Una antigua casa de piedra rehabilitada

Muy deteriorada y abandonada. Así se encontraba esta casa de Cangas hasta que Huga arquitectos la sacó del olvido. El resultado es actual, con respeto por su pasado.

Cuando esta propiedad situada enfrente de la Colegiata de Cangas, en Pontevedra, llegó a la mesa del estudio Huga, su estado era deprimente. Tras más de cinco años de abandono, sus muros habían perdido lustre y su jardín se había convertido en un desastre de malas hierbas y suciedad. Pero el emplazamiento privilegiado en que se encontraba y la interesante base que toda

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Pasado y presente

Enfrente de la Colegiata de Cangas encontramos una casa que ha sido reformada respetando su pasado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Material noble

Para ampliar el espacio se ha añadido una nueva planta con exterior de zinc.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Bien diferenciadas

Durante la rehabilitación se buscó diferencias bien la parte antigua y los nuevos elementos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Entrada

Vista del pasillo de entrada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Tomar medidas

La casa tiene 278 metros cuadrados divididos en tres plantas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Salón a dos alturas
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Escalera a la vista
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Subir el nivel

Gracias a que dejaron libre la planta superior, el salón pudo contar con techos muy altos y ventanas extra.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Tejado a dos aguas
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Detalle de la escalera
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Tejado con vigas de madera
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ley de transparencia

En el nivel superior, una pasarela con techos transparente deja que pase la luz.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ventanas
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Biblioteca

La pasarela sirve como biblioteca.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Blanco y madera

La sencillez siempre funciona.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Vista desde l piso superior
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Detalle del techo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cocina

La cocina, con un estilo actual, contrasta con la pared de piedra original.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

La isla con taburetes rojos sirve como barra improvisada de desayunos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Detalle de la pared de piedra de la cocina
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
A mesa puesta

Vista del comedor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Escaleras

Además de las escaleras, la casa tiene ascensor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dormitorio

Situado en la planta superior.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Zona de estudio

También en la última planta.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Baño

Con una claraboya para de¡jar que pase la luz natural.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Segundo baño

De estilo minimalista.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Fachada posterior

Aquí el zinc tiene más presencia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Detalle de la fachada posterior
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Hay diferencia

En esta imagen podemos identificar la parte ya existente, de roca, y la añadida, de zinc.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Vida exterior

Se recuperó el jardín posterior y se añadió una zona de patio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Antes

Así era la fachada antes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Antes

La propiedad estuvo abandonada durante 5 años.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Antes

Pedía una reforma a gritos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Antes

Los elementos originales apuntaban a un resultado excelente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Antes

El salón antes de la rehabilitación.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Antes

El jardín antes de la intervención.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas