Un estudio de 22m2 completo, funcional y adaptable

Conocer los gustos y necesidades de la joven propietaria de este minipiso ayudó a la hora de reformar un viejo piso y hacerlo a su medida.

"Por culpa de los altos precios de las casas en Taipei, el tamaño de las viviendas que la gente joven puede comprar ha ido disminuyendo mucho durante la última década", afirma Szu-Min Wang, alma máter del estudio A Little Mess y responsable de una reforma queilustra perfectamente esta realidad. A su oficina se presentó un día la propietaria de un viejo piso de 22 metros cuadrados con un altillo de 3,3 metros cuadrados que quería adaptarlo a sus gustos. "Cuando se hace frente a un espacio que no es amplio, pero que todavía tiene posibilidades para ser habitado, las necesidades del cliente tienen que analizarse con mucho detenimiento", explica. En este caso, se trataba de una chica joven que viaja mucho por motivos de trabajo y que quería que su casa fuera un refugio en el que tomar un baño caliente y dormir rodeada de tranquilidad, con una zona despejada para hacer ejercicio, una cocina con lo justo para el día a día, espacio de almacenaje y un comedor.

Para conseguir liberar el espacio, el estudio diseñó muebles a medida para las paredes que además aprovecharan la altura total de los techos. Dos mesas estrechas pegadas a la pared permiten montar un comedor cuando sea necesario y recogerlo cuando no se use. La anterior ducha fue sustituida por una bañera relajante y la puerta del baño se cambió por una corredera que permite ganar espacio. Se emplearon el blanco y la madera para dar calidez e iluminar el interior y los muebles se han elegido con líneas sencillas para que no recargaran el espacio.

Fotos: Hey! Cheese
www.facebook.com/Design.A.Little/

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Pequeño, pero matón

Este piso de 22m2, reformado por el estudio A little Design, tiene todo lo que se necesita para vivir.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Todo abierto

En la imagen vemos la entrada, el único pasillo que tiene la casa. A la izquierda, la cocina y, a la derecha, la puerta de espejo del baño.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Baño relajante

La propietaria quería  poder bañarse al llegar a casa después de un día de trabajo, por lo que el estudio quitó la anterior ducha y colocó una bañera.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Espacio de almacenaje

Un inodoro de baja altura permitió instalar algunos estantes junto al espejo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Caliente, caliente...

Se instaló bajo las escaleras que dan acceso al altillo una caldera extra para contar con agua caliente cuando se quisiera.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Lo justo y necesario

Un único frente contiene todo lo que la propietaria necesita en la cocina.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Detalle de la encimera
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Lavar y cocinar

La lavadora, antes en el baño, se trasladó a la cocina.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Luces incorporadas

Una fila de luces bajo los armarios altos permite iluminar perfectamente la encimera.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Traje a medida

Tanto la cocina como los muebles del salón se diseñaron a medida, aprovechando al máximo el espacio y la altura de los techos. En la imagen, armarios para la ropa con estanterías para libros sobre ellos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Tatami

Se aprovechó el espacio bajo la ventana para crear una zona de descanso con almacenaje bajo ella.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Rincón aprovechado

Se instalaron unas baldas en un espacio junto a una columna para tener espacio de almacenaje abierto. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Comer en casa

Aunque la propietaria no come mucho en casa, quería disponer de un comedor para sentarse cuando lo hiciera, pero que no ocupara mucho espacio en su día a día.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
A mesa puesta

La solución fueron dos mesas estrechas que pueden pegarse contra la pared cuando no se usen y conformar una mesa grande cuando coma acompañada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Luces y acción

La lámpara de pared puede regularse para dar luz al comedor o al salón.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Altillo

El piso cuenta con un altillo de 3,3 metros cuadrados que ocupa el dormitorio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Blanco y madera

La paleta de color se restringió para no cargar el ambiente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Vista desde el altillo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Escalera

Una escalera corredera permite acceder a la estantería situada sobre los armarios.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Todo despejado

La propietaria quería un sitio despejado para poder hacer ejercicio. Se logró al colocar todos los elementos en las paredes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dormitorio de altura

En el altillo se encuentra el dormitorio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dulces sueños

Vista de la escalera y del dormitorio-

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Trabajo y placer

En el altillo se colocó una zona de estudio con una mesa baja y un cojín.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Plano antes de la reforma
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Plano después de la reforma
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas