Antes y después: una cocina y un baño de estilo nórdico

Una reforma y un cambio en la decoración lograron rejuvenecer y hacer funcionales una cocina y un baño.

image
DR

La conexión fue inmediata. Cuando Carolina Sánchez, al frente del estudio Comodoos, cruzó la puerta de esta vivienda de Valladolid y vio el House Bird de los Eames, la lámpara Funnel de Vibia y las estanterías String, supo que se entendería a la perfección con su propietaria. "Sabía que con Marta el proyecto iba a resultar apasionante y fácil, pues se dejó guiar en todo momento y nos entendimos desde el comienzo", explica la interiorista. La labor que le fue encomendada consistía en abrir la cocina al hall de entrada y anexarle una zona de estudio para crear un comedor y hacerle un (profundo) lavado de cara al baño. Sus principales objetivos: "conseguir espacios más amplios, luminosos y actuales".

Comencemos hablando de lo primero que se ve del proyecto: el acceso a la cocina. Donde antes había una puerta convencional, ahora nos recibe una estructura de metal negro de estilo industrial con unos cristales que permiten el paso de luz y la conexión visual entre espacios. Una vez atravesada, una cocina de un blanco impoluto nos recibe e invita a pasar. Aquí se distinguen dos zonas, una de cocción y otra de trabajo, con un frente de armarios que aprovechan toda la altura del techo y se mimetizan con la pared gracias a sus líneas sencillas y superficie nívea. Junto a ella, una isla que sirve como barra para comidas informales para delimitar espacios sin perder el concepto abierto. El comedor, hoy en la cocina, ocupa una antigua zona de estudio que se integró y sirve para acoger comidas en familia sin estrecheces.

Los toques cálidos del interiorismo los aportan las sillas Wishbone y la madera de acabado natural que se añadió a los armarios modulares que ocupan una de las paredes. Tampoco faltan elementos personales como la láminas de Desenio o una pizarra en la pared donde la familia puede apuntar las actividades que tienen programadas para ese mes. 

www.comodoosinteriores.com
Fotos: Alvaro Sancha
www.alvarosanchaphoto.com

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Puertas abiertas

Así lucen hoy las puertas de acceso a la cocina de Marta, diseñadas por el estudio Comodoos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Acceso antes

Así eran antes de la reforma.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Nueva cocina

De un blanco impoluto y de líneas sencillas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Tome asiento

Detalle de los dos taburetes de la isla de la cocina.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Bien iluminado

Sobre la isla, lámparas Cube de Mantra.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Detalles

Vista de la encimera de cuarzo blanco. Los cactus de cerámica son de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La isla bonita

La isla sirve como delimitador de espacios: a un lado, la cocina. Al otro, el comedor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un gran apoyo

La isla, con encimera de Compac Unique Calacatta, sirve como espacio de trabajo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Desayuno

Los desayunos y las comidas informales pueden hacerse también en la isla.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
A mesa puesta

La isla está bañada por la luz natural.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Aires nórdicos

Marta, la propietaria, es una apasionada del diseño nórdico.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La cocina antes
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Valor añadido

El nuevo comedor ocupa una antigua zona de estudio que fue anexada a la cocina.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Programación

En al pared, una pizarra permite a la familia organizarse el mes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Nuevo acceso

En el comedor se abrió una puerta que da acceso al patio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Una buena impresión

Las láminas son de Desenio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Recuperada

La mesa pertenecía a la propietaria. La interiorista la lacó de blanco para darle un nuevo look.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mucha suerte

La mesa se combinó con sillas CH24 Wishbone de Hans Wegner.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Estanterías modulares

En una de las paredes junto al comedor, armarios BESTA de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Blanco y madera

Una combinación de colores que aporta serenidad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Luz cenital

Detalle de las lámparas sobre la mesa del comedor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Toca madera

La interiorista añadió madera a algunos huecos de la estantería hecha con armarios BESTA de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La zona de estudio antes

Esta fue la habitación que se añadió a la cocina.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El nuevo baño

El baño también tuvo un cambio de look. Al igual que en la cocina, aquí predominan los colores serenos y la madera.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El baño antes
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La nueva esclaera

La interiorista también reformó la escalera de la casa, añadiendo una barandilla en el mismo estilo que la puerta de acceso a la cocina.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La antigua escalera
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Reformas