Este chalé es una preciosa casa con jardín e interiores muy actuales y funcionales

No lo decimos para llamar tu atención, es que el jardín de esta vivienda tiene de todo: espacios verdes y un porche de ensueño con comedor y zona de asientos, todo ello aderezado por las fibras naturales.

porche con pérgola y muebles de madera
Jordi Canosa

    ¿Sabes esas casas de campo en las que, gustosamente, pasarías el resto de tus días porque son encantadoras? Pues esta es una de ellas. Exteriores e interiores tienen todo lo necesario para disfrutar de una vida en familia de ensueño: desde un amplio jardín con un porche que cuenta con comedor y zona de asientos, hasta estancias con espíritu señorial que sorprenden por la combinación de estilos. Concretamente, el diseño contemporáneo y el estilo rústico-bohemio.

    Una vivienda unifamiliar con 3 plantas

    Los 300 metros cuadrados se distribuyen en tres plantas, y como la vivienda se presenta a tres vientos, goza de luz natural en casi todas sus estancias durante todo el día. Para el proyecto de interiorismo, el estudio de Pia Capdevila ha tenido en cuenta que se trata de una casa con estructura señorial en la que destacan los techos altos y las molduras en paredes y carpintería, por lo que el objetivo de la intervención ha sido mantener este encanto señorial del edificio, combinado con una selección y un diseño actual en mobiliario, accesorios y textiles.

    La casa se distribuye en tres plantas de techos altos y mucha luz natural. Las paredes se han pintado en un tono blanco engamado con el suelo de la primera planta para aportar máxima luminosidad y, al mismo tiempo, destacar sutilmente las molduras y la carpintería original de la vivienda.

    Jordi Canosa

    El acceso a la vivienda divide la casa en dos zonas: a la izquierda se llega directamente a dos salas polivalentes convertidas en gimnasio y sala de televisión, y a la derecha, a la zona de día con el salón-comedor y la cocina, ambos con acceso directo al jardín y a la casa de invitados. El recibidor, enmarcado por una puerta blanca acristalada de líneas clásicas, se ha amueblado con piezas de madera natural en una paleta cromática suave para aligerar el espacio.

    Destaca el uso de molduras tanto en la carpintería como en los techos que protagonizan toda la vivienda.
    Jordi Canosa
    Jordi Canosa
    Jordi Canosa

    La habitación más pequeña de la planta baja se ha convertido en un gimnasio, instalando una máquina de correr y una bicicleta estática sobre una alfombra. Para darle un toque más urbano, se ha empapelado una de las paredes con un diseño que simula una pared de ladrillo en tonos grises. Para la iluminación, se ha escogido un aplique de techo de estilo industrial en color negro.

    Jordi Canosa
    Esta sala está protagonizada por un cómodo sofá con chaiselongue y dos grandes ventanales.
    Jordi Canosa
    Jordi Canosa

    Desde la sala de televisión se accede al baño de cortesía. Como es uno de los pocos espacios de la casa que no cuentan con luz natural, tiene una puerta de cristal que permite la entrada de iluminación natural de uno de los ventanales de los que disfruta la sala de televisión, consiguiendo que esta quede reflejada en los revestimientos en tonos casi blancos. Los tonos neutros de los materiales permiten jugar con el color en los textiles, en este caso en azules grisáceos a juego con alguno de los textiles usados en la sala.

    Jordi Canosa

    Desde el hall de entrada, y tras cruzar una puerta de doble hoja, se accede a un gran espacio rectangular que ofrece dos ambientes claramente diferenciados que dan acceso directo al jardín de la vivienda. Esta es la estancia principal de la casa por sus dimensiones y por su ubicación con vistas al jardín.

    Jordi Canosa

    La zona más amplia de la sala, protagonizada por un rosetón en el techo, está presidida por un gran sofá rinconero de cinco plazas que genera amplitud visual. Este se ha apoyado de dos butacas, dos pufs y varios muebles auxiliares y lámparas que combinan distintos materiales.

    Jordi Canosa
    Jordi Canosa
    Jordi Canosa

    En el área más cercana al jardín y junto al gran ventanal acristalado, se ha situado el comedor con una mesa para ocho comensales de líneas rectas, coronada con una lámpara de techo de diseño y un aparador en el mismo acabado de madera y frontal de cannage, a juego con el de la zona de salón, para ganar almacenaje.

    Jordi Canosa
    Jordi Canosa

    Aprovechando la gran entrada de luz natural del comedor, se ha creado un espacio de lectura en uno de los rincones del comedor con una butaca, una lámpara de lectura, una mesa auxiliar y un cuadro.

    Jordi Canosa

    Al tratarse de una vivienda unifamiliar, esta presume de un amplio jardín y una zona de estar que Pia Capdevila ha divido en dos ambientes de salón y comedor.

    Jordi Canosa
    Jordi Canosa
    Jordi Canosa

    El porche al que se accede desde el comedor, cubierto bajo una pérgola de estructura metálica con mimbre, se ha distribuido en una zona de estar con un sofá y cuatro butacas, y un comedor exterior con mesa para ocho comensales.

    Jordi Canosa
    Jordi Canosa

    Volviendo a la entrada, al fondo a mano derecha del hall, se encuentra el acceso directo a la cocina para la que se ha mantenido todo el mobiliario de origen.

    Jordi Canosa

    La pared de acceso a la cocina desde el comedor dispone de un ventanal que conecta el comedor con la cocina y permite, además de ampliar visualmente el espacio, más entrada de luz natural desde la cocina al comedor.

    Jordi Canosa
    Jordi Canosa

    Para crear una zona office se ha diseñado un banco a medida con una mesa redonda. El tono verde pálido del mobiliario y la pared de la cocina se ha combinado con un papel pintado de cuadros vichy grandes en color tostado que combina con las cortinas y los estores de lino escogidos para esta estancia.

    Jordi Canosa

    Desde el hall y a través de unas escaleras de obra con peldaños en el mismo material que el suelo de mármol de la planta baja, se accede a la primera planta. Aquí, el pavimento de madera y las ligeras molduras toman el protagonismo ya en el distribuidor, potenciando el estilo clásico del espacio, contrastado por el nuevo mobiliario y los accesorios contemporáneos de las habitaciones. Para esta planta, destinada a la zona más íntima de la familia, se han seguido las mismas premisas decorativas en cuanto a estética que en la planta baja.

    Jordi Canosa

    La primera habitación que nos encontramos a mano derecha es la suite que dispone de dormitorio, vestidor, baño completo y terraza. El dormitorio recibe mucha luz natural gracias a los dos ventanales que dan acceso a la terraza.

    Jordi Canosa

    La gran altura de los techos, también en esta planta, ha permitido a Pia Capdevila poder escoger una majestuosa cama con dosel de estructura metálica en color negro como protagonista principal de la estancia.

    Jordi Canosa

    Gracias a las grandes dimensiones del dormitorio, se ha podido colocar a los pies de la cama un sofá con estructura de madera negra y cannage, a juego con las mesitas de noche y el mueble de almacenaje que recoge un cuadro de Lidia Masllorens. Además, Pia Capdevila escogió una lámpara de techo que combina los dos acabados que destacan en el dormitorio: el cannage y el color negro.

    Jordi Canosa
    Jordi Canosa

    En el baño de la suite destaca el mobiliario de líneas sencillas y los accesorios y textiles en blanco y negro, a juego con los tonos utilizados en el dormitorio.

    Jordi Canosa

    Para el dormitorio infantil, Pia Capdevila se ha inspirado en un espacio de ensueño con una estética contemporánea, pero sin perder la esencia señorial y clásica de la vivienda. Los techos altos han permitido diseñar un cielo en el que dos lámparas de techo, cálidas y originales, recrean nubes de algodón sobre dos literas con estructura Montesori que albergan cuatro camas. A las literas se le ha añadido un mueble diseñado a medida que une las camas y añade espacio de almacenaje con cuatro ganchos que permiten colgar las lámparas portátiles Follow Me, de Marset, como un guiño infantil.

    Jordi Canosa
    Jordi Canosa

    La composición de armarios y mobiliario de almacenaje para juguetes se ha escogido a partir de piezas individuales muy pensadas a nivel de colores y estética.

    Los textiles en tono azul cielo suave combinado con la madera natural clara dulcifican el ambiente infantil.
    Jordi Canosa
    El baño infantil se ha pensado para ser usado por varios niños y se ha complementado con un mueble de almacenaje para facilitar el orden.

    Jordi Canosa

    La estancia de la planta superior, con gran luz natural, se ha destinado a zona de trabajo. Un espacio polivalente en el que destaca en una de sus paredes una gran librería. El espacio se ha dividido en dos ambientes claramente diferenciados, uno como rincón de lectura con dos cómodas butacas de diseño y otro como zona de oficina con una gran mesa de escritorio para hasta cuatro puestos de trabajo.

    Jordi Canosa
    Jordi Canosa
    Jordi Canosa

    Proyecto e información: Cortesía de Pia Capdevila. Estilismo: Mar Gausachs.


    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Más de Casas