Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Un local comercial convertido en casa

La reforma de esta antigua tienda de chucherías logró convertirla en un hogar y descubrir los tesoros que tenía ocultos.

Hearst

Marta y Jordi estaban encantados de vivir en Sarrià, un barrio tan tranquilo que parece un pueblo dentro de Barcelona, con calles y plazas pequeñas, muchas zonas verdes y edificios modernistas. Por eso, cuando quisieron buscar una vivienda en la que establecerse definitivamente junto a sus dos hijas la idea de buscar fuera de él no se les pasó por la cabeza. Entre las propiedades que visitaron, una les llamó especialmente la atención, pero hizo que les surgiera la gran duda de saber si allí podrían vivir. La propiedad en cuestión se trataba de un local comercial de 150 metros cuadrados que había sido una tienda de chucherías y que se encontraba en bastante mal estado.

Para aclarar sus ideas decidieron acudir al estudio GDR y consultarles por la viabilidad del proyecto. Estos expertos en reformas les hicieron una propuesta tan buena, que enseguida compraron el local para ponerse manos a la obra. Para adaptarlo a ellos, lo primero que hicieron fue derribar todo lo derribable. En este proceso, al retirar el techo de cañizo, descubrieron unas preciosas bóvedas que habían permanecido ocultas y que quisieron, no solo integrar, sino convertir en protagonistas del resultado.

Tanto los muebles como los acabados son sencillos y naturales. Destacan (desde la sobriedad) la madera, el color blanco y las líneas rectas de las piezas hechas a medida o de estilo nórdico. Los nuevos espacios son abiertos y fluidos, conectados por medio de unas puertas correderas de estilo granero. En el exterior, la madera también hace acto de presencia, conformando un patio a varias alturas que salva el gran desnivel existente. Viendo el resultado, nadie diría que esta casa antes no fuera así.

www.grupdereformes.com

Otros locales convertidos en casas:

- Adiós, oficina. Hola, hogar

- Un antiguo molino de aceite que hoy es una casa de campo

- Una oficina reconvertida en hogar

- Un granero restaurado con vistas a un valle

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Pasado comercial

Este piso de 150 metros cuadrados en el barrio de Sarrià antes era una tienda de chucherías. El estudio GDR realizó este cambio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Nuevo uso

Vista del salón del piso.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Espacios abiertos

Salón, comedor y cocina comparten un mismo espacio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Sencillez

Líneas rectas, blanco y madera.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cocina

Una sila sirve para delimitar la cocina y crear una zona de comedor con barra.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Hallazgo

Al quitar el cañizo del techo descubrieron unas bóvedas que integraron en el proyecto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más madera

Instalaron unas puertas correderas de madera vistas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Habitación

Con armarios blancos y cabecero diseñados a medida.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Baño

También en blanco y com armario de madera.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Salida
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Galería

Se creó un rincón de lectura.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Gradas

El exterior tenía un gran desnivel, por lo que se creó una grada de madera para salvarlo y aprovechar el espacio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas