Un moderno dúplex conectado con escalera de caracol

Sus peculiaridades arquitectónicas, con dos plantas conectadas visualmente, y una decoración equilibrada, a base de tonos neutros y muebles bien escogidos, hacen de esta vivienda un espacio moderno y flexible en el que fluye la luz.

El proyecto de decoración de esta vivienda se encargó a la interiorista Constanza Subijana, de la empresa Home Staging Decor. Con tonos neutros, perfectas y estudiadas pinceladas de color, muebles funcionales de estilo contemporáneo y piezas de diseño, consiguió ambientes urbanos, modernos y, a la vez, atemporales. El piso se distribuye en dos plantas, comunicadas por una escalera de caracol.

En la baja se ubicó una gran zona común que cuenta con varios ambientes, la cocina, un dormitorio distribuido en suite, con zona de estudio y baño integrado, y un pequeño aseo. La primera planta se reservó para el dormitorio principal, que cuenta con dos vestidores y baño integrados. La vivienda, aunque bien orientada y dotada de amplias dimensiones, carecía de personalidad y resultaba bastante fría.

Sus peculiaridades arquitectónicas, con techos de doble altura y ventanas de tejado, le otorgaban un encanto especial, pero necesitaba un interiorismo que dotara a los ambientes de calidez y confort. El primer paso fue establecer el fondo perfecto para una decoración atemporal. Constanza eligió un gris claro, casi blanco, para pintar las paredes de toda la casa. Este tono, además de potenciar la luminosidad, realza la madera del suelo, creando un contraste limpio y elegante.

La iluminación se resolvió con halógenos empotrados y diferentes puntos de luz ambiental a través de lámparas de pie, como el modelo tipo Arco de una de las dos zonas de estar que se crearon en el salón. Ésta, la mesa de centro Coffe Table de Isamu Noguchi, con sobre de cristal y patas de madera de haya, y las sillas CH24 de la firma Carl Hansen & Son del comedor, son iconos del diseño que Constanza Subijana combinó con muebles actuales y piezas hechas a medida, como los cabeceros de los dos dormitorios, diseñados por ella, y tapizados en suaves terciopelos en tonos azules. En todos y cada uno de los espacios de la vivienda, la decoradora recurrió a textiles y complementos para poner las alegres notas de contraste.

El salón, gracias a los complementos en turquesa, dejó de ser un ambiente monótono para convertise en un espacio con vida, con una decoración acogedora. La cocina se animó con pinceladas naranjas y en los dormitorios, jugó con distintas tonalidades de azul que, en la habitación infantil, combinó con amarillo mostaza.

DISTRIBUCIÓN CON AMBIENTES INTEGRADOS

Cuando se trata de decorar salones grandes, crear varios ambientes es la mejor solución para lograr una atmósfera acogedora. Es importante diseñar una distribución que respete las zonas de paso y mantenga las ventanas libres de obstáculos para que la claridad inunde la casa.

Además de las dimensiones, hay que tener en cuenta la planta del salón. Si es alargado, lo ideal es ubicar los ambientes en línea. En salones cuadrados o irregulares, mejor ubicarlos en diagonal. Los recovecos se pueden aprovechar para crear un rincón de lectura o trabajo.   

Para delimitar los ambientes es posible optar por barreras físicas —como el respado del sofá, unos pufs que cierren la zona de estar o un mueble bajo—, o visuales. El color de las tapicerías, alfombras o diferentes tipos de suelo son recursos para marcar el paso de un ambiente a otro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Frente a frente

En el salón, el sofá se orientó hacia la pared que acoge una librería de obra. Ésta, con un diseño simétrico de vanos idénticos, potencia la sensación de orden y, al estar integrada, no resta espacio de paso.

Sofá y puf, de TapiDisseny. Mesas auxiliares, de Pilma. Adornos de la librería y jarrones, de Guáimaro. Alfombra, de KP. Cojines con telas de Pepe Peñalver. Lámpara, de Dugar Home

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Al cuadrado

El salón es un gran espacio de doble altura. Para su decoración, se apostó por una base neutra, con paredes, techos y tapicerías en tonos blancos, a la que después se añadieron pinceladas de color
en textiles y complementos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Adornos decorativos

Tip de estilista: Para conseguir un resultado exitoso, conviene que todos los adornos decorativos estén en armonía estética y cromática con el resto de complementos de la estancia

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Juego de alturas

Las peculiaridades arquitectónicas del salón se aprovecharon para crear diferentes ambientes. Así, la zona donde la inclinación del techo es mayor se reservó para situar una segunda sala de estar, con dos sillones idénticos en torno a la chimenea.

Butacas tapizadas en color berenjena, de Gajisa. Árbol, de Guáimaro. Alfombra, de KP.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¡Rincón a la última!

La tendencia de las líneas curvas se refleja en esta zona de estar: desde los asientos y las mesas auxiliares hasta el espejo que decora la pared de la chimenea son diseños de formas redondeadas. Sobre la chimenea, espejo de Maisons du Monde.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mesa de comedor

Mesa de comedor, de Thai Natura. Sillas, de Decoración Vintage.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Jarrones

Detalles decorativos como estos jarrones trasmiten una sensación de frescor al ambiente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Fusión perfecta

En el comedor, se combinaron muebles de distintos estilos, pero en el mismo acabado. Detrás, un armario empotrado se integra perfectamente
en la estética del ambiente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Botellas

Si buscas un comedor armónico, elige muebles en el mismo acabado y sigue la misma pauta a la hora de decorar la mesa: agrupa jarrones de formas y tamaños diferentes en idéntico color. Botellas, de Guáimaro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Con península

En la cocina, la encimera se prolongó en una curiosa barra de desayunos circular, diseñada como una mesa volada; debajo de ella hay un espacio libre para sentarse en los taburetes cómodamente.

La barra se apoya en un grueso pie redondo, realizado en el mismo material y acabado que la encimera. Menaje, cestas y paños, adquiridos en Natura.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Decoración dinámica

Con una distribución en forma de L, la cocina combina armarios en azul grisáceo con madera en tono claro. Este material está presente, no solo en la encimera, sino también en cornisa, zócalo, paredes y remates de los muebles. Los frentes de trabajo y fregadero se protegieron con planchas de acero inoxidable.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Rincón de trabajo

En el rincón de trabajo: escritorio, de Thai Natura. Silla, de Ixia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Encanto vintage

En la habitación infantil, los cabeceros tapizados con una tela lisa en color turquesa se convirtieron en punto focal de la decoración. Entre las dos camas, se colocó una cómoda que pone un atractivo toque mid-century.

Cabeceros diseñados por el estudio HS Decor. Cómoda, de Vical Home. Lámpara con pantalla, de El Corte Inglés y pie de Better & Best. Cojines con
telas de Pepe Peñalver.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Zona de trabajo para dos

Si vais a compartir escritorio, busca un diseño que mida, al menos, 1,60 metros de ancho -80 cm para cada uno-. Acompáñalo de dos flexos y un par de sillas iguales para un resultado equilibrado. El globo es de Guáimaro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mesilla

A ras del suelo. Es fundamental que la mesilla se adapte a las dimensiones de la habitación. En este caso, un diseño de escasa altura permite colocar una lámparita sin chocar con el techo. Mesilla, de Dugar Home.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dormitorio principal

El dormitorio principal, ubicado en la primera planta de la vivienda, se diseñó tipo suite, con rincón de trabajo, además de dos vestidores y cuarto de baño integrados. El techo abuhardillado condicionó la distribución de los muebles. La cama, apoyada y centrada en la parte más baja, permite una zona de paso cómoda y espacio libre a cada lado.

Textiles de cama, de Sandra Marques. Cojines y mantas, de Natura. Silla de fibra, de Decoración Vintage.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Armario a medida

Un armario a medida es la mejor solución para aprovechar el espacio en una habitación abuhardillada. Procura reservar un hueco de 105 cm de altura para colgar camisas y chaquetas. Ropa, de la firma JustFab.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Con ventana de tejado

Para el baño del dormitorio principal se escogió un mueble de diseño ligero y sencillo, que combina estructura metálica con encimera de madera y lavamanos encastrado.Taburete, de venta en Zara Home.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Planta baja

Planta baja

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Primera planta

Primera planta

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas