Un apartamento muy original con espacios curvos y decoración fresca en verde aguamarina

Y demuestra que por muy antigua que sea la vivienda, siempre es posible adaptarla a las necesidades de la vida moderna.

salón con escritorio y terraza cubierta en estructura circular
David Frutos

    Cuando la arquitecta Laura Ortín entró por primera vez en este piso del centro de Murcia con una superficie útil de 140 metros cuadrados, se encontró con una vivienda oscura y excesivamente compartimentada, con una atmósfera lúgubre que, desde luego, no invitaba a estar en ella. Sus propietarios le dieron carta blanca para vaciar por completo el inmueble y cambiar radicalmente la distribución, con el objetivo de adaptarla a sus necesidades.

    En cuanto a la decoración, su principal deseo era tener una casa fresca, agradable y confortable, pero con organización de estancias, materiales y geometrías muy contemporáneas. Algo que se consiguió siguiendo un sorprendente estilo mediterráneo con espíritu estival, sin caer en tópicos estéticos.

    David Frutos

    Una espiral distribuye las distintas estancias

    Anulando la entrada ''noble'', se aprovechó la de servicio para acceder por la mitad de la vivienda y acortar recorridos. Como una suerte de espiral (o caracola), el piso se organiza en torno a un centro curvo que te desliza hasta las estancias. Este recorrido se realiza por un espacio comprimido en un tono verde aguamarina que provoca un efecto expansor cuando ''sales'' a las habitaciones anexas. ''Imagina que vas buceando por una sima (el paso) y sacas la cabeza en un espacio abierto (las habitaciones), esa es la sensación'', explica Laura Ortín.

    David Frutos
    David Frutos
    David Frutos
    David Frutos
    David Frutos
    David Frutos

    Verde aguamarina, el color protagonista

    El verde aguamarina se convirtió en el color fetiche de la casa. Gustó tanto a los clientes que se llevó por todos los espacios, salpicando ciertos puntos del mobiliario para conseguir un interiorismo conectado y en diálogo.

    David Frutos
    David Frutos
    David Frutos

    Nueva terraza en forma curva

    Otra obra clave fue la ampliación de la terraza con una balconera corredera curva. Las plantas seleccionadas tienen un aire tropical, y el techo en gresite irisado recuerda los reflejos del agua del mar. Un rincón ideal para el relax.

    David Frutos
    David Frutos
    David Frutos
    David Frutos

    Por último, destaca el diseño especial de la pieza artística de la pared del comedor, una zona que pedía a gritos algún destello, reflejo o punto de atracción de miradas para equilibrar el gran espacio del salón-comedor. El equipo de Garra Studio se encargó de diseñar y fabricar una pieza a medida, la llamada lámpara OH!, que juega con la percepción del que la mira, pudiendo convertirse en una mariposa, un animal marino o un corazón abierto.

    David Frutos

    Gracias a sus reflejos y texturas, se genera un ambiente embriagador en todo el salón que casa a la perfección con la estética fresca y mediterránea de esta vivienda, cuanto menos, original. Y a ti, ¿qué te ha parecido?

    David Frutos

    David Frutos
    David Frutos
    David Frutos
    David Frutos
    David Frutos
    David Frutos

    Proyecto e información: Cortesía de Laura Ortín. Arquitecta colaboradora: María Escribano.


    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Más de Casas