Casas de estilo rústico - III

La riqueza cultural de España y su diversidad climática ha dado lugar a casas de estilo rústico diferentes, según la zona en la que están situadas. Conocer sus peculiaridades y sus señas de identidad es clave para respetar la arquitectura local, esa tradición histórica conservada durante siglos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
El concepto de fusión

Existe una tendencia en el interiorismo actual que consiste en aunar una arquitectura vanguardista con detalles que evoquen el estilo rústico. Esta peculiar fusión se basa en una simbiosis entre el edificio y el entorno en el que se ubica. De hecho, el paisaje se concibe como parte activa de la vivienda con soluciones constructivas, como paneles de cristal en lugar de muros, que integran la montaña o la costa dentro de la casa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El concepto de fusión

El reto es tan difícil que suele requerir la asesoría de un profesional capaz de diseñar una construcción que no sobresalga en el espacio, que asuma las exigencias climáticas de la zona y que disponga de la habilidad necesaria para dar un nuevo uso a los materiales tradicionales, como la piedra o la mampostería.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El concepto de fusión

En este estilo, cualquier elemento recuperado -una reja, la piedra de un molino...-, se convierte en protagonista de la decoración y adquiere un valor escultórico.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El rústico refinado

Al margen de los rasgos que permiten identificar a las casas rústicas por su ubicación geográfica, existe un estilo que se conoce como el nuevo rústico o rústico refinado. En este tipo de viviendas se respira la influencia de las grandes casas de campo francesas y anglosajonas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El rústico refinado

La arquitectura es señorial, con amplios ventanales y puertas acristaladas de doble hoja que se enmarcan con plantas trepadoras. Más que los materiales, son los detalles los que añaden ese toque de sofisticación que caracteriza a este estilo: un tragaluz labrado, una veleta de forja, una puerta tachonada con hierro o manillas de porcelana.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El rústico refinado

En el interior predominan los muebles de madera decapada y de forja patinada. Los tejidos son naturales, estampados o lisos, pero con nivel: lino bordado, terciopelo, muselina...

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas