Una casa familiar en la playa

En la bretaña francesa descubrimos esta casa con vistas al mar perfecta para pasar las vacaciones en familia.

Despertar con el olor del mar. Abrir la ventana y ver el Atlántico. Desayunar disfrutando de la naturaleza. Pasear por un jardín escuchando el romper de las olas mientras ves atardecer. Sentarse junto al fuego de la chimenea. Desconectar... Todo esto es posible en esta casa con fachada de madera blanca que hoy visitamos en la ciudad costera de Saint Malo, en la Bretaña francesa. Rodeada por una parcela de 4.000 metros cuadrados, esta vivienda está disponible para alquilarse durante las vacaciones y tiene capacidad para ocho personas en sus dos habitaciones de matrimonio, dos individuales y dos infantiles.

Todo está pensado para que el retiro vacacional sea inolvidable (y nada traumático). Dos baños y tres aseos para que no haya disputas, una cocina totalmente equipada, zonas exteriores áreas para descansar y comer durante los días soleados y las noches estrelladas, decoración cálida, con aires marineros y tonos neutros para sumergirnos en una atmósfera de calma e, incluso, leña para encender el fuego de la chimenea. Un lugar del que no querrás regresar.

www.casalino-homes.com

Publicidad - Sigue leyendo debajo
La casa blanca

En la costa de la Bretaña francesa visitamos esta casa perfecta para que una familia pase las vacaciones.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Todo en orden

Ya desde la entrada podemos percibir que todo ha sido pensado para que una familia numerosa se encuentre cómoda durante su estancia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Calidez

En la planta baja la madera es la protagonista, consiguiendo dar calidez pero sin oscurecer el espacio gracias al tono claro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Zona de confort

Tres sofás situados en forma de U delimitan la zona de estar del salón.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Junto al fuego

Dentro del precio del alquiler viene incluida la madera, para garantizar noches junto al fuego perfectas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Relax

Los tonos neutros consiguen crear una atmósfera calmada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Compartir es vivir

El espacio principal lo comparten el salón, el comedor (en la imagen) y una zona de lectura con vistas al mar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Detalles

Aunque es una casa de alquiler vacacional, se han cuidado su decoración al detalle.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El gran azul

Desde el comedor también se puede disfrutar del Atlántico.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cocina

En la cocina reinan la sencillez y el estilo marinero.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Aires marineros

Los muebles ligeros y con cortinas, una pareja de lámparas que bien podrían estar en un barco, suelo de madera...

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Al agua

Como decoración del pasillo, un flotador antiguo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Madera

Por momentos, la madera da la sensación de que nos encontremos en un barco.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dormitorio

Uno de los dormitorios de matrimonio de la casa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Baño

En el baño la madera también lo cubre todo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Baño relajante

Una gran bañera y dos lavabos. Todo está pensado para relajarse y evitar conflictos de convivencia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Azul, blanco y rojo

Otro de los dormitorios con cama de matrimonio de la casa decorado con los colores de Francia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Días de playa

En otra de las habitaciones, el armario nos recuerda a las antiguas casetas para cambiarse de ropa en la playa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Viajar con niños

La habitación infantil cuenta con dos camas y con la posibilidad de instalar una cuna.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Blanco

La última de las habitaciones se ha decorado totalmente en blanco, dando protagonismo al relax y a las vistas sobre el mar

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Segundo baño

Además de contar con dos baños completos, la casa tiene tres aseos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Rincón de lectura

Sí, hay algo mejor que un rincón en el que relajarse a leer... que tenga vistas al mar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Exterior

En el exterior, varias zonas de relax permiten disfrutar del buen tiempo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Salón

Un salón exterior para las reuniones familiares.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Comer fuera

El comedor exterior con sillas y mesa de madera.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El horizonte

Vistas del jardín y del exterior de la casa desde el comedor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Paseo

Desde la casa parte un camino que recorre la costa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Jardín

En el exterior, un jardín de 4.000 metros cuadrados rodea la casa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Pura fachada

La casa vista desde fuera.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Meterse en un jardín

El refugio perfecto para pasar las vacaciones rodeado de naturaleza y cerca del mar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas