Érase una vez... Un cuento de Navidad

Esta casa familiar tiene el encanto de las cabañas de montaña: la construcción en madera, una planta abuhardillada y bellas vistas que la hacen perfecta, casi de cuento.

Las maravillosas vistas al Valle de Àneu forman parte del envidiable paisaje que se divisa desde este edificio de tres plantas situado en la localidad leridana de Esterri. Sus propietarios, una familia entera, lo adquirieron como segunda vivienda para las vacaciones de invierno y verano. Marta Tobella — interiorista del Estudio Sacum Projects— se encargó de la distribución del último piso, protagonista de nuestro reportaje; además, también eligió los acabados y la decoración.

En cuanto a la distribución, desde el vestíbulo, donde se encuentra el ascensor, se accede a la zona de descanso formada por tres dormitorios y dos baños. Al fondo de la planta se ubican las zonas comunes, con una cocina abierta al salón-comedor, dispuesto al fondo y rematado por una amplia terraza. Al tratarse de una vivienda de montaña, Marta optó por una decoración rústica donde la madera es la baza principal.

Convencer a los propietarios de que el techo de madera tenía que ir decapado en un tono gris perla fue la intervención y decisión más importante de la vivienda. De hecho, marcó con diferencia un antes y un después. Marta quería dotar a la casa de gran luminosidad y amplitud visual y, por ello, sugirió pintar las paredes en el mismo tono que el techo. Su incansable insistencia y sus grandes dotes de convicción hicieron que los dueños cayeran rendidos a su estudiado proyecto. Del mismo modo, para conseguir unificar todos los espacios e imprimir una sensación de calidez, la interiorista optó por instalar un interesante pavimento de madera de roble que cubre toda la casa.

Los grandes ventanales y las espectaculares vistas había que aprovecharlas. Por eso se optó por ubicar al fondo de esta planta las zonas comunes y disfrutar de la luz, el sol y la terraza. Así, el salón comparte espacio con el comedor siendo la chimenea el elemento que delimita o une —según se mire— ambos espacios con su reconfortante calor. Este mismo planteamiento hedonista llevó a concebir la cocina como un lugar abierto donde disfrutar de la familia, los amigos y el agradable paisaje mientras se guisa.

En cuanto a la zona de descanso cabe destacar la privilegiada ubicación de la cama en el dormitorio principal, bajo la ventana del techo para dormirse viendo las estrellas, y el cuarto abuhardillado de los niños con sus tres camitas de hierro que parece sacado de un cuento. La acertada elección de tonos neutros, materiales naturales como madera y fibra y un mobiliario sencillo determinó el look rústico de la vivienda, ese estilo típico de las casas de montaña, que resulta tan agradable y acogedor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ambiente de fiesta

Sobre una bandeja, guirnaldas luminosas, bolas decorativas y elegantes portavelas dan un discreto carácter festivo a la mesa de centro ubicada en el salón.

Bandeja redonda de cristal, copa y vasos portavelas, de Little House. Bola blanca, de Bossvi. Guirnalda de luces, de Foimpex. Vela y centro en forma de corona, de Muy Mucho.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cálido refugio

La zona de estar del salón está formada por dos sofás colocados en forma de L y una mesa de centro, de estructura de hierro y con sobre de madera.
 
Sofá y mesa de centro, de Sacum. Cojines de ciervo, de Little House. Cojines de flecos, de Calma House; resto de cojines y cesta debajo de
la mesa, de Matèria. Manta de lana, de Textura. En la repisa: estrella, de Bossvi y adornos navideños, de Muy Mucho. Lámpara y cuadros, de Sacum.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
En sintonía

Los adornos navideños de esta casa, de estilo rústico, en madera y con detalles en piel, son perfectos para un ambiente de inspiración alpina. Estrella de madera, de Bossvi. Arbolitos blancos y figurita de ciervo, de Muy Mucho.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Magníficas vistas

El grandioso paisaje de montaña se aprecia también desde la cristalera del comedor que conduce a la terraza. Estores y cortinas matizan la intensa claridad y la agradable luz solar que se cuela a través de los cristales.

Una chimenea de hierro fundido hace de elemento separador entre la zona de estar y el comedor.
Delante de la chimenea, calcetines de Papá Noel, estrella de tela y caja redonda, de Muy Mucho. Alfombra redonda de fibra, de Calma House. Silla con asiento de borreguito, de Little House. Bolas, de Zara Home y guirnalda de luces, de Foimpex.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Techo decapado

Una barra de desayunos separa el comedor de la cocina americana. Ésta, aunque situada en el rincón, resulta luminosa gracias a la ventana de tejado. El techo abuhardillado de la casa y la viguería de madera, presente en toda la vivienda, sugirió decapar y lacar en un mismo color para dar uniformidad.

Estrellas de papel colgadas del techo, de Bossvi. En el suelo, cojín de lana de Matèria. Manta de lana, de Textura.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Iluminación decorativa

Iluminación decorativa: enrolla o introduce en unos frascos de cristal una guirnalda de luces y le darás un toque mágico a cualquier ambiente; así se hizo en la habitación infantil con unas lucecitas dispuestas en las mesillas de noche. ¡Parecen luciérnagas! Libretas y guirnalda, de Muy Mucho.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Comedor luminoso

Al otro lado del salón se dispuso el comedor formado por una mesa y cuatro sillas. Se emplazó frente a las puertas de acceso a la terraza para disfrutar del entorno verde natural.

Mesa con ruedas en madera y metal, sillas de enea y lámparas de mimbre, de Sacum. Sobre un asiento, mini manta de pelo blanco, de Little House. En la pared, estrellas decorativas en madera, de Bossvi.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Materiales naturales

Utiliza ratán, madera y cristal para vestir chic una mesa rústica. Individual negro y plato de madera, de Home Design. Individual blanco, de India & Pacific. El bol de cristal tallado se vende en Zara Home.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Sobremesa navideña

Sobre un camino de mesa ancho se han dispuesto deliciosos dulces, que pondrán la guinda a la celebración, y vistosos adornos que la engalanan.

Camino de mesa, de La Maison. Corona con velitas, de Zara Home. Bandejas pasteleras, de Little House. Servilletas y estrella espejo colgada en la silla, de Home Design.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Con barra de desayunos

La cocina se equipó con un frente de armarios altos rematado por el frigorífico panelado. Bajo ellos, se ubicaron fregadero y zona de cocción. En paralelo se colocó una isla que hace de superficie de trabajo, por un lado y barra de desayunos con taburetes, por otro. Al fondo, la puerta de la despensa.  

Mobiliario y taburetes negros, de Sacum. Sobre la barra, bandejas de madera en forma de estrella, de Bossvi. Velas y guirnalda de piñas junto a la puerta, de Muy Mucho.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Aires de fiesta

Aires de fiesta, también en la cocina. A falta de árbol grandioso en el salón, unos mini abetos sobre una bandeja de madera en la cocina demuestran que son igual de válidos. Abetos decorativos, de Little House

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Como en un cuento

Como si fuera el de Los tres ositos, el dormitorio infantil compartido se amuebló con camitas idénticas dispuestas en paralelo y separadas por mesillas. Los cabeceros, decorados con guirnaldas luminosas, incluyen una pizarra para escribir el nombre de cada niño.

Camas de hierro, mesitas de noche y ropa de cama, de Sacum. Manta y cojines rosas, de Zara Home. Guirnalda de luces en los cabeceros, de Foimpex. Alfombra redonda, de Calma House. Cestos, de Matèria y muñecos, de Muy Mucho.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Aprovecha la luz

Es aconsejable ubicar los escritorios de los niños próximos a la ventana. De esta manera, dispondrán de suficiente luz natural y evitarán forzar la vista. Mesa  de escritorio y sillas de mimbre, de Sacum. Cojín navideño y zapatillas, de Zara Home

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ver las estrellas

En el dormitorio principal la cama se situó bajo la ventana de tejado, lo que permite contemplar el cielo estrellado cada noche. Cuenta con un cabecero integrado en el zócalo de madera y un banco a los pies.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ambiente de montaña

Cabecero de madera con mesilla diseñado a medida por Sacum Projects. Funda nórdica, de Filocolore. Cuadrantes, de Calma House. Cojines, de Matèria y Muy Mucho. Manta blanca, de Zara Home. Banco, de Sacum. Estrellas, de Bossvi.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Baño integrado

Una puerta en el dormitorio principal comunica con un cuarto de baño completo. Éste dispone de un mueble de almacenamiento abierto con lavabo sobre encimera y un espejo rectangular con marco de madera.

Espejo, cestos para las toallas y complementos,
de Sacum. Estrellas decorativas de madera, de Bossvi.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Incluso el baño se viste de fiesta

Un cuadro con motivos nórdicos y una sutil guirnalda fueron suficiente para conseguirlo. Bandeja de madera, frasco de cristal y lámina con dibujo de ciervo, de Sacum.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Plano de la vivienda

Plano de la vivienda

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas