Una casa renovada manteniendo los antiguos accesorios

Los interioristas del estudio itta han conseguido llevar nuevos aires hasta esta vivienda madrileña empleando algunas de las piezas que ya se encontraban en ella.

image

Un pasillo largo del que partían muchas puertas, espacios muy cerrados en los que la luz no fluía, paredes con gotelé, techos bajos, suelos de madera que crujían con cada paso... Este fue el panorama con el que se encontró el estudio itta al cruzar atravesar el umbral de este piso madrileño. "La vivienda carecía de amplitud, luminosidad y estilo", afirman."Los clientes querían un hogar actual, funcional y cómodo", explican y detallan su plan: "Las prioridades del proyecto eran la total renovación y actualización de la vivienda". Pero hacer borrón y casa nueva no estaba permitido, ya que los propietarios querían conservar un toque clásico y los accesorios y el arte que ya tenían, "recuerdos de muchos años".

Para unificar y ampliar los espacios, el estudio eliminó pasillos y paredes innecesarias y recubrió los suelos de toda la casa con gres porcelánico efecto madera, "un acabado extraordinario para mantener la calidez ambiental de la madera, evitando los molestos ruidos". La modernización se logró quitando el gotelé de las paredes y la luz se hizo subiendo todo lo que se pudo los techos. Una gran puerta corredera de dos hojas es ahora el acceso al salón-comedor, un espacio ahora unificado y decorado con molduras que aportan elegancia y un toque de clasicismo renovado, un estilo que combina a la perfección con los accesorios decorativos que tenían ya los propietarios y que los diseñadores mezclaron con nuevos muebles.

El resultado habla por sí mismo: un interior completamente nuevo que mantiene toda la esencia del pasado y que fusiona elegancia, tradición y contemporaneidad.

www.ittaestudio.com
Fotos: Luzestudio

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Clasicismo renovado

Los propietarios de este piso de Madrid querían mantener su estilo clásico (y sus accesorios), pero darle un aspecto más fresco. El reto lo aceptó el estudio itta.

Bien aprovechado

Los sofás y los orejeros, todo de Villdis tapizados con telas de Romo, se dispusieron en forma de U para aprovechar al máximo el espacio.

Centro de atención

En medio de la zona de estar, la mesa en Travertino natural de Creaciones Moll.

Simetría

A ambos lados del sofá principal dos lámparas de El Corte Inglés dan un toque de color a juego con el kilim.

Damas de hierro

Las mesas auxiliares son de hierro de obra de Oscar Vautherin.

Unir para vencer

El comedor y el salón ahora comparten un mismo espacio. Sobre la mesa de nogal, de Palisandro, lámpara de Wever&Ducré, en Lámparas Oliva.

Reinterpretar el pasado

Muchos de los accesorios y el arte ya pertenecían a los propietarios y querían conservarlos, por lo que los interioristas tuvieron que hacerles sitio dentro de su proyecto de renovación.

En sintonía

El aparador, al igual que la mesa del comedor, es de madera de nogal y se compró en Palisandro.

Puertas abiertas

Un largo y monótono pasillo recorría la casa. Para darle dinamismo, los interioristas crearon un gran acceso al salón-comedor con puertas correderas.

Paso de luz

Los cristales de las puertas permiten que la luz llegue hasta el pasillo.

Aprovechar las debilidades

Se ha utilizado una viga que recorre el pasillo para instalar iluminación indirecta.

Pisar fuerte

Los espacios se unificaron al emplear el mismo suelo en todas las estancias, un gres porcelánico con efecto madera.

Cocina minimalista

Los armarios sencillos y blancos fueron los elegidos para la cocina.

Dormitorio principal

En esta estancia lo que primó fue aprovechar al máximo el espacio para conseguir mucho almacenamiento.

Toque de color

El cojín es de Tailak y, junto con las alfombras, aporta un contrapunto a los colores serenos.

Un buen apoyo

Las mesillas de noche son de teca, de estilo colonial.

Segundo dormitorio

Esta estancia se ha empleado como sala de estar.

Tres en una

Junto al sofá, tres mesas nido de madera y metal.

Rincón de lectura

Este espacio junto a una ventana se aprovechó para crear un rincón de lectura perfecto.

De flor en flor

Una tela con estampado de flores y unos cojines verdes aportan color entre tanto blanco.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas