Un apartamento de estilo surfero en París

43 metros cuadrados cargados de buen rollo. Aquí, sí hay playa.

Piso en París
Hearst

Viendo este interior de 43 metros cuadrados, diríamos que nos encontramos en una cabaña en la playa de la costa de California, Australia o de algún país tropical. Pero al mirar por la ventana no es el mar lo que vemos, sino la Torre Eiffel y el Sagrado Corazón que nos desvelan que estamos entre los distritos X y XI de la capital francesa. "La orientación oeste de este piso proporciona una luz durante la puesta de sol que recuerda a los de las playas. Esa fue la inspiración", confiesa el arquitecto de interiores Steve Baldini, del estudio Baldini, responsable de este proyecto de reforma y decoración. Lo primero que se hizo fue reconfigurar los espacios y eliminar las zonas sin apenas uso, como el pasillo cuya única función era dar acceso al baño y la cocina. Ésta, tras derribar el tabique y reforzar la estructura con vigas de metal que quedaron a la vista, pasó a formar parte de un único ambiente que comparte con el salón. Una isla de tres metros ejerce como delimitador de los ambientes y como mesa de comedor.

Con la nueva distribución definida, llegó la hora de aportar el carácter a la vivienda. "Al propietario le encanta viajar y siempre trae recuerdos. Quisimos crear una atmósfera a su imagen. Que fuera cálida, abierta, alegre y con varias zonas de estar", explica Steve. Los suelos y panelados de madera dan el look cabaña en la playa, que se potencia con una pareja de sillas colgantes, muebles cómodos e informales, como los sofás Togo; piezas de fibras naturales y toques algo kitsch, como la tabla de surf o el flamenco rosa. La maleta antigua como mesa de centro, las fotografías y los papeles pintados con estampados de palmeras nos hacen viajar a latitudes más cálidas. Tan solo un elemento original de la vivienda, la chimenea de piedra, nos recuerda, de forma sutil, el lugar en el mundo en el que nos encontramos: París. ¿Quién dijo que no se podía tener todo?

Fotos: Adélaide Klarwein
www.baldiniarchitecture.com

Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Aquí no hay playa?

En París, este piso de 43 metros cuadrados reformado por Baldini Architecture d'interieur nos traslada a una cabaña en la playa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cálido e informal

En la zona de salón, pareja de sofás Togo de Lignet Rosé, maleta antigua como mesa de centro y pintura Picture Gallery Red de Farrow & Ball

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Elemento original

Se mantuvo la chimenea original, muy parisina.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Toca madera

El panelado de madera clara de las paredes y el papel pintado Palm Jungle de Cole & Son aportan ese look "cabaña playera".

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Todo en uno

Se eliminó un pasillo para integrar la cocina y aprovechar mejor el espacio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La isla bonita

Una isla de tres metros delimita la zona de la cocina y sirve como mesa de comedor. Taburetes de ratán de Bloomigville y lámparas de cáñamo Yaku de La Redoute.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Refuerzo

Al eliminar el pasillo tuvo que reforzarse la estructura con vigas de metal que se dejaron a la vista.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
A medida

Los armarios de la cocina y los de la entrada se diseñaron a medida para adecuarse perfectamente al espacio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Suave balanceo
Hearst

La pareja de sillas colgantes aportan un toque informal y aligera el espacio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Vista al frente

Acogedor, abierto y divertido. El interior se adaptó a la personalidad del propietario.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Let's go surfing

Una tabla de surf, el accesorio imprescindible en este interior.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Zonas privadas

El dormitorio, a la izquierda, y el cuarto de baño, a la derecha.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Marinero en tierra

El cuarto de baño, con el azul y blanco como protagonistas, recuerdan a los colores del mar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Baño relajante

La bañera exenta aporta el toque lujoso a esta estancia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ducha rápida

Con mampara de estilo industrial.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas