Antes y después: Un precioso apartamento todo-en-uno

Compartir es vivir, afirma el refranero popular. Y en el caso de la vivienda que hoy visitamos, es más cierto que nunca.

Apartamento todo en uno
Hearst

Tarina Guerra, de MYA Home Staging, reformó este minipiso en el centro de Las Palmas de Gran Canaria para que las distintas estancias compartieran espacio y así hacer posible una vida cómoda y funcional. La base de la que partía no prometía mucho: un apartamento que había permanecido abandonado durante años, de dimensiones reducidas, con unas separaciones extrañas y una distribución poco útil que terminaba de rematarse con un mini balcón (totalmente innecesario) con vistas a un callejón. Nada apetecible...

La interiorista y experta en home staging decidió hacer (literalmente) tabula rasa y dejar desnudo el piso. Hoy los únicos tabiques presentes son los del cuarto de baño y uno en la entrada, que creó un pasillo para instalar la cocina y dio más intimidad al dormitorio. El balcón se cerró, aprovechando el espacio, y el armario empotrado existente se eliminó para reposicionarlo en el nuevo dormitorio. Además, se renovaron todas las instalaciones, bastante obsoletas y estropeadas. La decoración se ajustó a un presupuesto tan limitado como el espacio. Tarina escogió piezas básicas y atemporales, en blanco, negro y gris, a las que dio dinamismo con ligeros toques en amarillo y con un papel con estampado de cactus dentro del armario.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cálida recepción

Visitamos un minipiso reformado por Tarina Guerra, de MYA Home Staging. Al entrar, nos recibe un cartel de letras de madera con el mensaje Welcome.

Aprovechar el pasillo

La interiorista derribó todos los muros y levantó un tabique que creó un pasillo en el que instaló la cocina.

¿Un café?

Un carrito con un colgador de tazas componen el puesto de café perfecto.

Vista al frente

Desde la entrada podemos ver el comedor.

Azulejos creativos
Hearst

El frente de azulejos aporta la nota de color en la cocina.

A mesa puesta

Vista del comedor, en blanco y negro con lámpara de madera.

El salón

La paleta cromática se restringió al blanco, el negro y el gris y se aportó color con los complementos.

Junto, pero no revuelto

Aunque las estancias comparten un mismo espacio, la disposición de los muebles ha logrado diferenciarlas.

Piezas radiantes

Los espejos circulares aportan carácter.

Todo en uno
Hearst

Vista de la vivienda.

Continuidad visual

La interiorista empleó los mismos colores y materiales en todos los espacios, logrando que resultaran coherentes entre sí.

Dormitorio

Sereno y con pinceladas de colores vivos.

Para pasar unos días

El piso está disponible para alquiler vacacional.

Más madera

Los suelos de madera aportan calidez.

Vestidor

Compuesto por una cómoda y un armario abierto.

¡Sorpresa!

Dentro del armario, un papel pintado con estampado de cactus.

Un buen apoyo

Como mesilla de noche, una silla pintada de color azul.

Puerta de entrada
Baño

Junto a la entrada se encuentra el baño.

Azul

La interiorista eligió el azul para delimitar la ducha.

La entrada antes
La cocina antes

Resultaba claustrofóbica y era muy oscura.

La cocina antes
El salón antes
Antes
El dormitorio antes
El armario

Se encontraba en un lugar que no era funcional.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Antes y depués