El primer hogar de una familia

Las diseñadoras de Mäinities recuperaron el encanto original de un piso barcelonés de 1853 y lo convirtieron en el nido perfecto para una pareja que esperaba su primer hijo.

"Cuando les plantearon la compra del piso, les acompañamos para ver las posibilidades. ¡Al entrar ya nos enamoró!". Así explican Laura y Bárbara, las hermanas responsables del estudio Mäinities, el primer contacto que tuvieron con el piso que convertirían en el primer hogar de Elia y Raúl. El flechazo por este piso de Barcelona de 1853 vino motivado por el potencial que tenía y por el encanto de sus suelos hidráulicos, sus alicatados, las molduras de sus altísimos techos y las carpinterías originales que quisieron "potenciar con el resto del diseño".

El primer paso fue restaurar los vestigios del pasado. En aquellas zonas en las que las baldosas no pudieron recuperarse por encontrarse en pésimo estado, se colocó un parqué en tonos claros que resaltara los motivos gráficos. La carpintería se pintó para resaltar la altura de los techos y en el baño del dormitorio principal se dejó parte de la estructura de la obra y la piedra natural a la vista.

"A nivel de mobiliario, intentamos colocar las piezas necesarias y más básicas, porque aunque las estancias son grandes, las aberturas que dan acceso a las estancias nos limitaban a la hora de colocar más muebles", explican. Aquí, el estilo nórdico, el minimalismo y los toques naturales se funden y dan calidez y confort de hogar a la vez que dejan el protagonismo a la estructura. "Fue un proyecto muy gratificante y disfrutamos mucho junto a Elia, Raúl y Pol (el peque que llegó tras acabar las obras). Quizás por eso, el piso es un reflejo de su personalidad y su estilo de vida", afirman orgullosas.

www.mainities.com

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Amor a primera vista

Con solo cruzar la puerta de este piso, las interioristas de Mäinities y la pareja interesada en comprarlo se enamoraron de él.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mucho potencial

Suelos hidráulicos, techos altos, molduras... Los elementos originales del piso tenían mucho encanto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Potenciar

Con el nuevo diseño, las interioristas querían potenciar los elementos originales.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Punto neurálgico

Del salón comedor parten el resto de estancias.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Estilo nórdico

Las piezas de mobiliario, de estilo nórdico y minimalista, potencian el carácter de los elementos originales del piso.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El mejor amigo

En la imagen, Walter, el perro de la familia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Entre fogones

Visa de la cocina.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Blanco y gris

Los colores elegidos para dejar el protagonismo al suelo

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Tocar madera

Las carpinterías originales se pintaron para potenciar la altura de los techos

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Revestimiento original

En el baño en suite se mantuvieron las baldosas originales de las paredes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Nada que ocultar

Durante la reforma se picaron las paredes y se descubrió la obra original. Las diseñadoras quisieron dejarla a la vista.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dormitorio principal

Tras una puerta de doble hoja se esconde la habitación de la pareja.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Pisando fuerte

El pavimento hidráulico se restauró y, allí donde no se pudo, se sustituyó por un parqué que potenciara el suelo original.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un buen apoyo.

Un murete a media altura hace las veces de cabecero y de mesillas de noche.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Quedarse en blanco

Vista del baño principal.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Pieza redonda

La única pieza que rompe con la monocromía es el espejo redondo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Baño relajante

Detalle de la bañera.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas