Un apartamento de 37 metros con el dormitorio en una 'caja'

Con tan poco espacio por delante, hacía falta sacar el ingenio, ¡y de qué modo! Colores alegres, motivos exóticos y una distribución acertada han marcado la diferencia en esta coqueta vivienda.

salón con sofá de terciopelo verde y dormitorio con cerramiento de cristal
Marcin Grabowiecki

    Hoy viajamos al distrito Mokotów, en Varsovia, para conocer este apartamento de 37 metros cuadrados que ha conquistado nuestro corazón. El proyecto de reforma e interiorismo, llevado a cabo por las diseñadoras Joanna Felczuk y Anna Baranowska –del estudio Butterfly Studio–, se centró tirar los tabiques para abrir las zonas comunes y aprovechar al máximo el espacio. De este modo, la vivienda ganó luminosidad y amplitud visual, pero también funcionalidad, ya que ahora la cocina –diseñada en blanco y madera– queda integrada en el salón, pudiendo convertirse en un punto de reunión entre amigos gracias a los taburetes altos de la marca Fameg, con los asientos tapizados en rosa.

    Marcin Grabowiecki
    Marcin Grabowiecki
    Marcin Grabowiecki
    Marcin Grabowiecki

    En el salón, el protagonista en el sofá de terciopelo verde con chaise longue, donde también pueden dormir las visitas improvisadas. Frente a este, una pared gris con el mueble de TV a juego crea un ambiente de intimidad.

    Marcin Grabowiecki
    Marcin Grabowiecki
    Marcin Grabowiecki

    Continuando por la pared llegamos a un rincón donde las interioristas situaron el despacho para teletrabajar, que a su vez cuenta con almacenaje.

    Marcin Grabowiecki
    Marcin Grabowiecki

    No obstante, la estancia que más ha llamado nuestra atención es el dormitorio, planteado a modo de 'caja'. En lugar de una puerta, para seguir potenciando la luminosidad y la percepción del espacio, se instaló un cerramiento de cristal con perfilería metálica, con una cortina opaca para mantener la intimidad.

    Marcin Grabowiecki

    Como a los propietarios les encanta viajar, el interiorismo se dotó de motivos tropicales en el papel pintado del dormitorio o en las plantas exóticas que llenan de vida cada rincón, pero también en el cuadro que decora el sofá.

    En cuanto a los colores, el verde botella está muy presente, así como el rosa, el mostaza, el antracita y la madera de roble. En el mobiliario, además, destacan los detalles de latón que siempre recuerdan a una estética vintage.

    Marcin Grabowiecki
    Marcin Grabowiecki

    La combinación de elementos, sin duda, ha dado forma a un apartamento de ensueño perfecto para vivir en solitario o en pareja, e incluso para destinar al alquiler vacacional. El triunfo está asegurado, ¿no te parece?

    Proyecto e información: Cortesía de Joanna Felczuk y Anna Baranowska, de Butterfly Studio.


    Redactora especializada en decoración, moda, belleza y lifestyle.
    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Más de Casas