El increíble cambio de una casa

Nos cuesta creer que sea la misma casa.

Una casa reformada
Jessica Glynn Photography

Cuando Alison Jennison entró por primera vez en esta casa de Brooklyn, lo que vio fueron paredes con pintura verde, revestimientos de madera y techos con paneles de fibra. La mayoría de la gente se quedaría mirando las carencias, no el potencial. Pero Jennison no es la mayoría de la gente porque después de ver la casa, esta diseñadora de interiores, decidió comprala y arreglarla para convertirla en su propia casa familiar.


Publicidad - Sigue leyendo debajo
Después: Ladrillo, vigas y chimenea
Jessica Glynn Photography

Jennison dejó las paredes originales de ladrillo, las vigas y la chimenea que encontraron escondida tras los muros.

Después: Luz
Jessica Glynn Photography

Gracias a la reforma la casa ha ganado mucha luz, ya no hay paredes que la retengan y el color blanco es de gran ayuda. Jennison consiguió una casa luminosa y, a la vez, acogedora.

Después: Concepto abierto
Jessica Glynn Photography

Jennison estaba segura de que quería una casa de concepto abierto y así lo hizo. Salón, comedor y cocina conviven en un mismo espacio. Con esto la casa ganó en amplitud y luminosidad.

Después: Cocina
Jessica Glynn Photography

La cocina fue restructurada por completo. Jennison la movió al centro de la sala para jugar con el concepto abierto. Los armarios, por si los habéis reconocido, sí, son de IKEA.

Después: Aire vintage
Jessica Glynn Photography

Jennison quiso plasmar su gusto personal en la cocina y añadió detalles en oro, como los grifos o los tiradores. Con el azulejo de metro y otros detalles la interiorista quiso dar un toque vintage a este espacio.

Después: Detalles
Jessica Glynn Photography

Como buena interiorista conoce el poder de los pequeños detalles y ese conocimiento lo aplicó en su casa. Esta foto es un buen ejemplo de ello.

Después: Dormitorio
Jessica Glynn Photography

El nuevo dormitorio es espectacular, no podemos dejar de mirar el papel que está detrás de la cama, ciertamente el protagonista de esta estancia.

Después: Baño
Jessica Glynn Photography

Aun así, es el baño lo que querríamos llevarnos todos a casa. Ya que la casa original no tenía un baño en la segunda planta, tuvieron que convertir la oficina en uno dando espacio a tener una gran bañera en él.

Antes: Primer paso
Jessica Glynn Photography

¿El primer paso? Destruir toda la casa. "Quería un espacio que fuera cálido y acogedor", dice Jennison. "Donde mis hijos pudieran jugar cómodamente pero que también fuera sofisticado". Es por eso que Jennison tiró todas las paredes interiores para crear un concepto abierto. Después de hacer esto, ella descubrió algunos elementos más que encantadores que antes estaban escondidos - como las vigas originales o las paredes de ladrillo así como una chimenea.

Antes: Todo separado
Jessica Glynn Photography

"Tiramos el muro existente y contuvimos la respiración uns¡os segundos, esperando que el muro de ladrillo estuviera en buenas condiciones", contó Jennison a Today. "Realmente tuvimos mucha suerte". Tirar las paredes supuso abrir el espacio, bastante.

Antes: Una casa estrecha
Jessica Glynn Photography

Jennison también derribó las paredes del vestíbulo y quitó el armario de las escaleras para que la casa pareciera mucho más ancha.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas