Antes y después: la casa de una amante del Scrapbooking

Una reforma logró desencorsetar el interior de este piso valenciano y hacer más cómodos sus 65 metros cuadrados (taller de manualidades incluido). 

image

En ocasiones, el problema de una casa no es la escasez de sus metros cuadrados, sino cómo están repartidos. Este es el caso que hoy nos ocupa. Este ático de 65 metros cuadrados situado en la avenida del Puerto de Valencia tenía muy mala distribución y la gran perjudicada era, claramente, la cocina, que era demasiado pequeña como para resultar funcional (si crees que exageramos, solo tienes que echar un vistazo a las fotos y al plano de antes de la reforma que encontrarás en la galería de imágenes sobre estas líneas). Pero sus nuevos propietarios no estaban dispuestos a permitir que este reparto injusto acabara con sus ilusiones de tener la casa de sus sueños y la dejaron en las expertas manos del estudio Cambra para que lo solucionaran. 

Los interioristas decidieron que lo mejor para realizar un reparto equitativo era que las distintas estancias del área más social compartieran un único espacio y derribaron los tabiques que las separaban para hacerlo posible. De esta forma, pasaron a convivir en armonía (y sin estrecheces) una cocina con forma de ele, un comedor y, diferenciado por un escalón, un salón con un taller de manualidades (uno de los deseos de la propietaria, una amante del Scrapbooking) con salida directa a la terraza de 32 metros cuadrados. 

Pero la distribución no era el único problema de la vivienda. Sus elementos y sus acabados parecían haber vivido tiempos mejores y era necesario realizarle un lavado de imagen. Inspirándose en la afición de su cliente, el estudio optó por un look industrial pero cálido y amable, con un suelo de madera con personalidad, piezas clásicas restauradas y otras más coloridas que aportan dinamismo al conjunto. Tampoco faltan las soluciones ingeniosas para aprovechar el espacio, como los armarios a medida en los huecos del salón o las estanterías entre dos vigas.

www.cambraestudio.com

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mejor aprovechado

Los metros cuadrados de este piso siguen siendo los mismos tras la reforma, 65, pero están mucho mejor aprovechados, gracias  ala intervención del estudio Cambra.

A otro nivel

La zona del salón se encuentra abierta a la cocina, pero delimitada gracias a un escalón.

Pasar por el taller

Una de las peticiones de la propietaria era tener un rincón en el salón con un escritorio para poder hacer scrapbooking. Ella misma aportó la mesa  de estilo clásico que se restauró con un aspecto desgastado y se combinó con otros elementos más coloridos.

Sacar partido

Se aprovechó un recoveco del salón para instalar armarios a medida y conseguir más espacio de almacenaje.

Entre dos vigas

Se aprovechó el espacio entre dos pilares para instalar unas baldas que sirvieran como armario de servicio para la cocina. Las baldas blancas se contrastaron con un fondo de ladrillo visto.

Estilo industrial

Vista del comedor con una mesa blanca minimalista y sillas estilo Tolix que aportan el toque industrial.

Cocina en ele

Tras la reforma, la cocina puede respirar. Su diseño en forma de ele se ajusta a la perfección al espacio disponible.

Pasillo

Vista del pasillo que da acceso a la zona más íntima. La estantería está hecha a partir de una vieja viga de madera recuperada de una obra.

Puerta corredera
Descanso sereno

Como el piso era solo para una pareja (sus hijas viven ya independizadas) solo posee un dormitorio.La cama se ha mantenido en un estilo minimalista y las mesillas metálicas aportan el toque industrial.

Pasar desapercibido

Se cambió el armario empotrado por uno en acabado lacado blanco más actual y que otorga más luz.

Sube y baja

Un perchero en forma de escalera adorna un rincón del dormitorio.

Mejor aprovechado

Para hacer más funcional el baño, de dimensiones reducidas, se  cambió la bañera por un plato de ducha que pasa a ocupar todo el ancho del baño. Todos los sanitarios son de la firma Saloni.

Acabados

Las paredes se cubrieron con un azulejos blanco con juntas en negro y, en la zona de la ducha, con uno de inspiración hidráulico. En el suelo, baldosas con un acabado que imita el cemento desgastado.

De granero

Para aprovechar al máximo el espacio interior del baño se situó una puerta corredera lacada en blanco con herrajes vistos instalada por fuera de la estancia.

Vestirse por los pies

La otra habitación se destinó a un vestidor, compuesto por armarios abiertos de Ikea.

Terraza

Vista de la terraza de 32 metros cuadrados.

Puesta a punto

Se restauró el suelo, la fachada y se renovaron las plantas.

El salón antes
El comedor antes
El pasillo antes
La cocina antes
El baño antes
La terraza antes
El plao antes
el plano después
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas