Una casa nórdica 100%

La propuesta decorativa de los países nórdicos se ha convertido en tendencia: ambientes relajados, reinado del blanco e inspiración natural son las señas de identidad del estilo que preside esta casa.

Situada en una de las calles más populares de la ciudad sueca de Gotemburgo, esta amplia casa de 109 m2 con salón, tres dormitorios, cocina y baño (a la venta a través de la agencia inmobiliaria Alvhem) cuenta con múltiples atractivos a pesar, o gracias, a que su construcción data de 1900.En el exterior, una coqueta terraza permite disfrutar de magníficas vistas a zonas verdes y en el interior, la presencia inestimable de techos de 3 metros de altura, decorados con molduras, resiste impertérrita el paso de los años, al igual que la resistente tarima de madera o las tres imponentes chimeneas que nos hacen retroceder un siglo atrás. Para que el ojo captara todas esas maravillas descubiertas y la luz se multiplicara se pintó todo de blanco, incluso la carpintería y el suelo.

En la decoración, el juego cromático del blanco y el negro, típico del estilo nórdico, se mezcla con el beis de la madera y los tonos metálicos. La cocina, ahora con office, y el cuarto de baño, con una zona de lavandería añadida, son las únicas estancias que se renovaron por completo. El resultado es una casa luminosa y acogedora, ideal para vivirla y disfrutarla a tope, en familia y a ritmo slow.

www.alvhem.com
Fotos: Fredrik J. Karlsson

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Una terraza para disfrutar

Las dimensiones de la terraza permitieron organizar una pequeña zona de desayuno rodeada de macetas que, o bien se cuelgan, o se agrupan en cajas recicladas de madera. El suelo se revistió con una baldosa hidráulica impermeable y antideslizante, para evitar resbalones.

A prueba de niños
Vivir en un quinto piso con niños hace pensar en la seguridad de la terraza. Cañizos, paneles o mallas son algunas soluciones para cubrir los barrotes. Aquí se protegieron con un contrachapado gris decorado con una guirnalda de luces y bombillas led que iluminan sin quemar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Su portada favorita

Como buenos nórdicos, los dueños de la casa huyen de paredes recargadas. Para el salón eligieron enmarcar la portada de una revista, en blanco y negro y a tamaño póster, que atrae todas las miradas.  

Todo al blanco
Atrapar la luz resulta casi una obsesión. De ahí el blanco en paredes, muebles, incluso, en el suelo. El buen estado de la tarima que reviste toda la casa permitió que se conservara tal cual, únicamente se pintó de blanco. Una butaca con ruedas y tapizada de rosa pone límite al estar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Sofá en forma de L

La casa, de techos altos, contaba con un atractivo añadido: las molduras originales. Éstas, al igual que los suelos, gozaban de buen estado en general, lo que propició su conservación. Solo se restauraron algunas zonas más deterioradas para devolverles así su esplendor de antaño.

Sofá en forma de L
Para la zona de estar se eligió un diseño rinconero tapizado en gris, que resalta sobre el fondo blanco de la estancia. En el centro, una mesita con forma irregular descansa sobre la mulllida alfombra. Los cojines dinamizan el binomio cromático.

El toque eco
Flores y plantas se distribuyen por toda la casa alegrando las habitaciones con su sola presencia, ya sea en macetas apoyadas en el alféizar o en floreros de cristal transparente. Entre ambas ventanas, sin cortinas ni estores, se situó un aplique que ofrece luz ambiental. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mira por dónde andas

Los suelos de madera clara dan calidez y claridad al mismo tiempo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Zona de confort

Ambiente despejado
Para evitar saturar las paredes, se optó por colocar un mueble bajo de almacenamiento con puertas y sin apenas accesorios decorativos encima, lo que refuerza la sensación de ligereza. Sobre él se puede instalar el televisor de pantalla plana, o colgar un cuadro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Calor de hogar

Se restauró la chimenea cerámica original de la vivienda.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Detalle de las molduras

Crean distintos volúmenes y texturas dentro del monocromatismo blanco. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Bien conectados

El dormitorio se encuentra justo al lado del salón.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Por la puerta grande

Detalle de la moldura que recorre todos los espacios de la casa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Buenos aires

La presencia de las chimeneas antiguas en la casa fue todo un hallazgo ¡y no solo decorativo! Todas se restauraron para que realizaran una correcta combustión. Al estar dos de ellas en el dormitorio, la ventilación que proporciona  el acceso a la terraza es fundamental.

Atracción total
Uno de los encantos de la casa es la continua presencia de la moldura decorativa en los techos que se repite en el dormitorio y que invita a mirar hacia arriba sin querer. Para potenciar esa fascinación visual se eligió una lámpara de techo peculiar, cuya pantalla da rienda suelta a la imaginación y nos recuerda a las románticas linternas asiáticas.

Con la moda en la cabeza
A los propietarios de esta vivienda les fascina el mundo de la moda y el diseño interior. Prueba de ello es el pequeño homenaje que le han rendido sobre el cabecero de la cama: una lámina enmarcada de uno de los diseños de la creadora finlandesa Vuokko Nurmesniemi, cuyos estampados característicos en blanco y negro le van como anillo al dedo a la decoración de la habitación, sencilla y atractiva.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Sutil deco

La ropa de cama, en gris y rosa suave, dulcifica el binomio black&white. Diseños lisos, sin estampados, refuerzan esa atmósfera relajada que, en este caso, es fiel indicador de la presencia de un bebé en el dormitorio. Un detalle chic: la lámpara, inspirada en las sutiles linternas  asiáticas.

Amplitud de miras
Las dimensiones generosas del dormitorio se multiplican gracias a un mobiliario llevado a la mínima expresión, con la cama de matrimonio y una cómoda de cajones como únicos protagonistas. Sobre esta última, un espejo redondo en la pared amplía visualmente la estancia, con salida directa a la terraza. La enorme luminosidad de su orientación hace perfecta la presencia de plantas, tanto en el exterior como en el interior.

Dúo cromático
Dos sillas negras situadas a ambos lados de la cama hacen las veces de mesillas de noche. Sobre el cabecero, inexistente, se han colocado un par de apliques en la pared para iluminar las lecturas nocturnas de la pareja. Entre ellas, una foto enmarcada en negro, a juego con las lamparitas, es uno de los escasos elementos decorativos que existen en esta habitación, en la que las molduras originales de los techos acaparan la atención.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
A sus pies

Situar una cómoda a los pies de la cama es muy útil para guardar la ropa blanca.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Uno más uno son tres

Uno de los rincones del dormitorio principal se organizó para colocar la cuna del bebé. Así, al compartir espacio con los padres, les facilita la tarea de levantarse por la noche. A su lado, una puerta corredera da paso a un amplio vestidor que ahora también hace las veces de cuarto de juegos. Un par de chimeneas del siglo pasado decoran y calientan las estancias.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Una buena entrada

Un banco zapatero y una barra conforman una zona de almacenaje para la entrada tan sencilla como funcional.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Una cocina muy luminosa

Los nórdicos saben como nadie combinar el blanco con maderas claras y ligeros detalles metálicos, que aportan un aire chic a la cocina. Aquí, dorados y plateados se muestran en lámparas, tiradores y electrodomésticos, como el horno, la campana  o la vinoteca climatizada.

¡Qué buena pareja!
Dos pares de lámparas colgantes en dorado y cristal iluminan las diferentes áreas de trabajo de la cocina. Así el haz de luz se concentra donde es más necesario en cada momento, sin necesidad de utilizar siempre la iluminación general. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cocina con aroma

A los propietarios de esta casa les encantan las plantas y han querido crear, también en la cocina, su pequeño atelier de aromáticas: hierbabuena, tomillo, perejil... Así, además de utilizarlas a la hora de cocinar, aportan un toque fresco a la cocina y la perfuman con sus fragancias.

Río integrado
Junto al fregadero se dispuso el frigorífico, que se paneló en blanco, para dar continuidad a los muebles. Con esta ubicación uno de sus laterales se puede aprovechar como zona de almacén o para fijar una pizarra donde dejar notas.

A buen recaudo
Las ollas, sartenes y la vajilla requieren lugares específicos de almacenamiento que aguanten su peso. Una buena opción son los gaveteros inferiores, como los de esta cocina, con guías fuertes que se deslizan a la perfección y fondos adherentes para evitar que se desplacen.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
A mesa puesta

Versión actual
Un lámpara de araña reinventada ilumina con sus brazos articulados las comidas en familia o las agradables cenas con amigos que se realizan alrededor del office.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Totalmente equipada

Digna del mejor chef
Las cocinas en blanco producen una sensación de limpieza absoluta. Aquí se ha elegido este color en el alicatado de azulejos tipo metro, en el mueble 
de la cocina en forma de L y en la encimera de mármol veteada en gris. El resultado no puede ser más profesional, ordenado e impecable. ¡Le damos un diez!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El office

El menaje de uso diario como tazas, vasos y platos conviene tenerlo a mano. Si se decide colocarlo en baldas, como aquí, hay que fijarlas bien con escuadras y de esta manera se evitará que, con el tiempo, cedan con el peso.

Comedor ovalado
Las dimensiones generosas de la cocina permitieron disponer de un acogedor office para seis comensales; formado por una mesa ovalada, rodeada de sillas en dos colores y la trona infantil, está presidido por un cuadro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Baño renovado

Junto al dormitorio se ubicó el cuarto de baño que, renovado por completo, sigue la misma línea cromática que el resto de la casa. Las paredes se alicataron hasta el techo con baldosa porcelánica blanca y el suelo se revistió de mosaico hidráulico. Frente al inodoro volado, se encuentra la ducha,
con grifería termostática y una pequeña zona de lavandería. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas