Esta pareja ha construido una cabaña para los amigos que les visitan en el bosque

Alla y Garrett levantaron con sus manos un refugio para que sus amigos puedan "disfrutar viendo las estrellas, mientras beben cerveza artesanal" hecha por ellos. Solo tardaron tres semanas y gastaron ¡menos de 600€

Cabaña de madera en el bosque
Cortesía de Alla Ponomareva

Cuando pensábamos que ya habíamos visto todas las casas pequeñas más adorables del mundo, aparece esta maravillosa cabaña con forma de A. La fotógrafa Alla Ponomareva y su marido, Garrett, construyeron este refugio para sus invitados en los alrededores de su hogar en Missoula, Montana. El constructor de casas pequeñas, Derek "Deek" Diedricksen, que se encargó del diseño de los planos originales, ya había hecho antes la misma versión por unos 1000 euros, pero Alla consiguió reducir el precio al incluir materiales reutilizables, como los marcos de las ventanas, los troncos o los tablones.

Alla y Garrett, expertos en DIY, se lanzaron de cabeza con el proyecto de la cabaña, y consiguieron terminarlo en tan solo tres semanas. En su blog, Alla comenta que lo que más le gusta es que una de las paredes puede levantarse en los meses de más calor, dándole un encanto extra. Pero esta pared también es transparente, lo que permite la entrada de luz natural incluso estando cerrada. Y si te preguntas por los insectos, ¡Alla asegura que apenas hay mosquitos durante el verano!

Pero al final, Alla solo espera que sus amigos puedan ''disfrutar viendo las estrellas dentro de la cabaña'', mientras beben un poco de la cerveza casera que hace Garrett. Suena bien, ¿no?

Si quieres ver más fotos entra en el blog de Alla Ponomareva.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
El encanto de la transparencia
Cortesía de Alla Ponomareva

La pareja optó por colocar paredes transparentes para que sus invitados se sintieran durmiendo en mitad del bosque.

La mejor ventilación
Cortesía de Alla Ponomareva

El tejado-pared es abatible, permitiendo abrirlo por completo. Así se consigue ventilar en cuestión de segundos y bajar al temperatura del interior en los meses de más calor.

Un porche improvisado
Cortesía de Alla Ponomareva

El tejado se abre sobre una plataforma de madera, creando así un porche perfecto para tomar algo las noches de verano.

Una cocina que parece de juguete
Cortesía de Alla Ponomareva

Alla y Garrett han pensado en todos los detalles para que sus invitados se sientan en su propia casa. Hasta han colocado un fuego y utensilios de cocina para que puedan preparar algún tentempié.

Dormir en mitad del bosque
Cortesía de Alla Ponomareva

Dentro de la cabaña hay dos camas individuales que pueden juntarse para crear una de matrimonio. No hay baño ni agua corriente, así que los huéspedes tienen que usar un aseo exterior y una ducha solar portátil, según informa Curbed.

Balancearse al aire libre
Cortesía de Alla Ponomareva

La pareja tumbada en hamacas en el exterior de la cabaña.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas