Una casa con carisma, ecléctica y personal

Una reforma integral potenciada por una decoración exquisita, con piezas recuperadas, vintage y actuales, hace de esta vivienda un lugar diferente, con mucha personalidad.

La interiorista y diseñadora María L. M. Krahe buscaba una vivienda que tuviera muchas posibilidades, que fuera como un lienzo en blanco que pudiera adaptar a su medida. La descubrió en una urbanización a las afueras de Madrid. La casa tenía una distribución anticuada, muy compartimentada en pequeñas habitaciones, pero ella enseguida vio su enorme potencial. Un pequeño jardín y su abundante luminosidad terminaron por convencerla. “Esta vivienda sería un hogar para mi familia y un escaparate para mi trabajo” —nos comenta María—.

El equipo de WellDone Reformas se encargó de la transformación de la vivienda. Lo primero fue planificar una nueva distribución, tirando tabiques para así configurar unos ambientes amplios, funcionales y muy luminosos. Además, la cocina, ubicada en una segunda entreplanta, se trasladó a la zona principal de la casa, vinculándola al salón-comedor y a una bonita terraza, que ofrece las mejores vistas.

En el lugar que ocupaba la cocina, María montó su despacho al que, tras las obras, se accede directamente desde el recibidor. Así es posible subir a trabajar o recibir visitas profesionales, sin necesidad de atravesar la vivienda. La planta baja, un espacio bastante amplio y con dos alturas, se organizó en una zona de estar, en el nivel inferior, y el comedor y la cocina, en el superior. El dormitorio principal se amplió al unir dos habitaciones pequeñas, y los baños, se renovaron por completo.

En cuanto a los revestimientos, las paredes se pintaron de blanco en toda la casa, excepto en la habitación de las niñas, donde se eligió un rosa claro, engamado con el papel pintado de flores. La tarima original se conservó, aunque tratada para darle un aspecto más natural, y se combinó con porcelánico en la zona de estar y en la cocina.

MATERIALES

- El efecto reflectante del espejo y del vidrio los convierte en opciones ideales para revestir la pared de cocinas pequeñas y poco luminosas. Encontrarás superficies de espejo en distintos acabados, así como vidrio brillante o mate, en variedad de colores.

- El azulejo es el material tradicional por excelencia, si bien se ha renovado con nuevos diseños y combinaciones para adaptarse a decoraciones actuales y funcionales. Con la cerámica decorada se logran atractivos efectos ópticos.

- El acero es resistente y fácil de limpiar, pero conviene elegir un acabado anti-huellas. Son planchas finas, cortadas a medida, que se pueden instalar directamente sobre el frente original.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Sillón Emmanuelle

En el jardín, se creó una zona de estar presidida por el mítico sillón Emmanuelle. Esta pieza de estilo colonial, realizada en mimbre, se combinó con muebles heredados de diversos materiales. Entre ellos, un sofá de madera de teca y una
mesa de centro, con estructura de hierro y sobre de mosaico Sillón, de Leroy Merlin.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Entre plantas

Árboles de diversos tipos y alturas crecen junto a la valla de la casa y dan intimidad a este espacio al exerior; son muros vegetales que, además de embellecer el ambiente, transmiten frescura y naturalidad.

Tumbona, colchoneta y cojines, de Leroy Merlin. Cesta, copas y jarra, de venta en Zara Home.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Decoración ecléctica

Una decoración ecléctica dota de carácter a la zona de estar de la vivienda, donde la propietaria se atrevió, y acertó, con una curiosa mezcla de piezas: clásicas, vintage y diseños contemporáneos.

Sofá y butaca con tapicerías de La Tejeduría de Don Ramón. Sillón, de Decoración Vintage. Mesas de centro, diseñadas por María L.M. Krahe con la firma Cerámica deCorazón.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Arriba y abajo

Comedor y salón comparten un espacio diáfano en dos alturas. En el nivel más elevado se encuentran el comedor y la cocina, y en un plano más bajo se situó la zona de estar. El suelo combina madera con baldosas porcelánicas que, a modo de alfombra, delimitan este ambiente.

Cojines, de Zara Home y Gastón y Daniela. Sobre la cómoda, obra gráfica, de Wondrous Gallery.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mesa de hierro y sobre de mosaico

El contraste de estilos y acabados contribuye a delimitar visualmente la zona de comedor -decorada con piezas clásicas de hierro y madera- de la cocina propiamente dicha, con diseños actuales en blanco y acero.

Mesa de hierro y sobre de mosaico, diseñada por María L. M. Krahe
con Cerámica deCorazón. Lámpara de techo, de Lámparas del Moral.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Armarios lacados en blanco

A la hora de planificar la cocina, se diseñó una distribución funcional y cómoda, que respetara las vistas al jardín. La pared más larga se aprovechó para situar una composición tipo puente de armarios lacados en blanco. En el centro, se instaló una isla que acoge el fregadero y la placa de cocción.

Cocina diseñada por María L. M. Krahe con Salvadores Cocina. Taburete, de Decoración Vintage. Espejo envejecido, de MadriCristal.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Zona de realce

Las paredes de la zona común se pintaron de blanco, excepto el tabique de la escalera, que se revistió con un llamativo papel pintado con estampados vegetales.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Papel pintado

Con esta solución, además de destacar este frente, se aportó dinamismo a la decoración.

Papel pintado, de La Tejeduría de Don Ramón.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Detalles con encanto

Siguiendo con la estética general de la gran zona común -salón, comedor y cocina-, piezas recuperadas, antigüedades y muebles vintage enriquecen la decoración de los dormitorios y cuartos de baño.

A la izquierda: grifería, lavabo, alicatado y mueble a medida, de Cerámica deCorazón; lámpara, de Lámparas del Moral y espejo restaurado, de Before&After.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Taburete

Espejo, mesilla y marcos, adquiridos en El Rastro,
y taburete, de Decoración Vintage.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Composición de marcos

La pared se decoró con una composición de marcos clásicos y a los pies de la cama, se colocaron dos baúles antiguos apilados. Bellos detalles que desvelan que estamos en casa de una diseñadora y estilista.

Lámpara, de Decoración Vintage. Ropa de cama, de Zara Home. Colcha roja, de Gastón y Daniela.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dormitorio en blanco y rosa

El frente de las camas se decoró con un papel fucsia con estampados de grandes motivos y, para no saturar el ambiente, el resto de paredes
se pintaron en un tono liso. Las camas, en blanco, y los estores, sencillos, aligeran el ambiente.

Camas, de Ikea. Mesilla restaurada, de Before&After. Papel y estores, de La Tejeduría de Don Ramón. Lámpara, de Lámparas del Moral.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mantel y menaje de mesa

Delimita la zona del comedor de exterior con una alfombra especialmente indicada para este espacio, como las vinílicas, que son ligeras, resistentes y lavables.

Alfombra, de Leroy Merlin. Mantel y menaje de mesa, de Zara Home.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Rincón de trabajo

Gana espacio de almacenaje en el rincón
de trabajo con una estantería bajo la ventana. Sitúa la mesa en el centro de la estancia, cerca de la luz, y respeta una zona de circulación a su alrededor.

Mesa y silla, de Decoración Vintage.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mesas auxiliares

Sustituye la mesa de centro por tres o cuatro modelos auxiliares. Son piezas versátiles que te permitirán adaptar la distribución de la zona de estar en función de tus necesidades. Recuerda que no tienen por qué ser todas iguales: combina colores y acabados para un resultado más rico.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Pared, punto focal

Si quieres hacer de una pared punto focal de la decoración, revístela con un papel de un color intenso y con grandes estampados. Después, añade sutiles pinceladas con detalles y complementos textiles en la misma gama de color. ¡Procura no abusar!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Rematar un zócalo

Mira qué forma tan sutil de rematar un zócalo: un listelo dorado rompe la monotonía de una pared blanca.

Mueble, espejo, grifería y alicatado, de Cerámicas deCorazón. Planta, de Jacaranda Európolis.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Chimenea

Utiliza la repisa de la chimenea como soporte para exponer tu escultura o cuadro favorito. Si se trata de una pieza de gran formato, colócala centrada, sin otros complementos. Obra, de Onofre G. Acosta.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Primera planta

Primera planta

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Segunda planta

Segunda planta

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Planta baja

Planta baja

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas