Unos trasteros convertidos en un ático de ensueño

Aunque viendo las imágenes cueste creerlo, te aseguramos que esta vivienda de A Coruña antes estaba dividida en trasteros.

En la última planta de un edificio rehabilitado de la Ciudad Vieja de A Coruña ha tenido lugar una metamorfosis increíble. Estos techos abuhardillados, que hoy acogen una vivienda abierta, funcional y muy apetecible, antes cubrían unos trasteros. Los responsables de este cambio radical han sido los integrantes del estudio Unouno. Eliminando las separaciones de estos trasteros y volviendo a trazar su planta, lograron crear un espacio único que comparten el salón, el comedos y la cocina, y una zona más privada con dos dormitorios y un baño completo.

En cada rincón encontramos un detalle que lo convierte en un hogar muy especial. Ya sean los techos abuhardillados con tragaluces que inundan todo de luz o los muebles, de líneas y texturas amables, sin olvidar los papeles pintados con estampados vegatales en blanco y negro o las piezas con historia, como el viejo tablero encontrado en un taller de carpintería y que todavía conserva los rastros de pintura. El espacio para almacenar también abunda, con armarios a medida que aprovechan los rincones más insospechados y que parecen rendir un discreto homenaje al anterior uso de este ático.

www.unouno.net
Fotos: Andrés Irrazábal

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Primera impresión

La entrada de este ático reformado por Unouno estudio ya nos pone sobre aviso de lo que encontraremos en su interior: minimalismo, blanco y negro y mucha madera.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Compartir es vivir

La zona social se ha condensado en un único espacio que contiene el comedor, el salón y la cocina.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cocina minimalista

Perfectamente adaptada a los techos abuhardillados de este ático.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Luz divina

Los tragaluces del tejado inundan cada rincón de luz.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Vista al frente

El espacio contemplado desde la zona del salón.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Texturas

Los diferentes materiales aportan carácter a este espacio decorado con pocos colores.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dormitorio principal

Un murete cubierto con papel pintado divide la zona del dormitorio de la del vestidor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Gran capacidad

Vista de la zona de vestidor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Calidez

La manta aporta calidez al conjunto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Recibidor

Una consola suspendida con estantes de cuero, un espejo redondo colgado y un taburete de cartón escultural  son los elementos de esta combinación ganadora.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Baño

Los armarios aportan un toque metálico.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dormir mirando las estrellas

El segundo dormitorio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Saber aprovechar

La parte más baja del techo se aprovechó para colocar armarios.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Trabajo y placer

El dormitorio cuenta con una zona de estudio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Marcas del pasado

El escritorio está compuesto por dos caballetes y un tablón de madera que se empleaba como superficie para lacar piezas en una carpintería.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas