Un hogar nórdico y optimista

En este ático de Gotemburgo reina la luz, los materiales acogedores, la historia del edificio y las pinceladas de colores alegres. Una vivienda que hace que sonriamos con solo atravesar su puerta.

Al caminar por esta calle de Linnéstaden, uno de los barrios más efervescentes de Gotemburgo, y ver la fachada rígida de piedra de un edificio centenario, nada nos hace prever que su interior, y más en concreto su última planta, acoge una vivienda amable, luminosa y con efecto antidepresivo. Los 81 metros cuadrados de este piso (a la venta en la agencia inmobiliaria Alvhem) están repartidos en dos habitaciones, un salón, una cocina y un baño y cuenta con una terraza perfecta para los días soleados.

Al adentrarnos en este hábitat, una sensación de serenidad nos invade. Sus suelos originales de 1900 nos acogen, los techos altos nos permiten respirar, sus ventanales dejan pasar los rayos de sol y amplían visualmente los espacios. Esto añadido a una decoración a la vez cálida y fresca, con una base blanca y gris amenizada con sabios toques de colores más fuertes, como el verde y el rojo, nos relajan a la vez que nos activan.

Fotos: Fredrik J Karlsson / SE360
www.alvhem.com 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Empezar con buen pie

En la entrada, lo primero que encontramos es un espacio para guardar abrigos y zapatos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cambio de suelo

Las plaquetas de la entrada dan paso al suelo de madera. Una buena solución para evitar llevar suciedad al interior de la casa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Pasillo

Como el pasillo del que parten las estancias era algo estrecho, se optó por el blanco y un mueble suspendido para aportar ligereza y luminosidad al espacio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Pieza clave

El salón se distribuye a partir de un gran sofá en forma de L.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Pinceladas de color

Los cojines y una butaca aportan toques verdes y rojos a la base gris y blanca de la estancia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Luminosidad

Al ser una última planta y contar con muchas ventanas, el interior cuenta con mucha luz.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Nada que ocultar

Con unas baldas se ocupó y aprovechó una de las paredes del salón.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Conexión

El dormitorio y el salón están conectados a través de una puerta de doble hoja.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Seguir el patrón

Al estar comunicadas ambas estancias, se continuó con el mismo estilo y gama cromática.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mira por dónde pisas

Se contactó con unos artesanos para que recuperaran los suelos originales de madera de 1900.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Secretos de alcoba

Entramos en el dormitorio...

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mucha capacidad

Aprovechando la altura de los techos se han instalado varios armarios por toda la casa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Materia gris

La alfombra y un cabecero, ambos grises, delimitan la zona de descanso.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Merecido descanso

Vista del dormitorio principal.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Altos vuelos

La lámpara potencia la altura de los techos, de casi 3 metros.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Siempre a mano

En un rincón del dormitorio se ha instalado una zona de almacenaje abierto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Echar flores

La zona de almacenaje abierto se ha delimitado con un papel pintado de flores.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Contraste

La delicadeza de las flores contrasta con la pared de ladrillo visto, encontrada durante la reforma de la vivienda.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Rincón de lectura

Aprovechando el rincón de ladrillo visto se ha creado un rincón de lectura con un sillón y una lámpara de pie.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Puertas abiertas

Las puertas de doble hoja permiten ampliar visualmente el espacio y conseguir intimidad cuando se necesite.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Segundo dormitorio

El piso de 81 metros cuadrados tiene dos dormitorios.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Caso de estudio

El segundo dormitorio se ha destinado a una zona de estudio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Otros usos

Cuenta con el tamaño suficiente para instalar un segundo dormitorio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cocina con comedor

La cocina cuenta con una zona de comedor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Quedarse en blanco

Se escogieron la mesa y las sillas blancas para aumentar la luminosidad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Clase de geometría

Una lámpara con pantalla geométrica aporta carácter a la estancia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cocina completa

Los armarios de la cocina se han distribuido en forma de L.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Destellos

El frente de la cocina se ha cubierto con gresite en tonos metálicos, creando un juego de luces muy interesante. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Baño

El piso tiene un baño completo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Lavar y secar

La zona de lavado se ha colocado en el baño.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un plus

Uno de los grandes atractivos de la vivienda es su balcón.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Vida exterior

Vista de la terraza, perfecta para los días soleados.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Tomar el fresco

El suelo de madera hace que la terraza resulte muy cálida.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Vistas

En esta calle de Gotemburgo se encuentran algunos de los últimos edificios centenarios con fachada de piedra de la ciudad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Tener buena planta

El plano del piso de 81m2.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas