Una casa para vivir... a son de mar

Esta vivienda ubicada en la costa catalana presume, no sólo de unas idílicas vistas sobre el Mediterráneo, sino también de unos interiores acogedores, con una luz radiante y una nueva imagen, fresca y natural

Una casa donde reunirse y disfrutar en familia. Este fue el objetivo de los propietarios cuando decidieron adquirir esta vivienda en la costa del mar Mediterráneo que, aunque se encontraba en buen estado, sí necesitaba algunos cambios para cumplir dicho propósito. El estudio de arquitectura e interiorismo Dröm Living se hizo cargo del proyecto con el reto de dar una nueva imagen a esta construcción centenaria —antigua propiedad de indianos— sin perder la esencia de su historia y convertirla en un refugio de paz y descanso frente al mar. Con una obra moderada, debían dotar a los ambientes de un nuevo diseño interior, cálido y relajante, que respirara reminiscencias marineras.

Para potenciar la espectacular entrada de luz natural, se optó por pintar todos los espacios en un tono blanco roto, que jugó el papel de lienzo sobre el cual se fueron ubicando los diferentes elementos apropiados para cada ambiente. A través de tejidos naturales y de materiales cálidos, como la madera, el roten o el esparto, se buscó el predominio de una gama de tonos claros, contrastada estratégicamente con pinceladas azules y toques más ácidos. 

Se conservó el suelo original de mármol travertino en la planta baja, si bien en la primera se sustituyó por un laminado en tonos blancos que dota a los dormitorios de una gran calidez y armonía. En la cocina, el cambio fue radical. Además de abrirse al salón, se renovó con prácticos armarios de madera lacada en blanco, y Silestone oscuro en la encimera y el frente de trabajo.

En cuanto a la decoración, el estudio Dröm Living consiguió recrear una atmósfera cálida y muy hogareña, con un sutil eclecticismo: piezas antiguas de la familia, recuperadas y restauradas, se combinaron con muebles diseñados a medida para la vivienda, como la mesa de madera y la estantería que se encuentran en el comedor, o el cabecero de la habitación juvenil, así como detalles con un atractivo aire vintage. El resultado son ambientes frescos y dinámicos donde apetece quedarse.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Muebles de fibra

En la terreza se creó una pequeña zona de estar desde donde se disfruta de una maravillosa panorámica. Como no podía ser de otro modo, se apostó por una decoración de estilo mediterráneo, con un fondo en tonos blancos y azules, y muebles de fibra.

Silla y mesa, de Maisons du Monde. Cojines, de Calma House. Cesto con mimosa, de Bossvi. Copas azules, de Zara Home.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Muebles de fibras

Los muebles de fibras sintéticas trenzadas, que imitan ratán o mimbre, son la mejor opción para introducir un toque de color en la terraza. Los encontrarás en gran variedad de tonos. Además, son duraderos y fáciles de mantener. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Frente acristalado

El salón tiene un gran frente acristalado abierto a la terraza, que permite crear un ambiente único y familiar. Las puertas, de madera pintada de blanco, combinan frentes de cristal transparente con detalles en color azul. 

Butacas y mesa auxiliar, de Sacum. Cojines, de Calma House. Mesa de centro, de Palleto’s Furnature. Cestos con plantas, de Bossvi.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Salón con chimenea

El salón está presidido por una imponente chimenea de líneas depuradas, del mismo material y acabado del suelo: mármol travertino. Para potenciar el aire cálido y acogedor de la decoración, se añadieron detalles en fibra vegetal, como la alfombra, y se repartieron arreglos de plantas y flores por distintos puntos de la estancia. 

Sofá modelo Loft, de Frajumar, en Dröm Living. Alfombra,de Sacum. Puf de mimbre y cojines, de Calma House. Cesto grande con asas, de Muy Mucho. Lámparas de pie, de Home Vintage. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Color similar

Cuando tengas muebles de materiales diferentes, intenta unificar por tonalidades. Lo ideal es que todas las piezas que haya, ya sean de madera, piedra o fibra, tengan un colorido similar. Si no es así, elige un color de fondo que armonice el resultado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Pared curva

La distribución del mobiliario contribuye a salvar la forma curva de la pared del salón. Éste se abre directamente a la cocina, sin necesidad de puertas. Un gran vano y un frente de armarios lacados en el mismo color de la pared permiten la comunicación visual, además de aligerar los dos ambientes. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mesa de madera natural

En el comedor, la mesa de madera natural se acompañó de sillas diferentes, pero con un denominador común: todas son de caña con
un encantador aire vintage. 

Mesa de comedor y estantería, de Dröm Living. Las sillas son de Versmissen, Maisons du Monde y Decoración Vintage. Las lámparas de techo son de Home Vintage.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Muebles con puertas alistonadas

Para la cocina se eligieron muebles con puertas alistonadas lacadas en blanco. Este color se alternó con un marrón topo en paredes y encimeras para crear un contraste limpio, que potencia la sensación de orden.

Muebles de cocina, de Dröm Living. En las baldas, cestos de fibra, de Muy Mucho y Calma House

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cocina en paralelo

La cocina se distribuyó en paralelo: adosada a la pared, se instaló una encimera que acoge el fregadero y muebles bajos, y justo enfrente, una isla con la placa de cocción. Se escogió una campana extractora de techo, que pasa prácticamente desapercibida. Unas puertas correderas independizan este espacio de la estancia contigua, donde se ubicó el comedor.

Lámparas de techo, de Francisco Segarra. Alfombra, de Calma House. La campana de techo es de la firma Pando.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Encimera en el frente

Las últimas tendencias en el diseño de cocinas apuestan por prolongar la encimera en el frente de trabajo, especialmente cuando se trata de superficies de piedra natural o sintética.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Lámpara suspendida

Cabecero, de Dröm Living. Cuadrantes blancos, de Filocolore y azules, de Cado. Colcha a rayas y cojines con estampado étnico, de venta en Calma House. Lámpara suspendida, de la web Vtwonen. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dormitorio principal

En el dormitorio principal, se aprovechó la luz que entra por las puertas acristaladas y se apostó por el color blanco en paredes, techo y tejidos.

Con los muebles realizados en madera, los estampados de la alfombra y los cojines se logró un look étnico y ligero.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Microcemento en el baño

Para el baño del dormitorio principal se eligieron diseños y acabados contemporáneos, como el mueble de lavabo y el microcemento que reviste tanto las paredes como el suelo. 

Espejo y taburete, de Maisons du Monde. Mampara, de la firma Lasser.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cabecero de esparto

En la habitación infantil se creó un encantador estilo rústico, muy sencillo, con un cabecero
de esparto. En las puertas que conducen a la terraza, unos estores tamizan la iluminación natural.

Cabecero, de Drom Living. Fundas nórdicas, en Filocolore. Cojines, de Calma House. Mesita de noche, de la firma Maisons du Monde. Lámpara de pie, de Drom Living.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La mesilla perfecta

Busca una que se ajuste a tus gustos y necesidades. Si quieres que sea funcional, elige un modelo que incluya espacio para tener tus cosas a mano, y uno o dos cajones. Mesilla, de Mimub. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Las telas a rayas en azul y blanco

Las telas a rayas en azul y blanco son ideales para vestir el dormitorio, pues contribuyen a lograr ambientes serenos. Para matizar la frialdad de estos tonos, añade contrapuntos cromáticos en gamas cálidas, como naranjas, rojos o amarillos. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Perchero con ramas

Si buscas crear un ambiente cálido con un ligero aire rústico, nada mejor que recurrir a los tesoros que nos ofrece la naturaleza: desde arreglos con ramas hasta muebles realizados con troncos. Perchero, de Maisons du Monde.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Primera planta
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Planta baja
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas