Un piso de 45m2 con aires de loft

Una reforma dio una segunda oportunidad a este piso del centro de la capital gala. Gracias a una ventana interior y al ingenio de una interiorista se consiguió llenarlo de luz y hacerlo visualmente más amplio.

En el Marais, uno de los barrios más efervescentes del centro de París, una pareja de treintañeros había decidido apostar por un apartamento de 42 metros cuadrados situado en un palacete de finales del siglo XVIII. Aunque el tamaño no era muy grande, los anteriores propietarios de esta vivienda la habían dividido en varias estancias y los tabiques comprimían más el espacio. El objetivo a conseguir con la reforma era "crear en estos 42 metros cuadrados un espacio para que una pareja de jóvenes activos y dinámicos pudiera vivir", afirma Maureen Karsenty, la interiorista responsable de este proyecto, que añade: "mi filosofía reposa sobre la creación de espacios contemporáneos, elegantes y cálidos, a la vez que potencio la esencia de la arquitectura original".

La esencia de este piso la encontró al rascar la pared: un muro de piedra típico de las construcciones de los faubourgs parisinos que le dio la idea de crear un hábitat inspirado en los lofts. Todo el espacio se derribó (incluso la chimenea, que, lamentablemente, fue imposible de rescatar, y con lo que se consiguieron 3 metros cuadrados más, "un lujo en París", explica). Sobre esta tabula rasa, la interiorista dibujó un gran espacio compartido por el salón y la cocina abierta con una barra como comedor, un baño y un dormitorio con vestidor, separado del resto mediante un tabique con ventana en hierro, inspirada en los talleres industriales.

La reforma se concluyó en tres meses y su decoración en uno. "La selección de muebles, lámparas y accesorios compensa la sobriedad de este piso", expone Maureen que ha llenado su interior con piezas vintage y nuevas creaciones de líneas delicadas, terciopelos y toques de colores vivos como el mostaza y el azul Klein, como el papel pintado que hace las veces de cabecero en el dormitorio.

www.maureenkarsenty.com

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Nueva vida

Una pareja compró un viejo piso situado en el Marais parisino para comenzar la próxima etapa de su vida.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Derribar muros

La interiorista Maureen Karsenty fue la encargada de convertirlo en un hábitat que se adaptara a sus necesidades de jóvenes activos y dinámicos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Esencia

La interiorista decidió dejar al descubierto y potenciar el muro de piedra, típico de las construcciones de la zona.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Contraste

Para compensar la dureza de la pared de piedra, los muebles se eligieron de líneas amables y texturas delicadas, como el terciopelo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mirada contemporánea

Sobre un mueble del salón, un retrato de la modelo Kate Moss con una lámpara dorada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Compartir es vivir

El salón comparte un espacio de 27 metros cuadrados con una gran cocina, situada justo enfrente de la pared de piedra.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Aires de loft

La pared de piedra inspiró a la interiorista, que decidió apostar por el look de loft industrial mezclado con el estilo parisino.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ventana interior

Un tabique semiabierto conecta el salón-cocina con el dormitorio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mente abierta

De esta forma se consiguió potenciar la luz y conectar los espacios, haciéndolos más amplios visualmente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Caer en sus redes

Detalle de las lámparas de red metálica del salón.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Paleta de color

Al ser un espacio pequeño y muy conectado, se empleó la misma paleta cromática para el salón y para el dormitorio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Papel protagonista

En el dormitorio, a modo de cabecero, papel pintado Printed Cork 3D, de Nobilis.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Colores

Predominan el color mostaza y el azul Klein.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Bien equipado

El dormitorio cuenta con armarios ocultos para liberar el espacio y dejar libre el espacio de circulación.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cocina abierta

Una de las paredes del salón se reservó para colocar la cocina.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Profundidad de campo

El color negro de sus armarios da profundidad al espacio y lo amplía visualmente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un buen equipo

Al mantenerla abierta y ampliarla, Maureen logró mucho espacio para incluir áreas de trabajo y de almacenaje.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Comer en casa

En la isla se colocó una barra alta para poder emplearla como comedor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Baño blanco

El mármol de Carrara reviste las paredes y el suelo del baño.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Líneas rectas

El mobiliario en líneas rectas aporta volumen al espacio sin recargarlo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cambia el patrón

Mientras para el suelo se optó por piezas grandes de mármol, la ducha se ha revestido con pequeños hexágonos. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Baño de luz

Se eligió el color blanco y el mármol para darle luminosidad al baño.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Antes

En la entrada se situaba antes la cocina. Ahora la ocupa el salón.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Antes

Este tabique se sustituyó por otro semiabierto mediante una ventana.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Antes
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Antes
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Antes

La chimenea no pudo salvarse. Al quitarla se consiguió un espacio extra de 3 metros cuadrados.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Antes
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Antes

Vista del baño antes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas