Una casa reformada para ganar amplitud

A veces tirar tabiques es la única solución para ganar espacio y luz natural. Este piso pedía a gritos una nueva distribución; dicho y hecho. El resultado fue todo un éxito.

Proporcionarle más luz y dotarle de una mejor distribución para ganar metros fue el principal objetivo de la reforma de este piso de 65 m2, situado en el emblemático Barrio Gótico de Barcelona. La vivienda original contaba con 3 dormitorios, un pequeño salón-comedor, un baño y una cocina cerrada. Tras el meticuloso estudio realizado por Nice Home Barcelona y ver todas las posibilidades que ofrecía, se decidió tirar todos los tabiques para cambiar su distribución y convertirlo en un piso de dos dormitorios con un gran salón, un pequeño pasillo, una cocina abierta al comedor, mucho más luminosa, un baño más grande y un pequeño aseo antes inexistente. Ahora, gracias a esta profunda reforma, todas las estancias disfrutan de luz exterior. 

Para empezar, se restauraron las vigas del techo y la carpintería de los ventanales. El suelo, sin embargo, hubo que cambiarlo debido a su mal estado de conservación. Se decidió instalar un parqué de roble en toda la casa, excepto en los cuartos de baño, donde se eligió un suelo hidráulico. Las paredes se pintaron en blanco, para dotar al piso de mayor luminosidad, menos en los dormitorios, pintados en un azul claro. En cuanto al mobiliario, hay un mestizaje de estilos que conviven en perfecta armonía: las piezas rústicas se mezclan con otras vintage y con algún guiño industrial. Y como estamos en una ciudad costera, el mar tenía que estar presente de alguna forma. Se le rindió un pequeño homenaje al elegir textiles de lino, algodón o terciopelo en colores turquesa y verde agua que nos recuerdan la proximidad del Mediterráneo.

Presupuesto:

Derribos    1.220 €
Aislamiento    1.950 €
Fontanería    2.346 €
Pintura    1.484 €
Carpintería    2.800 €
Parqué    2.550 €
Instalación eléctrica    2.850 €
Cocina + electrod.    6.982,5 €
Baños    4.627 €
TOTAL    26.809,5 €

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Vigas vistas restauradas

Uno de los factores que marcó este proyecto decorativo fue la presencia de las vigas vistas que le daban carácter y encanto a la vivienda. La decisión de mantenerlas obligó a su restauración debido a su deficiente estado de conservación.   Blanco luminoso. El techo se pintó en este tono, en franco contraste con el acabado oscuro de las vigas. En las paredes se aplicó un tono piedra claro con el fin de atrapar la luz natural que entra por los dos balcones. La carpintería de éstos también se pintó de blanco, para dar una mayor uniformidad al conjunto. Visillos extra large. La carpintería antigua de los ventanales se conservó. Por fuera, las persianas alicantinas en marrón hacen juego con las vigas. En el interior, las dos hojas de los ventanales se cubrieron con unos visillos largos blancos y livianos, que tamizan el exceso de luz. El tejido arrastra levemente por el renovado suelo de parqué, lo que alarga visualmente su altura. Entre ambos se colocó un mueble esquinero. Parqué, de Balterio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Pintar de blanco paredes y techos

Pintar de blanco paredes y techos con el firme objetivo de captar la luz.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Doble sofá

La zona de estar se ha amueblado con un sofá con chaise longue enfrentado a otro modelo de dos cuerpos, ambos tapizados en tonos claros en contraste con cojines azules, grises y salmón. En la pared, un espejo tipo ventana en trampantojo amplía visualmente la zona. Espejo Camargue (179,90 €) y lámpara orientable Disco (69,99 €); de Maisons du Monde

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un espejo rústico

En el vestíbulo se ha colocado una cómoda antigua con tiradores de latón. Sobre ella, un espejo con el marco blanqueado amplía visualmente la zona. Desde aquí se ve la puerta de acceso a uno de los dormitorios y al fondo, el comedor. Espejo de madera Campagne, de venta en Maisons du Monde (89,99 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un mesa nido

Entre ambos sofás se dispuso en el centro una mesa baja tipo nido que se amplía según las necesidades. Dos mesas pequeñas se ocultan debajo de la grande cuando no se necesitan y se extienden a continuación una de otra, si resulta necesario. Lámpara de techo Sinnerlig, de Ikea (49,99 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mueble esquinero

En lugar de la televisión, el mueble esquinero del salón acoge por sorpresa un espejo exacto al de la zona del recibidor. Su ubicación estratégica, frente al de pared, amplía las dimensiones. El color blanco del mueble aporta luminosidad. Mueble de TV modelo Barbade, de Maisons du Monde (269,90 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cocina en U

La cocina, antes cerrada y sin luz, comparte ahora espacio con el luminoso comedor. Ubicada en un rincón en forma de U, cuenta con electrodomésticos en color gris y armarios bajos de almacenamiento. Al estar concentrada en un frente, el resto de la estancia se aprovechó para situar el comedor, con una mesa alargada, cuatro sillas, un aparador y una cómoda. Electrodomésticos, de la firma Teka.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Puerta corredera

El blanco y los tonos madera imperan en el comedor. Junto a la cocina, una puerta corredera pintada de blanco oculta el pequeño aseo, con lavabo e inodoro, que se ganó en la reforma. Mesa de comedor Léontine, 160 cm, (299,90 €) y  sillas vintage Tradition, en mimbre y roble (89,99 € c/u); todo, de Maisons du Monde.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Almacenamiento retro

Dos lámparas de techo iluminan la mesa de comedor; está flanqueada por una alacena de dos cuerpos -con vitrina superior y mueble bajo con cajones y armario para almacenar vajilla y ropa de mesa-, y por un aparador vintage. Lámparas de mimbre gris (29,99 € c/u), alacena modelo Léontine (699, 90 €) y aparador Pâtissier (369,90 €); todo, adquirido en la tienda Maisons du Monde

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Espejo de metal

Sobre el aparador se colocó una lamparita de mesa para dar romanticismo a las veladas. En la pared, un espejo ventana se encarga de ampliar las dimensiones del interior. Al fondo, uno de los dormitorios. Espejo de metal Rusty, de Maisons du  Monde (89,90 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cómoda de amplios cajones

Una cómoda de amplios cajones con mensajes pintados y tiradores diferentes aporta un toque fresco a la decoración. Sobre ella, se colgó en la pared un espejo redondo con cuerda que se asemeja a los ojos de buey de los barcos. Cómoda de madera blanca Noirmoutier (299 €) y espejo Cabine (89,90 €), de Maisons du Monde. En el centro se ubicó la zona de descanso, con cabecero y mesillas. Dos camas de 90 cm unidas sustituyen al clásico modelo de matrimonio. La ventilación resulta perfecta gracias a las dos ventanas enfrentadas. Cabecero de madera Arcachon, de Maisons du Monde (299,90 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Baño integrado

A costa de un tercer dormitorio, ahora inexistente, el baño ganó espacio. La bañera se sustituyó por una ducha con cerramiento, el suelo es hidraúlico y en las paredes se mezcló pintura en un cálido arena con azulejos biselados. Hidráulico, de la firma Ferrolan.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Plano de la vivienda

Plano de la vivienda.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Y con vestidor

Se aprovechó un retranqueo para colocar un armario ropero de puertas correderas y ganar espacio para un vestidor bien iluminado gracias a la duplicidad de lámparas de techo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mezcla de texturas

Las paredes del baño auxiliar repiten la misma fórmula del baño principal: pintura en un tono arena y azulejos blancos. Dotado únicamente de inodoro y lavabo exento, se eligió un mueble volado y un espejo sin marco para evitar sobrecargar sus dimensiones.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Armario a medida

Al igual que en el dormitorio principal, el retranqueo de esta habitación se aprovechó para encajar un armario ropero con puertas correderas hecho a medida. La cama de matrimonio va acompañada de dos mesillas y un cabecero de mimbre sobre el que se colocó un espejo rectangular. Sobre la pared descansa una escalera de madera que decora y hace las veces de galán de noche.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Secreter de madera

En la pared, a los pies de la cama, se fijó un espejo de cuerpo entero para echarse un último vistazo antes de salir a la calle. Próximo al balcón, se colocó un escritorio que, gracias a un pequeño espejo, sirve también de tocador. Secreter de madera Léontine (189,90 €) y silla Tradition (89,99 €), de Maisons du Monde.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Reformas