Noche y día: Un piso reformado en Barcelona

Crear dos zonas diferenciadas y fusionar estancias ayudó a organizar y a abrir una vivienda anticuada situada en uno de los principales ejes de la Ciudad Condal.

Cuando los nuevos propietarios de este piso de Barcelona se sentaron con la interiorista Adela Cabré para plantear la reforma, tenían claro que preferían prescindir de estancias para contar con espacios más grandes. Los 120 metros cuadrados de la vivienda, con vistas a Montjüic y al Tibidabo, se repartían en tres habitaciones, dos baños, una cocina, un comedor y un salón, todos ellos independientes y poco funcionales para ellos, una pareja sin hijos. Entre la lista de deseos de lo que querían/necesitaban para su casa se encontraban un dormitorio con baño y vestidor en suite, una pequeña alcoba para invitados y un gran espacio común con la cocina, el comedor y el salón.

"La idea era poder tener espacios amplios para disfrutar al máximo y no perder vivienda en zonas muertas", explica Cabré que trazó la nueva planta dividiendo la vivienda en dos zonas, una de día y otra de noche, separadas por un largo pasillo. Repartir uno de los dormitorios entre el baño y el pasillo adyacentes logró agrandar ambos y hacer hueco para un frente de armarios a modo vestidor. Uniendo el salón, el comedor y la cocina en el mismo área amplió las fronteras del dormitorio de invitados y del aseo de cortesía y amplió visualmente el interior. En la paleta de materiales y colores predominan las tonalidades y acabados cálidos y naturales, como los grises y la gama de los tierra, la madera y la piedra. La mayoría del mobiliario se diseñó a medida para adaptarse perfectamente a los espacios de la casa y, lo más importante, a sus habitantes.

www.adelacabre.com
Fotos: Mireia Rodríguez

   

También te puede interesar:

Un piso con madera de clásico

Un piso reformado para ganar luz

Reformado para triunfar: este piso es cálido y familiar

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Nueva vida

La interiorista Adela Cabré  firma la reforma de este piso de 120 metros cuadrados situado en la Gran Vía de les Cortes Catalanes, en Barcelona.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Menos es más

Los propietarios, una pareja sin hijos, querían prescindir de algunas habitaciones para poder tener espacios más amplios.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Día y noche

El proyecto esta dividido en 2 zonas: la de noche, donde hay un gran dormitorio con baño privado y un vestidor-estudio, y la zona día, donde se encuentra el salón-comedor con una cocina integrada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Materiales

Destaca sobre todo la madera de roble, con una tonalidad clara.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Derribar barreras

Quitando una pared del pasillo que se comunica con el salón se integró visualmente el pasillo y se favoreció la fluidez entre los espacios.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
División

Vista del salón-comedor-cocina, con espacios diferenciados gracias a un murete a media altura.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Blanco y negro

En la cocina se optaron por muebles acabados en blanco y una pared negra imantada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Comedor

Con mesa y sillas de madera.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Espacio aprovechado

Se aprovechó un recoveco para crear una estantería junto al comedor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Detalle de la estantería
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Black is black

La pared se pintó de negro, aportando profundidad y personalidad al espacio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Nexo

Un largo pasillo conecta la zona de día y la de noche.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Puerta corredera entre baño y vestidor

El baño, a la izquierda, cuenta con una gran puerta corredera que hace que se fusione con el vestidor. Tras la puerta blanca encontramos la zona del inodoro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ganar espacio

Se eliminó uno de los dormitorios y se repartió su espacio entre el baño y el pasillo, pudiendo instalar armarios y crear una zona de vestidor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
A medida

Los armarios se diseñaron a medida, aprovechando al máximo el espacio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Baño

Con un mueble de madera y el lavabo de piedra.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dormitorio

Cuenta con una antesala que sirve como vestidor y estudio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Vistas

Desde el dormitorio puede verse el Tibidabo y desde e salón, el Montjüic.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Aseo de cortesía

Se escogió un porcelánico tipo gresite redondo de color negro para dar contraste.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Antes y después

Planos antes y después de la reforma del piso.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas