Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Una reforma brillante y un interiorismo impecable

Integrar dos terrazas fue uno de los mayores aciertos de esta original reforma, centrada en redistribuir los espacios para adaptarlos a las prioridades de su actual propietario.

Cuando se va a realizar una reforma integral es importante saber cuáles son las necesidades y prioridades de los propietarios, y el dueño de esta vivienda lo tenía muy claro: quería una estancia común amplia y cómoda. Para logralo, confió en el estudio de interiorismo de María Santos quien, junto a la arquitecta Cristina Miguelena, diseñaron su nueva casa. Para ello, lo primero que hicieron fue replantearse la distribución original.

Pasaron de un piso muy compartimentado, con pequeñas habitaciones, a un gran espacio diáfano que engloba zona de estar, comedor y cocina; dos dormitorios y tres baños —uno para cada dormitorio y otro de invitados—. En esta nueva organización fue clave la integración de las dos terrazas en el interior de la vivienda: una hacia el salón, para contar con ambientes más desahogados, y otra hacia el dormitorio principal, donde se destinó a vestidor.  

Las obras de reforma también se aprovecharon para renovar instalaciones y revestimientos, donde se apostó por una uniformidad de materiales y acabados para crear sensación de continuidad y amplitud visual. El suelo se eligió de tarima, y las paredes y la carpintería se pintaron en dos tonos diferentes de gris. En el recibidor y el salón, se optó por darle protagonismo a la madera, presente no sólo en algunos frentes, sino también en la estantería que separa el comedor del pasillo que conduce a las habitaciones.

A esta uniformidad cromática se unieron el mobiliario y los textiles. Piezas de estilo nórdico se combinaron con diseños de aire industrial en los mismos materiales —madera, fibra y hierro— y tapicerías y telas se escogieron en tonos neutros. Sobre este lienzo, se añadieron complementos en caldero, amarillo y negro, que añaden dinamismo y otorgan un seductor punto masculino a la decoración.

IDEAS PARA DIVIDIR AMBIENTES

Las estructuras acristaladas son la mejor solución para independizar dos espacios sin perder luz ni amplitud visual, además de no limitar la perspectiva. Las opciones son muy variadas: estructuras con cuarterones, de vidrio satinado, tabiques de cristal liso y transparente, etc.   

Las puertas correderas son un recurso perfecto para separar dos ambientes que se conectan con frecuencia. Para no perder espacio útil, lo ideal son las hojas que van empotradas en el tabique o en estructuras que sustituyen al muro.

Una península a modo de barra de desayunos, un murete bajo o muebles panelados que simulen un tabique también funcionan como barreras entre la cocina y el salón.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cálida bienvenida

La pared del recibidor se revistió con lamas de madera, a juego con el suelo. El predominio de este material crea un ambiente acogedor nada más entrar en casa. Se convierte, así, en la antesala perfecta de un piso que, sin muros que independicen la entrada, anuncia su amplitud gracias a una distribución diáfana y a sus ventanales.

Consola, de Thai Natura. Sobre ella, espejo circular de pared, de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Jarrón

Un mueble sencillo ganará presencia con detalles bien escogidos. En este caso, la consola del recibidor se decoró con un vistoso jarrón, un par de libros y una fotografía, de Joaquín Crespo Candela.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Notas de contraste

En la decoración del salón, se partió de una base neutra, con paredes y tapicerías en tonos blancos y grises, a la que se añadieron pinceladas rojas, amarillas y negras a través de los textiles y de los complementos.

Sillones, de Deco Vintage. Mesas de centro, de Hanbel. Alfombra de lana, de Zara Home. Sobre el
sofá, cuadro de Eduardo Lalanne.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Distribución lineal

El salón se amplió al integrarle la terraza. Tras las obras de reforma, es un espacio diáfano y luminoso, que cuenta con zona de estar y comedor. La nueva cocina queda parcialmente independizada mediante un cerramiento acristalado que permite el paso de la luz natural.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Corales, conchas y caracolas

Corales, conchas y caracolas son elementos decorativos muy apreciados, ideales para el centro de la mesa. Encontrarás reproducciones, en muchos casos, hiperbolizadas, de los originales.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cobre, bronce y latón

Cobre, bronce y latón son los metales de moda. Apúntate a esta tendencia con objetos de diseño atemporal, como la lámpara de techo Cooper, de Tom Dixon. Dará una luz especial y un toque diferente a la decoración.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Terraza en el salón

Integrar la terraza en el salón te permitirá ampliar la zona de estar. Para crear continuidad visual, apuesta por un suelo uniforme y pinta las paredes y el techo en el mismo acabado que ya tengas en la estancia. En cuanto al cerramiento, lo ideal es un acristalamiento doble.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Silla de fibra

Si quieres darle un punto moderno y chic a la decoración de tu dormitorio, sustituye la tradicional butaca descalzadora por una silla con carcasa de fibra y estructura metálica. Para hacerla más cómoda, coloca un cojín mullido en el asiento.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
A pares

La zona de estar se decoró con dos sofás idénticos dispuestos en forma de L. Al tratarse de un diseño con el respaldo no muy alto, uno de ellos se colocó bajo la ventana. En el centro, se situaron dos mesas auxiliares gemelas y, cerrando el ambiente, un par butacas, también iguales.

Sofás, de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mesa redonda

Para el comedor se escogió una mesa redonda, que facilita el paso a la cocina, y varias sillas inspiradas en el célebre diseño Bertoia, con estructura de acero y cojín de color negro. El tabique que separa este ambiente del pasillo se convirtió en librería.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Total white

El blanco protagoniza la decoración de la cocina, si bien para romper la uniformidad y aportar dinamismo al ambiente, se eligió una encimera con vetas marcadas, que se prolonga por el frente de trabajo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Con cuarterones

El tabique que separaba el salón de la estancia donde ahora se encuentra la cocina se sustituyó por una hoja fija y una puerta corredera de cristal, que se deliza mediante guías en el techo.

Alfombra del comedor, adquirida en Icons Corner.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Uniformidad de materiales

En la pared del salón se colocó una librería que combina laca blanca y madera en el mismo acabado que la estantería que separa el pasillo del comedor. Esta última es un diseño sin trasera, que no obstaculiza el paso de la luz y permite acceder a sus baldas desde las dos zonas.  

Aparador, de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Toques de color

El dormitorio principal, igual que la zona común, se amplió al incorporarle una terraza. En su decoración, con la mezcla de tonalidades blancas, negras y amarillas se logró un estilo urbano muy masculino.

Fotografía, de YellowKorner. Mesilla, de Hanbel. Aplique Tolomeo, de Artemide. Estores tipo screen, de Prosol Estores.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Fusión perfecta

En la decoración del baño destaca la atractiva combinación de piezas de estilo industrial, como los apliques de metal negro, con azulejos
hidráulicos vintage y el mueble de lavabo de diseño actual, en el que se apoyan dos lavamanos de líneas rectas.

Fotografía, de YellowKorner.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Rincón decorativo

Crea un rincón decorativo con una lámpara escultura, delicados arreglos florales en jarrones altos y libros apilados. ¡Nada de dejar la pared desnuda! Complétala con una fotografía artística. Lámpara, de Thai Natura

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Plano de la vivienda

Plano de la vivienda

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas