En este piso, la geometría y el color campan a sus anchas ¡Qué alegría!

Con la reforma integral, los propietarios ganaron un hogar tan singular como personal que no te dejará indiferente.

salón con sofá rinconera gris y mesa de centro de madera
Espacio en Blanco

    Antes de la reforma integral, este piso era oscuro y demasiado compartimentado, lleno de pasillos estrechos y mala circulación. El deseo de sus propietarios era tener un hogar luminoso y con espacios amplios para disfrutar al máximo de la casa, tanto con un desayuno soleado en la cocina como en una gran cena de amigos al aire libre. El estudio de Bárbara Aurell, Espacio en Blanco, dio forma a su hogar soñado, abriendo los espacios y cambiando radicalmente la distribución del salón, que ahora, gracias a unas enormes correderas, queda unido a la terraza que rodea la vivienda. Además, también se eliminaron casi al completo los pasillos, logrando que las habitaciones partan de una zona de estar común.

    Espacio en Blanco

    Otro tema importante para los propietarios era el colorido y la ilusión de empezar su pequeña colección de arte, así que la interiorista decidió incorporar una paleta atrevida en algunos elementos destacados y añadió curvas con la intención de hacer que fueran espacios más armónicos.

    Espacio en Blanco
    Originalmente, la casa tenía en la terraza un pilar de gresite verde redondo que se mantuvo.

    Ese fue el punto de partida para redondear las esquinas y darle este toque verde a alguno de los elementos, empezando por el mismo marco donde se encuentran las correderas de la terraza, que son blancas, pero quedan dentro de una caja verde. Y acabando con el gran mueble divisorio entre el salón y el comedor, que además de ocultar un pilar –y debido a los estantes de chapa metálica lacada que lo rodean–, es ideal para poner la televisión y para usar como biblioteca.

    Espacio en Blanco
    Espacio en Blanco

    De la misma manera, uno de los baños se hizo en micro-cemento verde con el lavamanos teja, a fin de combinarlo con el otro baño, que coquetea con los mismos tonos pero en sentido contrario.

    Espacio en Blanco

    El verde también está presente en la cocina, junto al teja. La maravillosa encimera de Gypsum que se encuentra en la zona de entrada y la madera de roble, hacen que, desde el salón, se vea una cocina muy cálida. El resto es color crema.

    Espacio en Blanco

    También destaca la isla, diseñada con formas redondeadas y en canutillo lacado. Esta incorpora la mesa de desayuno, en roble y al lado de la ventana.

    Espacio en Blanco
    Espacio en Blanco

    Además, los propietarios querían una zona independiente con un baño enorme (con bañera y ducha) y un gran armario. Así que idearon una suite con luz a ambos lados y con la posibilidad de dividirse en caso de querer intimidad.

    Espacio en Blanco

    En la suite siguieron con la misma premisa que en todo el piso. Partiendo del blanco-crema, se dio paso al color teja para la zona de la entrada, que conduce tanto al dormitorio (mediante una gran corredera de espejo) como al baño. El mueble del baño se realizó en madera barnizada con el mismo canutillo de la cocina, rodeado de espejo en la parte superior.

    Espacio en Blanco

    Como las paredes son curvas, el deseo de los propietarios era eliminar todos los ángulos rectos, así que eligieron un parquet de roble en tono medio colocado en diagonal. ¡El resultado es elegante y muy acogedor!

    Espacio en Blanco
    Espacio en Blanco

    Proyecto e información: Cortesía de Bárbara Aurell, del estudio Espacio en Blanco.


    Publicidad - Sigue leyendo debajo