Refugio familiar en el campo

La creación de espacios amplios y confortables fue la meta a conseguir en esta casa de campo en el norte. Todo un paraíso para el disfrute en familia.

Rodeada de prados y enmarcada por el frondoso paisaje, esta casa cántabra es el refugio veraniego de una familia numerosa con residencia habitual en Madrid. Sus cinco hijos —dos de ellos adolescentes— y el vertiginoso ritmo de la vida diaria impulsó al matrimonio a buscar una casa de vacaciones amplia y cómoda donde el descanso estuviera asegurado. Muebles de diversa procedencia, algunos heredados, conviven con recientes adquisiciones. La armonía y el equilibrio decorativo se reforzó con la elección de las telas que arropan toda la vivienda. Lo importante a la hora de organizar los ambientes fue contar con espacio para todos; en el salón se crearon diferentes zonas de asientos, al igual que en el porche. El comedor, con una gran mesa cuadrada, es perfecto para la familia e, incluso, en la cocina se creó una amplia zona de desayunos.

Los generosos ventanales de los dormitorios jugaron un papel fundamental en la decoración; de hecho, se optó por dejarlos sin vestir para que la naturaleza estuviera más presente en las zonas de descanso. El predominio de los tonos tierra y la calidez de los muebles de madera ayudaron en gran medida a fortalecer la sensación de calma y sosiego. En la habitación principal el cabecero convencional se sustituyó por un óleo —una marina— de una playa de la zona.

En cuanto a los dormitorios de los niños, los clásicos motivos infantiles se sustituyeron por detalles simpáticos que no acotan los espacios por sexos ni edades. Los revestimientos —como el papel pintado a rayas— o unos sencillos cuadritos de animales son los únicos encargados de poner la nota lúdica en los ambientes. Los cuartos de baño destacan por su funcionalidad. Son sencillos de mantener y con espacio para los útiles de aseo de la familia.

Esta vivienda pertenece a una promoción realizada en Cantabria por Pablo Lantero. Teléfono de información: 678 402 253.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
El salón, un espacio versátil

La zona de estar, muy amplia, se equipó con dos sofás, una pareja de butacas y varias mesas, tanto de centro como auxiliares, que permiten crear ambientes funcionales. Sofás, de C&J2; mesas de centro, de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Zona de estar

Butacas antiguas retapizadas con telas de Pepe Peñalver. Cojines, de Gastón y Daniela y mantas, de Textura. Mesa de madera adquirida en un anticuario de la zona. Lámpara de pie, de Liberty Luz. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Una casa para todo el año

Los excelentes cerramientos, los materiales aislantes y la chimenea garantizan el acondicionamiento perfecto de la casa y permiten disfrutar de ella en cualquier época del año. Las tapicerías en tonos neutros y los tejidos resistentes son muy versátiles y se adaptan también de maravilla a las distintas estaciones del año. Las mesas de centro proceden de Ikea. Alfombras de fibra vegetal, de KP. Lámpara de pie triple, de Liberty Luz. Todos los estores y cortinas se encargaron a El Taller de Gabriel. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Sobremesa familiar

Contar con el espacio suficiente para comer todos juntos era muy importante. Para decorarlo se optó por una amplia mesa cuadrada que se destacó con una pátina gris, en contraste con las sillas, de madera blanqueada. Mesa plegable de hierro forjado, adquirida en la Feria de la Almoneda de Madrid. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Comedor

Mesa de comedor, de Becara. El menaje es de El Almacén de Loza. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un salón en el porche

Las agradables vistas al jardín hacían imprescindible una zona de estar en el porche, que también se utiliza para meriendas y tertulias. Sofás con estructura de hierro forjado y colchonetas de algodón, de venta en Grupo 13. La mesa de centro, de madera envejecida, y el banco de hierro proceden de Becara. Cojines, de la firma Gastón y Daniela. Las copas se venden en El Almacén de Loza.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La cocina

La inclinación del techo y las vigas de madera vista otorgan cierto carácter campestre a la cocina. Este estilo se reforzó con azulejos de aire rústico, que contrastan con la atrevida mezcla de muebles del office. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El office

Un amplio ventanal permite disfrutar del jardín durante las comidas y desayunos. Mesa y sillas del comedor, de Ikea. Banco recuperado. Lámpara, de Habitat. Los armarios de cocina se adquirieron en Cocinas Isidoro. Revestimientos cerámicos, de Azulejos Delgado. Menaje, de El Almacén de Loza.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ambientes para el descanso en el dormitorio

Ropa de cama, de la firma Textura. Almohadones y cojín fresa, de Gastón y Daniela. Butí rosa, de Zara Home. El cuadro sobre el cabecero es una obra del pintor Juan Movellán. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dormitorio principal

El encanto del dormitorio principal radica en la combinación de muebles de diversa procedencia. La tranquila atmósfera que se respira se logró con el predominio de los tonos neutros. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dormitorio

fundas nórdicas, almohadones de flores y mantas verdes, todo de Textura. Los cuadritos son de Ikea. Las sábanas azules se compraron en Zara Home. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Soluciones funcionales en el cuarto de baño

La comodidad y la sencillez priman en la decoración, tanto de los dormitorios como de los baños. Cuadro, de Fann. Toallas, de Textura. Cestas y alfombrilla, de Ikea. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
PLANO E IDEAS

- Al contar con varios asientos es posible dividir la tertulia en dos zonas; por eso, se optó por dos mesas circulares que se pueden unir o separar según las necesidades.
- La estantería se integró a la perfección al aprovechar el retranqueo formado por la chimenea. Consta de varios estantes volados, lacados igual que la pared, y con el inferior de mayor fondo para proporcionar apoyo al televisor.
- La solución para fundir exterior e interior fue instalar cerramientos con ventanas abatibles y un gran vano fijo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas