El moderno dúplex de una familia numerosa

La distribución y el tamaño de la casa eran perfectos y sus muebles les gustaban, pero esta familia numerosa no terminaba de sentirse a gusto en su casa. ARKSTUDIO realizó algunos cambios que supusieron todo.

image
Hearst

En ocasiones, aunque reflexionando de una forma racional sabes que todo está bien, hay algo instintivo dentro de ti que te dice que falta algo. Esto es lo que le ocurría a una familia con tres hijos que compraron un dúplex en el centro de Lisboa, muy próximo a la avenida da Liberdade. Sus 250 metros cuadrados eran (de sobra) suficientes para los cinco. Sus dos plantas les permitían tener zonas más íntimas y otras comunes para reunirse todos. Sus muebles les encantaban. Pero el conjunto no terminaba de llenarles y hacerles sentir en su casa.

Para solucionar este problema, decidieron acudir a los interioristas de ARKSTUDIO, que repensaron los espacios teniendo en cuenta las necesidades y gustos de la familia. El objetivo era plasmar su personalidad empleando los muebles que ya poseían y que reflejaban su historia. Para lograrlo, los combinaron con nuevas adquisiciones de estilo moderno y no escatimaron en textiles y accesorios de acabados naturales y colores vivos que aportaron vida. El toque perfecto lo terminan de dar las obras de arte que los propios hijos han realizado y que casan a la perfección con el resultado. Ahora sí pueden decir: hogar, dulce hogar.

www.arkstudio.pt
Fotos: Rodrigo Cardoso

¿Te ha gustado esta casa? Te proponemos otras cuatro que también te van a gustar:

- La divertida casa de una familia numerosa

- Un refugio en el Ampurdán para una familia numerosa

- Un inspirador estudio para un artista

- Una segunda oportunidad para un piso oscuro y pequeño

Publicidad - Sigue leyendo debajo
La importancia de los detalles

El estudio ARKSTUDIO ha adaptado este piso a una familia añadiéndole personalidad. ¿Un ejemplo? Las obras de arte están hechas por sus hijos.

Cambiar todo, para que todo siga igual

Aprovecharon los muebles existentes y los combinaron con nuevas adquisiciones.

Salón-comedor

La vivienda de 250 metros cuadrados está dividida en dos plantas.

Todos a la mesa

El estudio ha creado espacios en los que toda la familia pueda reunirse.

Muy natural

Los materiales que predominan son los naturales.

Entrada

Todo está pensado para que mantener el orden sea muy fácil.

Cocina

Como toque de color, un mosaico en el frente de la encimera.

Sencillez

Un aparador en uno de los pasillos.

Dormitorio

Lleno de luz y de toques personales.

Dos en uno

Se aprovechó mejor el espacio cambiando una de las mesillas por una zona de estudio-tocador.

Segundo dormitorio
A su gusto

Se ha optado por un cabecero de Ikea que permite modificar la altura de las baldas y añadir más si se desea.

Todo al blanco

Aunque es el color que predomina, los detalles en madera hacen que no resulte frío.

Mucho tacto

La textura y los colores de los textiles han jugado un papel muy importante para dar calidez y personalidad a los ambientes.

Serenidad

Otro de los dormitorio, decorado en blanco y tonos tierra.

Dormitorio infantil
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas