Un apartamento reformado para ganar luz

El estudio EO arquitectura ha derribado las paredes que mantenían el interior de esta vivienda en penumbra y lo ha modernizado combinando sus elementos originales con nuevos.

image

"Presentaba una imagen decaída y sombría debido a la excesiva compartimentación. Exceptuando las dos salas que dan a la fachada principal, el piso apenas tenía iluminación natural". Así explican desde EO arquitectura el oscuro y deprimente estado en que se encontraba un piso en el Eixample barcelonés antes de pasar por sus manos y experimentar un proceso de reforma completa. Cuando el proyecto llegó a su estudio, los arquitectos tuvieron claro desde el primer momento el principal objetivo a lograr: "aprovechar la escasa luz natural".

Para conseguirlo, decidieron romper todas barreras que impedían que los rayos del sol camparan a sus anchas por su interior. Solo quedaron en pie los tres muros de carga, que el estudio puso a su favor al usarlos para dividir los 65m2 del piso en tres áreas principales: un salón, una cocina con comedor y el dormitorio principal.

Durante la reforma, restauraron los elementos tradicionales con los que contaba la vivienda, como las molduras y carpinterías, y crearon nuevas puertas y vigas de líneas actuales. El color blanco, que han usado con profusión, sirve para aumentar la luminosidad y se ha dado coherencia a las dos épocas que conviven en la casa gracias a los suelos de roble, que recorren todos los ambientes, "actuando como una capa continua que unifica los espacios y que puntualmente se eleva para construir el mobiliario", señalan.

Fotos: Adrià Goula

www.eoarquitectura.com

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Abrir fronteras

EO arquitectura ha sido el estudio responsable de convertir un oscuro y claustrofóbico apartamento en Barcelona en un hogar luminoso y de espacio amplios.

Eliminar barreras

Para conseguir dejar la luz pasar, derribaron todos los muros que pudieron, dejando solo tres en pis (los de carga)

Pasado y presente

Los arquitectos restauraron elementos tradicionales de la casa y los combinaron con otros nuevos, encontrando una coherencia entre ellos gracias al color blanco y a la madera de roble del suelo y los muebles.

Política de apertura

En los muros de carga, abrieron más los huecos para conectar los espacios y dejar que pasara la luz.

Espacios compartidos

Entrente de la cocina han colocado una zona de comedor.

Luz natural

El salón es la estancia con más luz, por lo que el objetivo de la reforma fue multiplicar la luminosidad de esta sala y llevarla hasta otras.

A lo grande

Se abrió el dormitorio principal al pasillo y se añadió una pequeña habitación que ahora es el vestidor.

Blanco, negro y madera

Vista del baño, en las mismas tonalidades que el resto de la casa.

Acabados nuevos

La mayoría de los elementos añadidos han sido elaborados con madera contrachapada con acabado en roble.

Antes

Oscuro y con barreras que impedían que la luz llegara al interior de la vivienda.

Plano antes

Los 65m2 estaban muy compartimentados.

Plano después

Se derribaron tabiques para crear espacios amplios y muy luminosos.

Antes y después

En estos planos podemos ver los cambios que se produjeron tras la reforma

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas