Cómo decoró la princesa Diana el palacio de Kensington

La serie de Netflix The Crown estrena su quinta temporada y Diana de Gales vuelve a ser noticia. Descubrimos sus gustos en decoración y su piso de soltera.


    The Crown estrena su esperadísima quinta temporada en Netflix. Los fans de la serie verán el 9 de noviembre algunos de los capítulos más oscuros de la historia de la familia real británica.

    La exitosa serie de ficción de Netflix sobre la familia real inglesa no deja indiferente a nadie, de hecho el rey Carlos III ha manifestado su disgusto por la imagen que se ofrece de él en The Crown.

    En la nueva entrega de The Crown se detalla cómo fue el annus horribilis de la reina Isabel II, cuando el castillo de Windsor sufrió un incendio y se produjo el controvertido tampongate y también veremos cómo se gestó la entrevista sobre su vida privada que ofreció Diana de Gales a la BBC.

    Netflix
    serie the crown temporada 5 en netflix
    Netflix
    serie the crown temporada 5 en netflix
    Netflix

    La princesa Diana se convirtió en una royal venerada por su entrega a la familia y a las causas humanitarias, pero también en un verso suelto que preocupaba a la monarquía británica. Sobre todo, Diana era un icono de la moda y, como te demostramos ahora, una experta en diseño de interiores.

    La decoración favorita de Diana de Gales

    El gusto por el interiorismo de la princsa Diana se observa en la decoración que eligió para sus estancias privadas mientras vivió en el palacio de Kensington, que hoy en día es el hogar de Guillermo y Kate, príncipes de Gales.

    Getty

    Todo empezó cuando se mudó a los apartamentos 8 y 9 del palacio de Kensington, cuando era una joven recién casada, con apenas 20 años. Diana de Gales pidió consejo al diseñador de interiores Dudley Poplak para convertir tres pisos de habitaciones en un hogar que reflejara su sentido del estilo, a la vez que respetara el edificio del siglo XVII. El resultado fue una casa con decoración moderna y tradicional.

    Getty

    En el salón, Diana y el príncipe Carlos de Inglaterra, optaron por paredes de color amarillo pálido, un tapiz flamenco como punto focal y una vibrante alfombra con detalles verdes y naranjas. Pero un sillón naranja apagado es la pieza que roba el protagonismo, ya que es una elección sorprendente. Y al igual que en la casa del príncipe Guillermo, estaba repleto de fotos familiares.

    Getty

    La sala de estar también servía como espacio de trabajo de Diana, por lo que presentaba colores femeninos, como un papel pintado con estampado azul huevo. Para los sofás, Diana eligió un rosa ahumado único, que nos recuerda un poco al popular Millennial Pink de hoy en día (ya ves, siempre se adelantó a los tiempos). Las paredes también estaban cubiertas de estanterías blancas con los libros de la princesa Diana de Gales.

    Getty
    Getty
    Getty

    El espacio destinado a los niños era una suite que abarcaba toda la planta superior de la casa de la pareja e incluía dormitorios separados para el príncipe Guillermo, el príncipe Harry y sus niñeras. El espacio fue diseñado por Dragones y Walton Street, una empresa de diseño infantil de lujo. Se optó por paredes de color crema suave y una alfombra lúdica con un estampado de fresas.

    Getty
    Getty

    En marcado contraste, el comedor tenía un diseño mucho más atrevido, salpicado de acentos orientales. La mayoría de los muebles tenían un acabado lacado oscuro con toques dorados y las sillas eran de bambú ornamentado. Las cortinas de color rojo intenso ofrecían un estallido de color que seguía encajando en la dramática paleta.

    Getty

    Aunque cada habitación tiene un ambiente muy diferente, todas representan el gusto fresco pero tradicional de Diana. Por algo todos seguimos hablando de ella hasta el día de hoy.

    Getty

    Los jardines de Diana de Gales

    El palacio de Kensington tiene un espacio conmemorativo para recordar el amor por las flores de la princesa. El Jardín Blanco se inauguró en el veinte aniversario de su fallecimiento y se ubicó en el antiguo Sunken Garden (Jardín Hundido), que era uno de los favoritos de Diana de Gales. Cuando salía a correr por las mañanas, a menudo se detenía a hablar con Graham Dillamore, director de jardines de Hampton Court, incluso bromeaba sobre el aspecto cambiante de las plantas, según la época del año, porque "era my simpática y cálida".

    Getty

    En el diseño del jardín favorito de la princesa de Gales se incluyeron sus flores más queridas: los nomeolvides blancos. Además, Diana vestía casi siempre en tonos cremas y en blanco. También se incluyeron margaritas, lirios y rosas plantados en grandes macetas de terracota alrededor del estanque. El resultado actual de Sunken Garde es un jardín alegre, lleno de matices, en el que se han incluido distintos aromas y colores con flores en tonos dorados, plateados o morados. También tiene otros elementos paisajísticos, como su distribución en terrazas con parterres y césped, que están abiertos al público y se pueden visitar.

    El apartamento de soltera de Diana

    Antes de convertirse en princesa de Gales, Diana Spencer compró un piso en Londres, en el bonito barrio de South Kensington, muy cerca del barrio de Chelsea. Con solo 18 años, se convirtió en propietaria de un apartamento con tres habitaciones, en Coleherne Court.

    Getty

    Mientras vivía en este edificio con fachada eduardiana, Diana decidió compartir su casa y alquilar las habitaciones que le sobraban a sus amigas, a las que cobraba menos de 20 libras por semana. La futura princesa de Gales empezó a vivir en esta mansión en julio de 1979 y dejó la propiedad el 23 de febrero de 1981. Este año, el príncipe Carlos de Inglaterra le pidió matrimonio y se inició una de las historias de amor y desamor más famosas de todos los tiempos.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo