Un ático tríplex minimalista en blanco luminoso

Junto al puerto de Palma, un ático en muy mal estado se ha reformado dando como resultado un hogar donde el blanco y las vistas son los grandes protagonistas.

Hoy, desde sus ventanas se divisa el castillo de Bellver, una de las pocas fortificaciones de planta circular gótica que queda en pie en Europa, pero, antes de ser rehabilitada, el pésimo estado en que se encontraba esta vivienda era el que atraía todas las miradas. Los encargados de llevar a cabo este cambio radical han sido María Martín K y Pablo Hernández, el dúo que compone el estudio utoo.cool, que explican que «los objetivos principales eran dotar de amplitud a los espacios, dar protagonismo a la luz del noroeste y potenciar las preciosas vistas».

Consiguieron lo que buscaban empleando el microcemento blanco, con el que han cubierto los suelos de toda la casa y las paredes de la cocina y los baños, creando un efecto de ciclorama entre ellos. Las pocas notas de color las podemos encontrar en el reducido mobiliario y en la madera de pino mallorquín con la que se han fabricado las puertas y los peldaños de la escalera de caracol que recorre todo este tríplex, repartido en comedor y cocina en la primera planta, un dormitorio con aseo en la segunda y un baño y un estudio multifuncional con terraza en la última.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Quedarse en blanco

Al entrar en este ático lo primero que llama la atención es el gran espacio, blanco y diáfano, que comparten la cocina y el comedor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Continuidad

En la reforma, los arquitectos del estudio utoo.cool cubrieron los suelos de toda la vivienda con microcemento blanco.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Escultórica

En este contenedor blanco destaca la escalera de caracol que une las tres plantas de esta casa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dormitorio minimalista

En la segunda planta descubrimos el dormitorio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Obra plástica

Las obras de arte de la casa son de la arquitecta Marisa Martín K, también responsable de la reforma. Al fondo, tras una puerta de madera de pino corredera, el aseo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Baño blanco

Vista del aseo del dormitorio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Escalera de caracol

Las paredes de la escalera se han cubierto con un papel pintado de Gancedo. Los escalones son de madera de pino mallorquín.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Multifuncional

En la última planta, un baño completo y un espacio multifuncional.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Terraza

En la terraza se ha continuado la estética del interior: minimalista y blanca.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Vistas

Desde la terraza puede verse el castillo de Bellver, una joya del gótico europeo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas