La vivienda unifamiliar que soñaban, con más luz y espacios abiertos

En el exterior hay un coqueto jardín con comedor y zona de relax.

salón con dos sofás beige y cuatro mesas de centro de metal negro y cristal
Jordi Canosa y Mariana Rodrigues

    Este es uno de esos proyectos de interiorismo con los que disfrutan los profesionales. ¿Por qué? Porque esta vivienda unifamiliar de más de 200 metros cuadrados situada en Mataró, a pocos kilómetros de Barcelona, se le presentó a la interiorista Eva Mesa, co-fundadora del estudio Tinda's Project, cual lienzo en blanco sobre el que dar rienda suelta a su trabajo.

    Los propietarios –un matrimonio joven con una niña– la habían adquirido recientemente, aunque se había construido hacía tiempo. A decir verdad, ''todo estaba por hacer y lo primero fue remodificar la distribución, ya que la planta principal, sobre todo, estaba muy compartimentada'', explica la interiorista.

    El primer paso consistió en tirar tabiques y abrir espacios.
    Jordi Canosa y Mariana Rodrigues

    A la vivienda se accede a través de un imponente recibidor por su doble altura, una sensación que se dulcifica gracias al uso de la paleta cromática de tonos neutros y suaves y el uso de la madera cálida para el parquet, común en toda la casa (salvo los baños). Aparte de una consola, llama la atención el mueble principal del recibidor diseñado ad hoc e integrado en la pared, justo en el lugar donde estaba la puerta de acceso al salón que, con la reforma, se resitúa unos centímetros más allá para centrar su paso a la zona principal de esta planta.

    Jordi Canosa y Mariana Rodrigues

    La principal intervención de este proyecto es el salón-comedor, que se ha ampliado de forma considerable respecto al plano original y se presenta abierto a la cocina. Prueba de ello son las dimensiones de piezas tan importantes hechas a medida como la mesa del comedor, situada en el extremo con vistas al jardín y que me mide casi 2,5 metros. Lo mismo podemos decir de los sofás, dispuestos en forma de L, dado que uno mide cuatro metros de largo y el otro, tres metros.

    Jordi Canosa y Mariana Rodrigues

    La zona del salón está presidida por dos sofás que miran hacia un mueble diseñado a medida que acoge la gran pantalla del televisor y, en la parte inferior, un hueco para una futura chimenea de bioetanol.

    Jordi Canosa y Mariana Rodrigues

    La original forma sobresalida de este mueble tiene una explicación, y es que por el otro lado, coincide con el que se diseñó para el recibidor, de forma que se sitúan en el mismo plano 'espalda con espalda'. Y precisamente se han aprovechado estos espacios laterales sobresalientes para incluir el mismo diseño de las hornacinas frontales revestidas de madera.

    Jordi Canosa y Mariana Rodrigues
    Jordi Canosa y Mariana Rodrigues
    Jordi Canosa y Mariana Rodrigues

    En el otro extremo de este gran espacio social abierto se sitúa la cocina en forma de L, de la cual se mantuvo todo el mobiliario de origen, dado que estaba por estrenar. Lo que sí hizo Tinda's Project fue añadirle una isla diseñada como barra para comidas más informales y, muy cerca, una línea de muebles panelados que ocultan algunos electrodomésticos para complementar el equipamiento.

    Jordi Canosa y Mariana Rodrigues
    Jordi Canosa y Mariana Rodrigues
    Jordi Canosa y Mariana Rodrigues

    Jordi Canosa y Mariana Rodrigues

    La planta primera se ha reservado a la zona más íntima de la familia con la suite, el dormitorio infantil, otro de invitados, un despacho y dos baños, uno de ellos perteneciente a la suite. El objetivo ha sido seguir exactamente las mismas premisas que la planta baja en cuanto a estética y funcionalidad.

    Jordi Canosa y Mariana Rodrigues

    Cabe destacar la suite con terraza donde especialmente se agradecen los tonos serenos y neutros de la paleta de Tinda's Project para fomentar un buen descanso. El cabecero de laca se ha diseñado a medida, incluyendo sendas hornacinas de madera de roble que hacen la función de mesitas de noche.

    El paso al baño se ha aprovechado para situar dos grandes armarios lineales con los frontales de espejo para ampliar visualmente la estancia, con un detalle central de una hornacina de roble decorativa, haciendo un guiño al cabecero.

    Jordi Canosa y Mariana Rodrigues

    El baño de la suite es de líneas sencillas, combinando nuevamente blanco, gris y madera con la idea de no alterar el sentido cromático de todo el conjunto.

    Jordi Canosa y Mariana Rodrigues

    Para el dormitorio infantil, Eva Mesa se ha inspirado en un safari fotográfico, de ahí la elección del papel pintado de la pared y la estructura de la cama hecha a medida que recuerda una cabaña tipo lounge, donde no faltan colgadas unas lámparas inalámbricas. También 'ad hoc' se ha hecho el armario con el detalle que recuerda las cumbres de una montaña, así como el mueble librería y el banco con cestas. Un gris muy suave predomina en toda la estancia y se combina con otros tonos pastel con la idea de dulcificar el ambiente.

    Jordi Canosa y Mariana Rodrigues
    Jordi Canosa y Mariana Rodrigues
    Jordi Canosa y Mariana Rodrigues

    En el dormitorio de invitados la cama se ha situado mirando a la ventana con la idea de dedicar el lateral para un diseño de Tinda's Project que incluye el armario de dos hojas correderas acristaladas y un hueco donde se han dispuesto varias baldas de madera para accesorios decorativos, reservando la inferior para utilizarse como escritorio, con un puf como asiento. El cabecero tapizado retoma el gusto por las texturas, tan propio del estudio.

    Jordi Canosa y Mariana Rodrigues

    La cuarta estancia de la planta superior se ha destinado a despacho, una petición expresa de los propietarios. La pared más larga se ha ocupado con un mueble de punta a punta hecho a medida para estantes y espacios cerrados, incluyendo las dos mesas de escritorio, una de ellas elevable porque así lo requiere el tipo de trabajo de uno de ellos. Y en la parte central se ha diseñado una estantería que hace de separador, pero con una parte abierta para conectar visualmente ambos lados, generando un efecto simétrico en el gran armario mural.

    Jordi Canosa y Mariana Rodrigues

    La combinación de maderas de roble, blanca y gris respeta el hilo de toda la vivienda. Aprovechando un hueco, al fondo de la estancia se ha situado un pequeño sillón para un momento puntual de relax.

    Jordi Canosa y Mariana Rodrigues

    Al tratarse de una vivienda unifamiliar, los propietarios presumen del amplio jardín que la rodea, lo que ha implicado un importante trabajo de paisajismo adecuado a cada zona con césped, plantas, etc., cuyo proyecto ha llevado a cabo Natural Gardens. En la parte posterior del jardín, aprovechando la intimidad, es donde se ha creado un agradable espacio al aire libre para la familia y sus invitados, ideal para cualquier día de sol.

    Jordi Canosa y Mariana Rodrigues

    Jordi Canosa y Mariana Rodrigues

    Paralela a la fachada posterior se ha dispuesto una tarima de madera sobre la que se han creado dos ambientes. Por un lado, un comedor con una mesa para seis comensales bajo una pérgola bioclimática y, por otro, una zona de estar con un sofá y dos butacas. Todo el mobiliario específico para exteriores pertenece a la misma colección, combinando nuevamente el blanco, gris y madera, y con todos los textiles confeccionados con tejido contract para exteriores, igual que los pufs que se utilizan como asientos auxiliares y que aportan estilazo.

    Jordi Canosa y Mariana Rodrigues
    Jordi Canosa y Mariana Rodrigues

    Estudio: Tinda's Project. Estilismo: Mar Gausachs.


    Redactora especializada en decoración, moda, belleza y lifestyle.
    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Más de Casas