Entramos en la casa que Harry y Meghan Markle consideran su hogar en Reino Unido

¿Volverán los duques de Sussex a Frogmore House? Es una mansión cargada de historia por la familia real británica.


    Cuando el príncipe Harry y Meghan Markle informaron a sus ayudantes de que querían celebrar su boda en Frogmore House, la sugerencia fue tan irrisoria que, al parecer, el personal les dijo que eligieran una opción más "práctica", según informó la revista Vogue.

    This content is imported from Instagram. You may be able to find the same content in another format, or you may be able to find more information, at their web site.

    Al parecer, la pareja llegó a un acuerdo: Pronunciarían sus votos en la capilla de San Jorge, en el interior del castillo de Windsor, y celebrarían una recepción para todos los invitados en el vecino St. George's Hall, pero un grupo exclusivo confirmaría su asistencia a una fiesta posterior en Frogmore House, que siempre siguen estas estrictas 14 reglas en la mesa que la familia real británica cumple a rajatabla. En Windor vivieron durante cinco meses y los duques de Sussex lo siguen considerando su hogar, según ha dejado ver Meghan Markle, con la voz en off del príncipe Harry, en esta publicación de Instagram:

    This content is imported from Instagram. You may be able to find the same content in another format, or you may be able to find more information, at their web site.

    Frogmore House es especial para Harry y Meghan Markle

    La residencia real oficial está situada a un kilómetro y medio del castillo y siempre ha ocupado un lugar especial en el corazón de los royals británicos, pero mucho más de Meghan Markle y el príncipe Harry. Al parecer, los duques de Sussex iniciaron su noviazgo en un picnic en el aislado jardín, lejos de los paparazzi en Londres. Después de que Harry le propusiera matrimonio a la actriz norteamericana, posaron para las fotos de compromiso en la escalinata de Frogmore House, que poco tiene que ver con la casa que tienen en Montecito el príncipe Harry y Meghan Markle, que se ve en su serie de Netflix.

    This content is imported from Instagram. You may be able to find the same content in another format, or you may be able to find more information, at their web site.

    La mansión de la familia real británica es escenario más pintoresco de toda Inglaterra, no es de extrañar que Meghan y Harry quisieran casarse aquí y que se prepararan oficialmente para dejar el palacio de Kessington para trasladarse a Frogmore House, de hecho aparece en el documental Enrique y Meghan de Netflix. De momento, parece improbable que esta casa de campo vuelva a ser su hogar. Puedes visitar la propiedad real algunos días al año, en primavera y en agosto, para ver la casa y los jardines.

    Frogmore House en la historia de los Windsor

    En 2017, la reina Isabel II aseguró que Frogmore House "ocupa un lugar especial en el afecto de mi familia" y que la zona sigue siendo un "entorno maravillosamente relajante" para los royals británicos.

    Frogmore House tiene una ubicación privilegiada, ya que se encuentra a sólo 800 metros al sur del castillo de Windsor, en Windsor Home Park, Berkshire, a unos 50 kilómetros al oeste de Londres. Esta casa de campo fue construida en 1680 por Hugh May, arquitecto de Carlos II, para su sobrino. Su peculiar nombre se debe a las ranas que siempre han vivido en la zona pantanosa.

    En 1923, la madre y el padre de la Reina, el Rey Jorge V y la Reina Madre, pasaron allí parte de su luna de miel cuando eran Duques de York. Los interiores de muchas partes de la casa están influenciados por miembros de la familia que residieron y visitaron allí en diversas épocas.

    Hay que remontarse hasta 1762, cuando comienza su romántica historia. El rey Jorge III compró la propiedad para su esposa, la reina Carlota, que la utilizó como refugio campestre. La monarca puso mucho esmero en crear sus fantásticos jardines de 40 hectáreas, que con el paso de los años se han ido haciendo cada vez más elaborados, plantó más de 4.000 árboles y arbustos y encargó una recreación gótica del siglo XVIII.

    expand=''
    Historical Picture Archive/CorbisGetty Images

    Casi un siglo después, la reina Victoria también se enamoró del lugar, utilizando la ruina gótica como sala de desayunos y lectura y construyendo su propia casa de té. Cuando murió su esposo, el príncipe Alberto, la soberana lo enterró allí, en el Mausoleo Real. En este cementerio se encuentran las tumbas de la duquesa de Kent, el duque de Windsor y su controvertida esposa Wallis Simpson, y la de la propia reina Victoria.

    El futuro rey Eduardo VII y la reina Alexandra se relajan en Frogmore House en 1863.
    The Print CollectorGetty Images

    Frogmore House ha servido de refugio real durante décadas. Aunque nadie ha vivido allí permanentemente en los últimos años, la reina Isabel II la visitaba con frecuencia para hacer picnics y el príncipe Felipe incluso decoró una habitación especial con recuerdos del antiguo yate real. Aquí se ve a la familia real británica posando en Frogmore con sus hijos en 1965 y 1968.

    La escalinata de Frogmore sirve a menudo de telón de fondo para las fotos de la realeza.
    PA ImagesGetty Images
    Paseo en Frogmore House de la reina Isabel II con el Príncipe Felipe y sus hijos, Eduardo, Ana, Carlos y Andrés, en 1968.
    PA ImagesGetty Images

    Esta finca acogió la celebración de la boda del hijo de la princesa Ana, Peter Phillips, que se casó con Autumn Kelly en la capilla de San Jorge, en 2008, y lo celebró en Frogmore House.

    Peter y Autumn Phillips celebraron su boda en 2008 en Frogmore House.
    Sir Geoffrey Shakerley/AFPGetty Images

    Contributing Writer Caroline is a writer and editor with almost a decade of experience.
    Publicidad - Sigue leyendo debajo