Una casa con nueva imagen

La distribución de esta casa madrileña, con pocas ventanas a la calle y muchos ambientes interiores, requirió una original reforma en la que el juego de volúmenes con distintas alturas marca la pauta.

La decoración de este piso no fue un reto sencillo. El edificio, ubicado en el centro de Madrid, tenía una fachada relativamente estrecha por la que entraba abundante luz natural, pero la mayoría de las habitaciones se prolongaban hacia el interior, alrededor de un patio de vecinos. Entre ambos, quedaba una zona central sin ventanas —justo frente a la puerta de acceso a la vivienda— que complicaba la distribución, porque cualquier ambiente que se quisiera crear en ella carecería de iluminación natural. El caso implicaba una solución profesional, de ahí que los propietarios encargaran la reforma a los arquitectos Maite González Fernández y Diego Martínez Montejano, del estudio Arkittec. El nuevo proyecto resolvió el problema al ubicar en la zona ciega la cocina y un aseo. La primera, además de su papel funcional, actúa como recibidor del piso.

Una vez terminada la nueva distribución, la vivienda quedó organizada en dos zonas: la de día, formada por la cocina, el salón y un aseo; y la de noche, con dos dormitorios y sus cuartos de baño. Para facilitar el paso de la luz natural entre el salón —ubicado junto a la fachada con ventanas— y la cocina, se eliminaron todos los muros innecesarios.

De hecho, la iluminación fue un aspecto clave de la reforma. Maite González y Diego Martínez proyectaron un falso techo que ocultara a la vista las instalaciones de la casa. En él se abrieron fosas y candilejas en las que se colocaron leds, que iluminan con sutileza los espacios de forma indirecta. El juego de volúmenes fue otro apartado decisivo en el proyecto. El equipo de Arkittec planificó diversos elementos con menor altura que el resto de la vivienda. La cocina, la zona de lavabos en el cuarto de baño principal y el vestidor en el dormitorio de matrimonio, se concibieron como espacios independientes cuyas paredes no llegan al techo para facilitar el paso de luz natural desde las habitaciones colindantes. Mención especial merecen los armarios de la cocina, que se prolongan en forma de L para crear un pasillo hacia la zona de noche.

Ese aparente pasillo es, en realidad, un frente con dos armarios. El primero, cerca de la puerta de acceso a la vivienda, se utiliza para guardar los abrigos. En el segundo, la puerta se cambió de orientación y se enfrentó el cuarto de baño principal; en su interior se ocultan la lavadora y la secadora, situados en columna. Dos electrodomésticos voluminosos que, al trasladarlos fuera de la cocina, dejaron más espacio libre en ésta para almacenar menaje y alimentos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Distribución diáfano

Los muebles de la zona de estar se ubicaron de manera que no dificultaran el paso hacia el resto de la casa. El sofá se alineó con el pilar que sirve de soporte al radiador extralarge. Detrás queda espacio suficiente para ir y venir de la cocina. Sofá, de BoConcept. Cojines, de Gancedo. Mesas y jarrones dorados, de A Loja do Gato Preto. Vitrina, de Borgia Conti. Jarrones de cristal ámbar, de Los Peñotes. Figuras de terracota, de Al Bellas. Radiador, de Jaga.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Brillo versus mate

Observa esta imagen. ¿En qué te fijas? Los jarrones acaparan la atención y, a continuación, la mirada se detiene en las mesas de madera. Si colocas un detalle gold, hazlo sobre una superficie mate: los acabados no competirán y cada pieza tendrá su propio protagonismo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Pilares simétricos

Para integrar el radiador vertical del salón, junto a él se realizó una estructura similar -con lamas blancas de madera- que enmarca el paso hacia el resto de la vivienda.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Zona de asientos

Carpintería realizada por Ceebano. De la albañilería se encargó la empresa LG Máximos S.L, la butaca que cierra la zona de asientos es de Oficios de Ayer.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Clásicos atemporales

Los muebles antiguos tienen acabados oscuros. Para recuperarlos, lija el barniz y deja a la vista la madera. Si es un asiento, retapízalo con una tela actual. Jarrón y cojín, de Habitat.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Aparador

Vista del aparador, y del armario de boda, ambos de estilo oriental, dan un aire exótico y sugerente a la decoración.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Taburetes

La segunda, utilizar un pavimento hidráulico, diferente al suelo de tarima de roble -adquirido en Detarima-elegido para el resto de la casa. Por último, los muebles de la cocina no se prolongaron hasta el techo, sino que se dejaron a unos 70 cm de distancia de éste, como un cubo

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Bienvenidos a casa

Nada más entrar en la vivienda, nos encontramos con la cocina. Para delimitar este ambiente del recibidor, se pusieron en práctica tres soluciones. La primera fue colocar una barra de desayunos, con taburetes orientados hacia la zona de cocción, iluminada con tres lámparas. independiente dentro de la casa, con menos altura.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Qué buena pareja!

Los muebles de cocina en blanco y gris armonizan con el suelo, una atractiva composición de cerámica. El contraste entre la línea minimal de los armarios -sin tirador- y el pavimento, de marcado aire retro,
enriquece el ambiente. Muebles de cocina, de Moretti. Baldosas que evocan los suelos hidráulicos, de Azulejos Peña. Las bandejas son de Kenay Home.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Estantes en la cocina

Una buena solución que aprovecha el espacio sin recargar el ambiente, consiste en realizar en la pared donde termina la encimera, estantes con poco fondo para colocar pequeños electrodomésticos o el menaje de uso diario.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Una suite privada

El dormitorio infantil cuenta con una zona de descanso independiente. A ella se accede a través de un pasillo equipado a la izquierda con armarios
de suelo a techo, a modo de vestidor. Sus frentes, lisos, blancos y sin tiradores, se funden con la pared y parecen formar parte de ella. Los complementos de baño y las toallas son de A Loja do Gato Preto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Libélulas que guían...

El vistoso papel estampado se utilizó como hilo conductor entre los diferentes espacios ocupados por su pequeña propietaria.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Zona de estudio

La zona de estudio está marcada por la ampllitud y limpieza que proporciona el color blanco.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dormitorio

Papel, de Nathurai Cotton. Cabecero y mesilla, de Oficios de Ayer. Ropa de cama, de Bassols y Zara Home. Cojín estampado con bandera, de Lexington.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un cubo en el dormitorio

Dentro de la habitación de matrimonio se realizó un vestidor. En la imagen, detrás del maniquí, la visión de un busto en las alturas remarca el hecho de que la pared que separa el vestidor de la zona de descanso no llega hasta el techo. El cabecero, de madera y rejilla, y la mesilla antigua pintada en blanco, añaden un encantador aire de delicadeza.
Mesilla y cabecero, de Oficios de Ayer. La ropa de cama, el plaid y los cojines son de Zara Home.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Vestidor

Es fundamental que cuente con una buena iluminación para visualizar las prendas con facilidad. Las paredes pintadas en blanco y las baldas a tono multiplican la luz, ya sea natural -con una ventana- o artificial.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Atmósfera cálida

El papel que reviste la zona de los lavabos logra una sensación acogedora gracias a su color dorado y a la textura irregular de su acabado. La encimera de madera, el mueble inferior a juego e, incluso, las toallas de color café potencian esa calidez. Sobre esta base oscura, destacan y cobran interés los lavamanos blancos y la grifería de caño alto. Al fondo, una puerta corredera independiza y oculta el inodoro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Esa joya escondida...

La ducha se situó detrás de los lavabos. Sus paredes, revestidas con mosaico de vidrio blanco y gris, multiplican la luz y añaden valor decorativo a una zona que sorprende por su ubicación, como un tesoro semioculto. El mosaico se adquirió en Calvo & Munar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Toallas y accesorios

Lavabos, de Calvo & Munar. Toallas y accesorios, de A Loja do Gato Preto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Espacio mini

Compensa la falta de metros con una decoración impactante. En este caso, el papel con textura, el espejo con marco barroco dorado y el lavabo de diseño transforman un aseo de cortesía en una pequeña joya.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Lavadora y secadora

Ubicar ambos electrodomésticos -muy voluminosos-, plantea dudas. En este piso se situaron en el paso hacia los dormitorios, ocultos en un armario frente al cuarto de baño principal.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Plano de la vivienda

Plano de la vivienda.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas