Un piso alojado en una antigua fábrica de Poblenou

Con recursos poco convencionales y mucho ingenio, el dúo Egue y Seta ha logrado aprovechar al máximo la luz y el espacio de este piso de 46 metros cuadrados.

image
Hearst

A finales del siglo XIX, el distrito barcelonés de Poblenou era el territorio con mayor concentración de industrias de España, lo que le valió llegar a ser conocido como el Mánchester Catalán. Con la llegada del nuevo siglo y las nuevas necesidades de las industrias, muchas de las instalaciones quedaron obsoletas y se abandonaron, hasta que en el año 2000 la iniciativa del ayuntamiento 22@ se propuso reconvertir los edificios para crear un distrito productivo e innovador con universidades, centros de investigación, zonas verdes equipamientos y viviendas. En este contexto está el piso que hoy visitamos. El estudio Egue y Seta fue llamado para transformar la gran planta de un edificio fabril en moradas actuales, conservando el encanto de su pasado.

Decidieron dividir la nave en tres viviendas (la primera que terminaron ya la visitamos con anterioridad). El segundo acaban de terminarlo y se trata de un estudio de 46 metros cuadrados en el que el dúo de arquitectos ha recuperado las vigas de hormigón y ha reforzado el estilo industrial con microcemento y azulejos blancos de estilo metro. Como la vivienda solo podía contar con ventanas en una de las paredes, los arquitectos han ideado una serie de fronteras de cristal y con celosías de madera que son a la vez permeables por la luz y permiten aislarse y tener intimidad gracias a unos jardines interiores.

La decoración ha sido la encargada de aportar calidez y vitalidad. Con pocas piezas, pero todas ellas muy funcionales, Egue y seta ha logrado hacer habitables estos 46 metros cuadrados y que sus residentes vivan en ellos sin estrecheces. El almacenaje, uno de los grandes problemas, se resolvió con un gran armario empotrado hecho a medida para el dormitorio y con una mueble bajo suspendido que se extiende desde el salón hasta la entrada. Aquí, todo está pensado y todo encaja.

www.egueyseta.com
Foto: VICUGO FOTO www.vicugo.com

Otros proyectos de Egue y Seta:

- Una casa en perfecto equilibrio

- Un piso con vistas a la Sagrada Familia

- Una vieja casa de tres plantas reformada al completo

- Un salón comedor con biblioteca

- Una casa de diez (en todos los sentidos)

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Reconversión industrial

Una antigua fábrica de Poblenou acoge ahora tres pisos diseñador por Egue y Seta. Visitamos uno de ellos de 46 metros cuadrados.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Caja de luz

Para dejar que pase la luz y tener intimidad, el dormitorio se ha alojado en una caja cerrada por una celosía de roble de Anticato.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más madera

El mismo laminado de roble de la celosía es el que se ha empleado para el suelo, que sube por la pared a modo de cabecero.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Compañeros de cama

Cama y flexo de Ikea, mesa auxiliar y cojines de Zara Home y manta de Zuzunaga.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Gran capacidad

En el dormitorio se ha instalado un armario diseñado a medida por los arquitectos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Entrada

Los azulejos del baño y los armarios del salón se extienden hasta la entrada, creando continuidad visual entre los espacios.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Hechuras industriales

Se ha potenciado el carácter fabril original de la vivienda con microcemento imitación hormigón de Futurcret.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Vista al frente

Al solo contar con ventanas en una de las paredes, la cocina se dejó abierta y los divisores del baño y del dormitorio son permeables a la luz.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Paso de luz

El resto de la vivienda se divide en un salón-comedor con cocina integrada y un baño.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Caja de madera

El dormitorio visto desde fuera.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Industrial cálido

En el salón, sofá de Vivonis con manta y cojines de Zuzunaga y Zara Home, alfombra de Sukhi, mesa de centro de Maisons du Monde y lámpara de techo de Habitat.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ajustes de privacidad

Un pequeño jardín interior, con plantas de Hans Peter, aporta algo de intimidad al dormitorio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Todo en uno

Vista del comedor y la cocina desde la entrada el salón.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Comer en casa

La mesa del comedor ha sido diseñada a medida por el dúo de arquitectos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Discreción

Los muebles de cocina en negro se integran a la perfección con el resto de la casa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Acero

Los electrodomésticos de acero inoxidable continúan con la estética industrial.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Acceso al baño

Junto a la cocina se encuentra el acceso al cuarto de baño.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Nada que ocultar

Las paredes del baño son de cristal para dejar el paso de luz.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Próxima parada...

El baño se ha cubierto con microcemento imitación hormigón de Futurcret y azulejos blancos de estilo Metro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Baño

Griferías y sanitarios de Roca.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas