Una luminosa vivienda decorada con estilo nórdico

El estilo nórdico caracteriza la decoración de esta vivienda, súper luminosa, que ganó espacio al anexionarle un piso contiguo. Hoy luce de fiesta para recibir la Navidad.

La llegada de un segundo hijo, la necesidad de disponer de más espacio y la posibilidad de adquirir la casa de al lado fue el cúmulo de circunstancias que hicieron posible la reforma de esta vivienda, situada a las afueras de Madrid, con resultados espectaculares. Los dueños, ya encantados con su piso luminoso, vieron cómo la planta original duplicaba sus dimensiones, pasando de 70 m a 140 m. Y lo mejor de todo, sin mudanzas. El hecho de que los pisos fueran simétricos (unidos por el salón) resultó una ventaja a la hora de tirar tabiques y ampliar espacios fácilmente. La vivienda original, compuesta por salón, cocina, baño y tres dormitorios, sufrió cambios sustanciales en su distribución ya que los dueños decidieron reservar esa parte de la casa para uso y disfrute de los niños. La obra se aprovechó para pintar paredes y techos en blanco y renovar el suelo con una tarima laminada de Ikea, también blanca, para potenciar así la luminosidad. El vestíbulo y el cuarto de baño infantil, reformado por completo, se cubrieron con baldosa hidráulica. La cocina pasó a ser una zona de lavado, y las habitaciones dieron paso a dos dormitorios infantiles, uno para cada niño, y a una sala de juegos para los pequeños.

En la casa anexionada la reforma fue total. Aquí sí que se tiraron varios tabiques, empezando por el central, para ampliar la entrada a la casa y el salón. Éste, al duplicarse, cuenta ahora con un amplio comedor, un rincón de lectura y otra terraza. Además, se eliminó un segundo tabique con el fin de unir dos habitaciones y agrandar el dormitorio principal, que gana un vestidor e integra el cuarto de baño reformado. Por último, se tiró un tercer tabique para crear un estudio independiente por el que se accede desde el salón a través de unas puertas correderas. La cocina también ganó espacio, ya que se eliminó el tendedero para contar con un office. En cuanto a la decoración, prima el reconfortante estilo nórdico, donde la serenidad de los tonos neutros revive gracias al colorido de piezas, textiles y adornos típicos de las fiestas navideñas.

Aislamiento perfecto: Además de ganar en espacio, la vivienda duplicó su luz natural.Todas las ventanas se sustituyeron por modelos de aluminio blanco con doble rotura de puente térmico, para aislar la casa del frío y del calor. El salón dispone ahora de dos balcones con vistas a un jardín. Uno de ellos se cerró con ventanas, y se transformó en un pequeño invernadero. En el otro se instalaron unas puertas abatibles que, al abrirse por completo, permiten que la naturaleza exterior entre en la casa. Todas las puertas se cambiaron por otras en blanco, bien abatibles o correderas; como la del baño, integrado en el dormitorio principal, o el estudio que da al salón.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Salón ampliado

Ubicado junto a los dos balcones, el salón duplicó
su espacio original al anexionar el piso vecino. Además, se dividió en varios ambientes. Está formado por dos sofás colocados en   forma de L (uno de ellos es una cuna reciclada) y una mesa baja. Al fondo, se creó una habitación nueva con puerta corredera que hace las veces de estudio.
Sofá tres plazas Stocksund (499 €) y mesa de centro Trulstorp (99 €). Alfombra de piel de vaca Koldby y reloj PS Pendel; todo, de venta en Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Muebles reciclados

Como las cunas tienen poco tiempo de vida útil, lo mejor es reciclarlas; como esta, que pasó al salón convertida en sofá. Solo tienes que desmontar los barrotes, tapizar el colchón y cubrirla con cojines para que quede perfecta. Cuna Gulliver, de Ikea (89,99 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Rincones aprovechados

Un módulo amarillo preside el colorista vestíbulo cubierto con suelo hidráulico muy atractivo. En el recibidor: alfombra de yute reversible Vinter 2016 (29,99 €) y pantalla para lámpara Nymö (49,99 €). En el salón: sillón de ratán pintado en verde Holmsel (49,99 €). Todo, de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Consola blanca

Detrás del sofá se dispuso una consola blanca, a modo de escritorio, y una butaca.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Espacios conectados

En una esquina del salón-comedor se ubicó un acogedor rincón de lectura donde prima el estilo rústico. Un sencillo vano abierto en la pared, que comunica con la cocina, se convierte en práctico pasaplatos y permite que circule la luz natural entre estancias. Mecedora Grönadal (199 €), lámpara de techo PS Maskros (89 €) y alfombra de yute reversible Ternslev (149 €). Todo, de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Comedor generoso

La ampliación del salón supuso ganar un amplio comedor, que se ubicó frente a la zona de estar. Está formado por una mesa para ocho comensales y sillas de diferentes estilos, aunque prima el blanco y el beis. En la pared, se colocó una vitrina blanca para tener a mano la ropa de mesa y la vajilla.
Mantel de algodón y lino Vintel 2016 y vajilla Arv. Todo se vende en Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Los detalles

Apuesta por una mesa elegante donde prime la sencillez: un cordel como servilletero, marca puestos de madera natural, cristal fino y candeleros decorativos, como el portavelas Ändlös, de Ikea (4,99 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cocina, al rojo vivo

Amueblada en blanco y beis, la cocina respira ambiente navideño gracias a los complementos textiles y a las piezas de menaje. Como el antiguo tendedero se le anexionó tras la reforma, ahora cuenta con un práctico office. Paños de cocina, cuencos, bandejas y portavela, de la colección Vinter 2016. Tazones grises Dinera (1,99 € c/u) y lámpara de trabajo articulable Tertial (9,99 €); todo, de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un office da vida a la cocina

Para comidas rápidas o como superficie de trabajo, este espacio es un plus indiscutible. Rodéalo de taburetes altos como estos, modelo Råskog, de Ikea (29,99 € c/u).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Almacenaje extra

Al fondo de la cocina, bajo el gran ventanal cubierto con estores, se colocaron dos carritos auxiliares.
En sus bandejas se dispusieron cajas, botes y cestos, a modo de despensa, que quedan ocultos al colgar los paños.Delantal rojo (5,99 €) y cajas de galletas (7,99 €/3), de la colección navideña Vinter 2016. Cubo, Socker (4,99 €). Todo, de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Árbol sobre cabecero

A la derecha, el otro dormitorio, con un árbol sobre el cabecero realizado con guirnaldas luminosas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dormitorio infantil

La casa original se destinó a los niños. En ella se encuentran sus dos dormitorios, un cuarto de baño, una sala de juegos y la antigua cocina, que ahora es una práctica zona de lavado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Escritorio en el dormitorio

En ambas habitaciones se incluyó una cama de 90 cm y un escritorio; ahora predomina la decoración navideña. Textiles y papel de regalo, de la colección Vinter 2016. Pantallas para lámparas de techo Sträla
(4,99 € c/u); todo, de venta en Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un baño doble para compartir

Al lado de los dormitorios infantiles se encuentra el baño, reformado por completo y a la medida de los dos hermanos: cada niño cuenta con su propio lavabo y un armario de pared donde almacenar sus cosas. Armarios para lavabo Silverån, con una puerta, y módulos de pared Gunnern (39 € c/u), con espejo, en blanco y turquesa. Toallas, de la colección Vinter 2016 (3,99 € c/u). Todo, adquirido en Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dormitorio con vestidor

Al eliminar uno de los tabiques de la nueva casa se unieron dos estancias para ampliar el dormitorio principal. Además de la cama de matrimonio, ahora cuenta con un coqueto tocador, vestidor y espacio de almacenaje. Mesa para portátil Vittsjö (34,99 €), espejo Hemnes (59,99 €) y tela de cortinas con diseño de troncos Margareta (7,99 €/m). Todo, de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Piezas con solera

En el vestíbulo, delante de una pared entelada, se colocó un antiguo baúl de herencia familiar que luce todo su encanto. Ya en el salón, se aprovechó un soporte de macetas para depositar velas y adornos navideños

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Camino de velas

El pequeño pasillo que comunica el baño con el dormitorio principal se iluminó con una lámpara de techo y, como apoyo, se colocó una fila de velas sobre un soporte. Estante Mosslanda, de Ikea (5,99 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Armario de puertas correderas

El nuevo vestidor, junto a la ventana, acoge un generoso armario de puertas correderas y un mueble central para almacenamiento. El espejo con luces y el maniquí dan cierta atmósfera de camerino. Armario Pax, de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Con ducha y bañera

La puerta del baño original se eliminó para comunicarlo con el dormitorio mediante una nueva, corredera. Así se ganó espacio y no fue necesario renunciar a bañera o ducha. El ambiente se alicató con azulejos blancos tipo Metro y el suelo se cubrió con baldosa hidráulica. Sobre la pared de la bañera destaca una atractiva composición de láminas y fotos. Farol decorativo para vela modelo Gottgöra (29,99 €), de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Plano de la vivienda

Plano de la vivienda

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas