era lo que tenían en mente, supieron que podrían sacarle mucho partido. El piso era oscuro y estaba muy compartimentado; sin embargo, tenía muchas ventanas, buena orientación sur y la posibilidad de generar un espacio diáfano. No lo dudaron. Allí diseñarían su casa.

El equipo de Idearch Studio —Syra Abella y Joaquín Mosquera—, se puso en marcha. Esta vez, no sólo como arquitectos, sino como clientes. “Lo cierto es que a la hora de plantear la reforma fue imposible ponernos de acuerdo en todo —nos cuenta Joaquín—.  Aunque la configuración general estaba clara, para los detalles tuvimos una negociación constante. El resultado, sin duda, es producto de los dos y ahora ya ni nos acordamos de qué cosas son más de cada uno, lo cuál es fantástico.” El primer paso fue tirar todos los tabiques para conseguir un gran espacio sin divisiones ni limitaciones, con el baño como única estancia cerrada. En un futuro, no descartan instalar un cerramiento acristalado que independice el dormitorio del salón, pues son concientes de que las viviendas deben adaptarse a las necesidades del momento. Separar, pero buscando siempre espacios diáfanos. Otro de los puntos fuertes de la reforma fue el descubrimiento de materiales y elementos arquitectónicos originales.

Se recuperaron las vigas de acero, muros de ladrillo visto y mosaicos hidráulicos que dotan a la vivienda de un encanto muy especial y potencian su aire de loft.

En cuanto a la decoración, también se marcaron un objetivo. “Nuestra casa debe ser, ante todo, nuestra”, nos cuentan. Por eso, en la vivienda de esta pareja encontramos desde piezas que han ido adquiriendo con el tiempo, en viajes o momentos concretos, hasta muebles realizados por ellos, como la estantería del comedor, las mesillas o el mueble que marca el paso del dormitorio al salón.

CLAVES DE LA REFORMA

- Se tiraron todos los tabiques para dejar el espacio prácticamente diáfano, de manera que la única habitación cerrada fuera el baño.

- Las vigas de acero y las paredes de ladrillo visto que aparecieron al derribar muros, se pintaron de blanco para realzarlos e integrarlos en la estética de la nueva casa.

- Los suelos, mosaicos hidráulicos originales, se hallaron durante la obra, al levantar el viejo parqué que los cubría. Se recuperaron y se usó microcemento verde como nexo entre los diferentes estampados.

- La cocina se renovó por completo, con muebles en roble y una isla que acoge la placa, el fregadero y armarios laminados en blanco.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Chic & fresh

Con la combinación de suelos de mosaico hidráulico y tuberías a la vista, se logró un look urbano con cierto aire vintage. Plantas repartidas en grupos aportan calidez y llenan el espacio de naturalidad.
Mesas y plantas, de Ikea. Figura de piedra con forma de mono, de Zara Home. Litografía, de la colección Domaine Picasso.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Por todo lo alto

Para ganar amplitud visual, se prescindió de falsos techos y, en su lugar, se colocó una bandeja metálica que recorre parte del perímetro de la casa y oculta la instalación eléctrica.
Sofá, de Ikea. En la pared, fotografía Victoria Alada, de Javier Aranburu. Manta y cojines, de Zara Home. Aplique de pared, de Serge Mouille. Cesto, de El Moderno.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Tabiques fuera

En la reforma se modificó la distribución original y se unieron estancias. Salón, comedor, cocina y dormitorio forman ahora un espacio diáfano muy amplio. Vigas pintadas en blanco, piezas de mobiliario y el uso de diferentes revestimientos en el suelo contribuyen a delimitar ambientes.
Globo terráqueo, de Zara Home. Jarrón negro, de Makiwuan Ruana.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Espacio de reunión

Piezas DIY y recuerdos de viajes o de familia otorgan un inconfundible sello personal a la decoración. La estantería del comedor, por ejemplo, es un diseño de los propietarios, realizado por ellos mismos con una estructura metálica y tableros de pino cortados a medida y barnizados.

Estantería, de Idearch Studio. Mesa, de Habitat. Sillas, de Ikea. Lámpara, de iGuzzini. Botellas decorativas, de Zara Home.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Planta abierta

Desde la cocina, el salón tiene una comunicación fluida. Al integrar estos ambientes en una zona
de concepto abierto, sin barreras a la percepción espacial, se ganó profundidad visual. Las puertas acristaladas de la terraza no se vistieron, para potenciar así la luminosidad y prolongar visualmente el espacio hacia el exterior.

Taburetes modelo Alo, de la firma Ondarreta. Menaje, de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Columnas de armarios

La cocina se distribuyó en dos frentes en forma de L y una isla que acoge la placa, el fregadero y una zona para comedor. Se decoró con muebles de madera hasta el techo que, además de aportar calidez a toda la planta, logran un gran orden formal.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Isla en blanco

El peso visual de la madera se aligeró con el blanco de la isla y los taburetes que la acompañan; dos estilizados modelos de acero y carcasa azul.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Diseños bien pensados

Una de las paredes se aprovechó con muebles panelados hasta el techo que ocultan una superficie de trabajo extra y valiosas zonas de almacén. El mismo material y acabado se utilizó para realizar los armarios del recibidor, ubicado a continuación de la cocina.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Marco perfecto

El dormitorio se ubicó frente a la zona de estar. Dos vigas de acero, pintadas de color blanco, se adaptan visualmente al entorno y refuerzan la atmósfera loft.

A los pies de la cama, se colocó un mueble bajo que cumple la función de elemento divisorio.
Mueble bajo, diseño de Idearch Studio. Butaca, de Habitat.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Litografía

En la pared del cabecero, litografía del pintor César Galicia. Funda de lino, cojines y manta, de Zara Home.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cuarto de baño

En el dormitorio se siguió la misma línea cromática que en el salón: fondo blanco, textiles rosas, madera clara y lámparas acabadas en negro. Esta combinación -blanco, madera y negro- marca también la decoración del baño, la única estancia independiente de la vivienda.

Revestimientos del baño, adquiridos en Azulejos Peña.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Toque vintage

Un dúo cromático impactante y muebles de madera predominan en esta estancia, aunque la pieza estrella es la bañera exenta con patas, recuperada por los propietarios. Realizada originalmente en hierro fundido, hubo que lijarla, quitar el óxido y darle una capa de pintura metalizada por fuera y otra de esmalte, por dentro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Aprovecha las alturas

Aprovecha las alturas con armarios hasta el techo. Una buena idea para salvar el desnivel de dos zonas contiguas es colocar una balda en la estancia que cuenta con mayor altura. Será muy útil para organizar los libros que ya hayas leído.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Tú también compartes baño?

La solución: dos lavabos en un mueble con el mismo
espacio de almacenamiento para cada uno.
Mueble, de Ikea. Encimera, de Neolith. Lavabos, de Bathco. Grifería, de Nobili Rubinetterie.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Taburetes

Una isla, tres espacios: zona de aguas, de trabajo y barra de desayunos. Para ello, además de unos taburetes, es necesario una encimera volada que permita acoplar las piernas cómodamente. Recuerda que el voladizo o saliente debe medir, al menos, 35 centímetros.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Lámpara de pie

¿Luz cenital en el dormitorio? Si estás pensando en eliminar el punto de luz situado encima de la cama, hazte con una lámpara de pie que te permita una iluminación ambiental. En la pared, fotografía de Javier Aranburu. A los pies de la cama, banco, de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Fotografías

¡Saca el fotógrafo que llevas dentro! Recupera tus mejores instantáneas para hacer de esos momentos inolvidables parte de la decoración. Apoyada en el suelo, fotografía de Javier Aranburu.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Armarios hasta el techo

Instalar el fregadero y la placa de cocción en una isla permite crear junto a la pared una amplia zona de almacenaje, con armarios hasta el techo y el frigorífico y el horno integrados.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Plano de la vivienda

Plano de la vivienda

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas