Antes y después: Un piso que renace en el centro de Valencia

El blanco ha limpiado, fijado y dado esplendor a la arquitectura original de este piso situado en un edificio del siglo XIX del centro histórico de Valencia.

image
Hearst

En el barrio más antiguo de Valencia, el de la Seu, muy cerca del palacio gótico de la Generalitat y de la plaza de la Virgen de valencia, descubrimos un piso de 65 metros cuadrados que, pese a haber sido construido en el siglo XIX, acaba de volver a nacer. Sus propietarios, una pareja de italianos enamorados de esta ciudad mediterránea, consiguieron ver más allá del estado de abandono y deterioro en que se encontraba, de su distribución anticuada (típica de los años 40, cuando se reformó por última vez) y de sus habitaciones oscuras que impedían ver con claridad sus encantadores elementos originales, y apostaron por él movidos por el emplazamiento y convencidos del potencial que tenía por explotar.

Sus grandes aliados para obrar este renacimiento fueron los arquitectos Pilar Martí Rodrigo Carlos Muñoz Alfonso, del estudio mmarq arquitectura. "El principal objetivo de la reforma fue enfatizar los elementos originales de la construcción, como las carpinterías, los techos altos con vigas a las vista y los muros de ladrillo vistos", explican los expertos que tuvieron que hacer frente a una condición tan privilegiada como limitadora: el edificio, por su historia, tenía un nivel de protección 2, y por lo tanto no se podía modificar ningún elemento de composición de la fachada. "Dado que no se podían abrir nuevos huecos, buscamos dar luminosidad con los colores y materiales utilizados, así como con el estudio de la iluminación. Todo ello sin perder la esencia de un edificio antiguo", exponen. Aunque se mantuvieron las estancias principales (cocina, comedor, salón y habitaciones) como eran originalmente, los arquitectos trazaron dos nuevo baño, uno de cortesía y otro en suite en el dormitorio principal, por expreso deseo de los propietarios.

Para el interiorismo han querido tener una filosofía continuista, pero renovada. Así, han empleado materiales ya existentes en la construcción para los nuevos elementos "pero de una forma más actual, logrando un equilibrio atemporal y sereno". Con blanco, los colores neutros y el gris del microcemento de los suelos han aumentado la sensación de claridad del interior. En la decoración, que responde a la personalidad de la propietaria, romántica y muy femenina, se han mezclado piezas recuperadas con diseños de firmas low cost y muebles que los dueños trajeron desde Italia. La historia de este piso está lista para continuar.

www.mmarq.es
Fotografía: Miguel García Cárceles

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Volver a empezar

Un piso abandonado en el centro de Valencia ha vuelto a la vida gracias a los arquitectos del estudio mmarq arquitectura.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Todo al blanco

Como el piso estaba protegido y no podían abrirse nuevas ventanas, se ha empleado el blanco para aumentar la claridad de su interior.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Salón

Se ha decorado con un estilo muy sobrio y uno de los pocos elementos del espacio es un sofá de Ikea con un acabado en tela que busca aportar calidez.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Comedor

Junto al salón encontramos el comedor que a su vez está conectado con la cocina.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Gran apoyo

En la zona del comedor, una estantería de madera sirve de apoyo para la disposición de elementos vegetales y de improvisado revistero.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Estilo industrial

La mesa existente en el comedor se ha revestido con una chapa de acero galvanizado y las sillas son de inspiración Thonet, de madera curvada y asientos de rejilla. "Combina un espíritu ligeramente industrial, con el empleo de la madera lavada en blanco al unísono del resto de tratamientos de materiales existentes en la vivienda", exponen los arquitectos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Blanco e hidráulico

El mobiliario de la cocina está conformado por módulos, con la confirmación de la carpintería con bajorrelieves, realizados por el carpintero de la constructora Mediterránea. En la parte frontal se han instalado baldosas hidráulicas. El mobiliario en color blanco unifica la intervención y dota de mayor luminosidad a los espacios con reducidas dimensiones.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Zona privada

Desde la zona del comedor se accede a los dos dormitorios.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Luz tenue

En el dormitorio principal, una cama con cabecero está conformado con una nueva balda que integra la iluminación.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Guardar la ropa

La habitación se complementa con un armario de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Baños nuevos

La casa contaba solo con un pequeño aseo, von el que se aumentó la cocina, y se crearon dos baños nuevos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cama de forja

En el segundo dormitorio, la cama incorpora elementos de forja lacados en blanco con detalles de fundición en su remate.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La fuerza del blanco

"El empleo del blanco en unos espacios tan pequeños nos ha aportado una gran sensación de luminosidad y de amplitud en la vivienda que cuenta con escasos 65 m2", explican los arquitectos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Estilo

"Romántico, basado en la personalidad de la propietaria, muy femenina, pero buscando siempre la funcionalidad y una neutralidad que lo haga más atemporal", afirman desde mmarq arquitectura.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Inspiración

También se llevó a cabo un estudio de la tradición arquitectónica valenciana que se actualizó.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Armarios abiertos

En el segundo dormitorio se han instalado unos armarios abiertos en blanco y, junto a ellos, el acceso al baño.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Guiño al pasado

El empleo de la baldosa hidráulica es un guiño al pasado del edificio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Antes

El piso no se reformaba desde la década de los 40 del siglo pasado y había permanecido cerrado y abandonado desde hace varios años, por lo que se encontraba en un estado de deterioro bastante avanzado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Abrir los espacios

La reforma consistió en eliminar puertas innecesarias en zonas de paso y crear otras sin restarle metros al piso.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Objeticos

También era necesario dotar al salón de un espacio más acogedor, renovar la cocina por completo para integrar los electrodomésticos y ampliarla con una zona de comedor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El piso antes

Llevaba deshabitado varios años.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Pasado presente

Se recuperó el ladrillo visto original, así como las vigas y bóvedas, elementos que con anterioridad se encontraban completamente ocultos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El dormitorio antes
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La cocina antes

Se creó una zona de lavadero al añadir el especio de un aseo contiguo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El anterior aseo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Plano tras la reforma
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas