Una renovación con final feliz

Dos profesores de literatura querían comenzar una nueva historia en un piso antiguo. La interiorista Ana García les ayudó a escribirla.

Llevaban años viviendo de alquiler, buscando sin cesar por Murcia el piso que les enamorara hasta el punto de comprarlo y hacerlo cien por cien suyo. Ese momento llegó cuando traspasaron la puerta de esta vivienda de 90 metros cuadrados. La pareja, un matrimonio compuesto por dos profesores de literatura, supo desde el primer momento que sería el lugar elegido y decidieron ponerlo en las manos de la interiorista Ana García para que resultara todo un éxito. Sus exigencias fueron que hubiera obras de artistas locales y de sus amigos en todas las estancias, que fuera de estilo nórdico, que reflejara su personalidad (la librería en el salón era un imprescindible) y que las nuevas piezas se integraran con las que ya tenían. Todo un reto con un presupuesto bastante ajustado.

"Fue un proyecto fácil, porque se dejaron aconsejar desde el principio", confiesa. La propietaria quería una mesa redonda en el comedor, rodeada por las sillas Masters de Kartell, una pieza que la interiorista adora y que propuso en color mostaza. Estando en la misma página, tampoco fue difícil combinar nuevas piezas con las que ellos traían de su antigua casa ("el tocadiscos fue amor a primer avista", explica Ana) y con los acabados, como puertas y armarios. La pareja eligió las obras de arte junto a la interiorista, consiguiendo que se integraran a la perfección en el proyecto y, lo más importante, que fueran totalmente de su gusto.

El resultado es una casa optimista, serena y colorida, con mucha luz y rincones para leer, espacios bien comunicados y con carácter. "Sus amigos entran a la vivienda y ven su personalidad reflejada y eso, al final, es la esencia de una buena decoración. Que los que viven allí se sientan en su hogar", afirma Ana. Un final feliz.

www.anagarciainteriorista.com
Fotos: Nuria Sarabia

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Érase una vez...

Un matrimonio joven, una interiorista y un piso en Murcia de 90 metros cuadrados a reformar y amueblar. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Vienen del norte

Los propietarios querían que su casa fuera de estilo nórdico y que reflejara su personalidad. También que los muebles nuevos encajaran con los que ya tenían. Todo un reto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Rincón de lectura

En el salón, sofá hecho a medida, mesas de centro de Maisons du Monde y, entre dos flexos Tolomeo de Artemide perfectos como luz de lectura, acuarelas de Elena Calonje.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Interior. Día

La luz se potenció colocando unos ligeros visillos en las ventanas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Pasar desapercibida

No se quiso dar protagonismo a la zona de la televisión, por lo que se mantuvo esta zona dentro de una paleta de colores discreta.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Música de ambiente

El mueble para el tocadiscos de La Post Street ya pertenecía a la pareja y sirve como nexo entre el salón y el comedor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El saber ocupa lugar

Los propietarios querían un rincón con una gran librería.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mantener el suspense

Estantería suspendida Tría de La Oca, perfecta para su creciente colección, y puf de ratán y alfombra de Maisons du Monde. Obras de Vontrueba y Miriam Martínez Abellán.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Color

Azules y mostazas combinados con blanco y gris.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Grandes autores

La dueña quería una mesa blanca redonda en el comedor con las sillas Masters de Starck para Kartell. La interiorista eligió una mesa de Ikea y las sillas en color mostaza.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Calor de hogar

"El interior de la lámpara en madera, el eucalipto, y las ramas de algodón natural, proporcionan el toque de calidez y color que la zona de comedor necesita, encajando perfectamente con las fabulosas sillas", explica Ana.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mucho arte

Las obras del comedor son de Miriam Martínez Abellán.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mantener lo existente

Vista del recibidor. El armario ya estaba y se mantuvo por ser muy útil para dejar los abrigos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Hacer mucho con poco

La consola era de los propietarios y se le dio un nuevo aire con unos tiradores de Zara Home. Jarrones y farol de fibras naturales de Maisons du Monde.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La primera impresión

Querían que el recibidor fuera un resumen de lo que se encuentra en el interior de la casa. El banco de madera se pintó en azul y la obra es de Cristina Franco Roda.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Escalera decorativa

La escalera con guirnaldas terminó de dar el toque.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Todo al blanco

En el dormitorio se quiso aprovechar la luz y se optó por un look blanco con pinceladas de color. La alfombra a los pies de la cama es de Maison du Monde.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Color sereno

El cabecero de la cama es de La Oca

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Toques de color

Juego de colcha y cojines de Zara Home.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Compañera de cama

Lámparas y mesitas de noche de Maison du Monde.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Íntimo y personal

Sobre una cómoda de Banak Importa, obra de Ricardo López Iglesias.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Bien equipado

Al fondo, el baño en suite.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas