Adiós, oficina. Hola, hogar

Un despacho eliminó todos los elementos originales de este piso de 1930 del Ensanche valenciano. Una sabia reforma ha logrado volver a hacerlo acogedor y funcional para una familia.

Los propietarios de este piso valenciano de 1930, un matrimonio amante del vintage, tenían claro el objetivo que querían lograr con la reforma: "Conseguir recuperar el carácter original de la vivienda, que había sido transformada en una oficina y que había perdido todos los elementos que caracterizaban las construcciones de principio de siglo del ensanche de la ciudad de Valencia, como suelos, molduras, puertas...". Así lo explican los arquitectos Isabel Roger Sánchez y Daniel González López, del estudio DG Arquitecto Valencia, que aceptaron el reto. Además, en la lista de necesidades de la pareja, se encontraba también la de dividir la casa en dos zonas: una en la que vivieran ellos durante todo el año y otra en la que pudieran quedarse sus hijos cuando les visitaran, "sin modificar su forma habitual de vida", puntualizan.

Los 150 metros cuadrados del piso estaban divididos en múltiples espacios, que los arquitectos eliminaron para redibujar una nueva planta más actual, funcional y abierta. Así, las estancias situadas en las fachadas principales, con el mirador, se destinaron a los usos de la pareja: un salón-comedor con zona de estudio, la cocina con office para desayunos y su dormitorio con vestidor y baño en suite. Los dos dormitorios de sus hijos y un baño se situaron en el otro extremo, creando una zona independiente de la primera.

El proyecto de interiorismo giró en torno "a devolver el carácter perdido a la vivienda,", explica el dúo. "En cada uno de los espacios, se han trabajado todos los elementos, desde el diseño de los suelos y la elección de las molduras de los techos, hasta el diseño de cada una de las puertas y ventanas". Para la decoración contaron con el buen ojo de los propietarios y su selección de piezas vintage que han mezclado con diseños más actuales, dando como resultado un interior atemporal, funcional y listo para recibir visitas.

www.dgarquitecto.blogspot.com.es
Fotos: Mariela Apollonio www.fotografadearquitectura.com

Te puede interesar:

Una oficina reconvertida en hogar

Un piso de 60 m2 adaptado a una familia

- Un piso acogedor y con una distribución fluida

Una reforma brillante y un interiorismo impecable

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Pasado gris

El estudio DG Arquitecto ha reformado una oficina del Ensanche valenciano para convertirla en el hogar de un matrimonio. En el salón, mesa de centro TS Console de Gubi, sofá Time de Pianca, lámpara de pie Gräshoppa de Gubi y aplique de pared de FLOS.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
De vuelta al hogar

Los arquitectos han reinterpretado en clave contemporánea el estilo de principios de 1930 para devolverle la función de vivienda. El aparador danés es un diseño original de Gunni Omann.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Espacios abiertos

Se derribaron los tabiques que dividían el piso en muchos espacios y se crearon zonas más abiertas y fluidas. Mesa de comedor de los 60 diseñada por Johannes Andersen.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Chicos aplicados

En una de las paredes del salón se ha instalado una zona de estudio, con mesa diseñada por Isabel y Dani y sillas modelo S32 de Breure, editadas por Thonet.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Puertas abiertas

Junto al salón-comedor, la cocina y, al fondo, el dormitorio principal.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La comida más importante

La cocina cuenta con una zona para desayunos que sirve como paso al dormitorio principal.  Las sillas son el modelo Coco de Gubi)

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Vista al frente

Vista de la sucesión de espacios: dormitorio, cocina y salón-comedor. Espejo Utility round mirror de Stellar Works.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Entrada al dormitorio

Los propietarios querían dos zonas diferenciadas: una para su día a día y otra independiente para cuando sus hijos les visitaran.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Merecido descanso

Vista del dormitorio. Se instaló una pared (con escultura Birds in fliht de Curtis Jere) para colocar el cabecero y crear una zona de vestidor tras ella. La cama es la Chambre bed de Stellar Works y la lámpara es de Intueri ligth.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Quedarse en blanco

El baño del dormitorio principal, con porcelánico de gran formato imitando mármol de Inalco.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Recuperar el pasado

Los arquitectos han elegido todos los elementos (suelos, molduras, carpinterías...) para volver acogedora esta antigua oficina.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Saber aprovechar

Los armarios a medida han conseguido sacar el máximo partido a sus 150 metros cuadrados.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Baño de invitados

Situado en la zona destinada a los hijos del matrimonio. El suelo es un gresite hexagonal de Hisbalit.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Blanco y madera

Un armario a medida de madera que contrasta con el blanco.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Calidez

El sabio uso de la madera ha logrado hacer más acogedores estos espacios. Al fondo, en el salón, butaca Bertoia Diamond Chair in Gold, de Harry Bertoia, editada por Knoll.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Encanto del pasado

Los propietarios son amantes del diseño vintage.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Buena planta

El plano del piso tras la reforma.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas