Un piso reformado para ganar luz

Con una fachada por la que entraba bastante luz natural y gran parte de las habitaciones ubicadas hacia el interior de la vivienda, el mayor logro de esta reforma fue dotar de claridad a toda la casa.

Situada en un edificio de los años 50, muy próximo a la plaza de Francesc Masià en Barcelona, se encuentra esta vivienda diseñada por la arquitecta Desirée García Paredes, del estudio Sirëe. Un encargo peculiar, ya que, en ese momento, los propietarios vivían en Italia y toda la comunicación a lo largo de la fase de proyecto y obra, se realizó vía telefónica. Esto no impidió que la arquitecta recogiera en el diseño los deseos y puntos indispensables para lograr que esta pareja se sintiera totalmente a gusto en su nuevo hogar.

Tras la primera visita quedaron patentes todos los atractivos de la vivienda, así como algunos de los inconvenientes que el proyecto debía resolver. Era amplia, tenía una galería con grandes ventanales y las habitaciones se conectaban por un largo pasillo. La estructura del edificio incluía un muro de carga que dividía el piso en dos zonas, la adyacente a la fachada era más luminosa, sin embargo, la que se encontraba detrás del muro era algo oscura. Había que conseguir que la luz natural llegara a todas las estancias. El equipo de Carmarefor comezó a derribar tabiques.

El primer paso fue ampliar el salón, eliminando la habitación contigua, y realizar un apeo en el muro de carga para abrir un vano en el tabique que separaba la nueva zona común del distribuidor. Además, la cocina se llevó a la entrada de la casa, integrándole parte del recibidor, y en las paredes que comunican con el pasillo —la zona menos favorecida lumínicamente—, se abrieron vanos con cuarterones de cristal. Así, se consiguió aumentar la profundidad visual y la sensación de amplitud.

Una vez terminada la nueva distribución, la vivienda se organiza en un amplio salón con varios ambientes —zona de estar, comedor, rincón de lectura y un área de trabajo—; la cocina, tres habitaciones y dos baños, uno de ellos, integrado en el dormitorio principal. Para cubrir el suelo de la casa, se jugó con una decorativa combinación de tarima de nogal y mosaico hidráulico. La pared del salón se pintó en un tono verde muy suave y para el resto de la casa, se escogieron tonos neutros, que combinan a la perfección con el mobiliario y las telas posteriormente elegidas.

El estudio Sirëe también se hizo cargo del interiorismo. Se apostó por un estilo actual y cálido, en el que el predominio de la madera es fundamental. Piezas contemporáneas se combinaron con toques retro y muebles diseñados a medida, con texturas lacadas y maderas de roble que, además de dotar a la vivienda de unos acabados de alta calidad, optimizan los espacios de almacenamiento.

CLAVES DE LA REFORMA

Se amplió el salón al incorporarle la habitación contigua y la galería. Además, se modificó la ubicación de la puerta de acceso.

La cocina ganó espacio reduciendo el recibidor unos metros. La conexión entre estos dos espacios se resolvió con tabiques de cristal que permiten el paso de la luz y ofrecen mayor sensación de amplitud.

El suelo original se sustituyó por tarima de nogal en toda la casa, excepto en la cocina, los baños y la antigua galería, donde se colocó baldosa hidráulica.

Se instaló calefacción por suelo radiante y un sistema domótico que facilita la vida diaria.

Se renovaron las instalaciones de electricidad y fontanería, así como los baños.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Por partes

Diferentes colores y materiales contribuyen a delimitar el salón de la galería. En el primero, las paredes se pintaron en un tono verde menta y el suelo se cubrió con tarima de nogal.

En el segundo, se optó por blanco y baldosa hidráulica. Sofá, de Grassoler. Cojines y silla blanca, de Cado. Manta, de Catalina House. Alfombra, de B&B. Cuadro y mesa auxiliar, de Merc&Cia. Cesto de fibra, de Materia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Terraza integrada al salón

Si tienes una terraza que no utilizas, no te lo pienses: intégrala en el salón y diseña una distribución desahogada que te permita crear ambientes diferenciados. Elige cortinas de colores claros y cuida que los muebles no obstaculicen el libre paso de la luz.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Plantas naturales

Decora la mesa de centro con plantas naturales. Elige dos o tres variedades fáciles de cuidar y colócalas en macetas del mismo color para lograr un resultado lo más equilibrado posible. Macetas y plantas, de Bossvi.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Baldosa hidráulica y madera

Elige acabados que coordinen -ya sea de manera armónica o como contrapunto- y asegúrate de que la transición entre ambos materiales sea imperceptible al pisar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Decoración al natural

En el salón, un espacio bastante amplio y luminoso, se creó una atmósfera serena y confortable gracias a la combinación de blanco
y madera. Además de zona de estar y comedor, en los metros ganados a la galería se ubicaron un área de trabajo y un pequeño rincón de lectura.
Mesa de centro, armario y sillón Butterfly, de Merc&Cia. Las plantas son de Bossvi.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
En la misma línea

El comedor, como el resto de ambientes del salón, se decoró con muebles de madera, si bien
se colocaron unas lámparas de techo de estilo industrial  que rompen la monotonía y diferencian el ambiente. Para la zona de trabajo se diseñó
una estantería a medida, en madera de roble, que integra el escritorio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mesa bien puesta

Si el mantel y la vajilla son de colores lisos, en tonos iguales o similares, coloca un individual que contraste y elige servilletas que animen el conjunto. Mantel,de Filocolore. Vajilla, de Muy Mucho. Servilleta y servilletero, de Materia. Individual, de Cado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Riqueza de matices

En la reforma se conservaron elementos originales, como molduras y cornisas, que se pintaron de blanco para crear un dinámico contraste con el color de las paredes.

Sillas, de Sia. Lámparas de techo, de Maisons du Monde. El cuadro de la pared es de Merc&Cia y el que está apoyado en el mueble, de Cado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Bien pensado

Se diseñó un nuevo acceso al salón-comedor para conseguir mayor sensación de profundidad y desahogo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Tabiques de cristal

La cocina se amplió al sumarle parte del recibidor. Las paredes, de muros a media altura, se remataron con cerramientos de cristal con perfilería de color negro, que permiten que llegue luz natural y la integran en la zona de estar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Luz natural

Además, esta solución permite que la luz natural del ventanal de la galería alcance la cocina, ubicada justo enfrente. Para ello, se abrió un hueco en los tabiques que separan esta estancia del recibidor y se acristalaron.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Agrupados en un frente

En la cocina se combinaron muebles en dos acabados diferentes. Los armarios superiores se eligieron en blanco, igual que la encimera y el frente de trabajo, y los inferiores, en un tono oscuro, casi negro. La estética actual de la decoración contrasta con el estilo tradicional de la baldosa hidráulica.

Cocina diseñada por el estudio de arquitectura Sirëe. Macetitas con plantas, de Muy Mucho.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Con vistas

El dormitorio principal cuenta con baño integrado y acceso a una pequeña terraza. La cama se apoya en un cabecero de obra de pared a pared hasta media altura, lo que permite utilizar la parte superior para colocar cuadros y otros adornos.

Cabecero diseñado por Sirëe. Lámpara de mesa,
de Ikea. Funda nórdica, de Filocolore. Colcha y cojines, de Cado. Cuadros, de Little House.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mesa y sillas

Para ampliar visualmente una terraza pequeña, coloca solo los muebles necesarios -ni uno más- y elige plantas en función de la cantidad de luz que reciba.

Mesa y sillas, de Teodora. Cojín, de Cado. Cesto y planta, de Bossvi

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Toque cálido

En el baño, el toque cálido corre a cargo de la madera, presente en la encimera que sirve de base al lavabo así como en diferentes repisas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Azulejos tipo Metro

Todo el espacio se revistió con azulejos tipo metro y baldosas hidráulicas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Repiza de madera

Remata la bañera con una repisa de madera para colocar los productos de aseo. Recuerda que debe estar protegida con un tratamiento antihumedad.

Toalla, de Filocolore. Jabón, de Meraki.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dividido en zonas

La amplitud del cuarto de baño permitió instalar una bañera y un plato de ducha. Esta última se ubicó al fondo, junto a la ventana, y se cerró con una puerta de cristal y una hoja fija.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Plano de la vivienda

Plano de distribución de la vivienda.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas