Un piso muy familiar

Una madre ha transformado la vivienda en la que creció en el hogar perfecto para vivir con su hijo.

"A un paso del Retiro se encuentra la casa que la vio crecer, junto a su hermana y sus padres. Entonces era hija y ahora vuelve siendo madre. Ese piso, fiel testigo de sus vidas, se adecua ahora a sus necesidades y se viste para la ocasión". Con estas palabras, el estudio ACGP arquitectura nos presenta la reforma que ha llevado a cabo en un piso bajo de 70 metros cuadrados de Madrid. Cuando la propietaria adquirió la vivienda, estaba muy compartimentada y la luz natural escaseaba, por lo que necesitaba una reforma, pero, al tratarse de un lugar con tantos recuerdos, colaborar con la dueña codo con codo era esencial. "Es una casa hecha a su medida, respondiendo de forma bella a sus necesidades funcionales y emocionales", explican los integrantes del estudio.

Se eliminaron todos los tabiques, dejando solo en pie el muro de carga que hoy sirve para dividir la zona más íntima (con dos dormitorios), de la social, compuesta por un espacio abierto y compartido por la cocina, el salón y el comedor. Para potenciar la luminosidad y ampliar el espacio visualmente, se pintaron las paredes de blanco y se empleó el mismo suelo de roble en todas las estancias. Durante las obras se recuperó un arco tapiado en la entrada de la habitación principal, que sirve a la vez para dejar que la luz pase. Se hizo un guiño al pasado restaurando las carpinterías exteriores que se han dejado a la vista, sin cortinas

Uno de los objetivos a lograr era conseguir el mayor espacio de almacenaje posible. En los dormitorios se instalaron armarios empotrados blancos, que pasa casi desapercibidos, una gran librería recorre una de las paredes del salón y se aprovecharon los altillos del baño. La decoración es actual, funcional y colorida, una mezcla de piezas vintage con muebles de cadenas low cost que conforman el hogar soñado por su propietaria para comenzar una nueva etapa de su vida.

www.acgp.es

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Vida nueva

El estudio ACGP ha reformado un piso de 70 metros cuadrados en Madrid. En la imagen, el espacio compartido por el salón, el comedor y la cocina, distribuida en dos frentes de armarios de Ikea con barra.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Comer acompañado

En primer plano, el comedor con mesa de estilo nórdico y sillas inspiradas en el modelo de los Eames.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El saber sí ocupa lugar

Se ha aprovechado una de las paredes del salón como espacio para almacenaje. En la parte baja, armarios cerrados y, en la superior, estanterías.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Nota de color

Las butacas vintage suponen una pincelada de color al conjunto. La alfombra y las mesas nido son de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Zona de televisión

El aparador es una pieza vintage.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Recuerdo del pasado

Las ventanas antiguas de madera se restauraron y pintaron de blanco.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Arco del triunfo

Durante la reforma se descubrió un arco antes tapiado que da amplitud al espacio. Gracias a una puerta corredera se consigue intimidad cuando es necesario.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Armarios ocultos

A los pies de la cama, un frente de armarios empotrados pintados en blanco.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Zona de juegos

El dormitorio infantil.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cosas de niños

Vista del dormitorio infantil.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un último retoque

Detalle del espejo de la entrada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas