Un cambio de distribución es justo lo que este piso necesitaba

Sus propietarios, una pareja con dos niñas, querían ganar luz y almacenaje, con espacios abiertos en las zonas comunes y la máxima privacidad en el dormitorio principal.

salón comedor con estantería de obra
@mariapujol

    Antes de la reforma, este piso de 120 metros cuadrados situado en el barrio barcelonés de Sant Gervasi, no cumplía las necesidades requeridas por sus propietarios, una pareja con dos niñas de 4 y 8 años. Al entrar, había un gran recibidor que daba paso a un largo pasillo oscuro donde se encontraba la cocina con office, con una habitación de servicio y un pequeño lavabo.

    A través del pasillo se llegaba al salón, iluminado por la ventana de la terraza a la calle, y mediante este, un nuevo recibidor daba paso a las tres habitaciones que compartían un baño: el dormitorio de matrimonio con luz exterior, y las otras dos habitaciones con vistas a un patio interior.

    El equipo de interioristas de MCP Estudi, se encargó del proyecto de reforma y decoración. Tras su intervención, la vivienda consta de cuatro zonas independientes pero con un lenguaje continuo.

    Los materiales de la vivienda se escogieron con un concepto atemporal, con la intención de que perdurasen en el tiempo. La madera de roble natural (usada en tabiques correderos, pasos, suelos y cocina), el hierro lacado negro en puntos concretos, y la laca en mobiliario, fueron los elegidos. Junto a otros más actuales (como los listones de madera, el papel pintado o el micro cemento), concibieron un estilo propio, el mismo que desprende la familia, fresco y acogedor.

    La iluminación también fue clave para crear diversas sensaciones en función del momento. Así, las luces indirectas (en el techo a través de foseados, en mobiliarios fijos realizadas de obra y también con lámparas estratégicamente colocadas) pensadas para los momentos de tranquilidad y descanso, conviven con la iluminación general, estudiada con rigurosidad, para el uso diario.

    @mariapujol

    Más almacenaje en las zonas de paso

        Las zonas de paso se aprovecharon para instalar almacenamiento, y como antesala de las habitaciones. En el recibidor de la entrada se creó un ''trastero semiabierto'' con una gran puerta corredera, para dejar todo lo que se usa en el exterior (bolsos, chaquetas, bicis, patinetes…). Por otro lado, en el recibidor de las niñas se instaló un espacio con armarios para el almacenamiento de uso diario.

        @mariapujol
        @mariapujol
        @mariapujol

        En el pasillo, los armarios ocupan todo el espacio, tanto en longitud como en altura.
        @mariapujol
        @mariapujol

        En ambos casos se jugó con los materiales, con puertas hasta el techo e iluminación directa e indirecta, dando personalidad a la zona de paso.

        @mariapujol

        Salón-comedor-cocina: el núcleo familiar

          El antiguo dormitorio principal se transformó en una cocina con luz natural y abierta al salón. A través de los materiales, la iluminación y el mobiliario, se separaron visualmente las áreas de salón-comedor-cocina.

          @mariapujol
          @mariapujol

          @mariapujol

          En la cocina, el diseño y la funcionalidad van de la mano. Los materiales escogidos fueron los mismos que en el resto del piso: madera de roble natural y laca en el mobiliario. En este caso, se le dio un punto de diseño con los rastreles en los muebles altos y en el frontal de la península, potenciando su visual con el contraste de la laca escogida, creando un núcleo cálido y acogedor.

          estantería de obra con luces led
          @mariapujol
          cocina integrada en el salón comedor
          @mariapujol
          @mariapujol

          Para la familia, esta área debía ser apta para trabajar y comer los cuatro sin necesidad de usar el comedor, donde las niñas pudiesen hacer sus tareas, o los invitados se tomaran unas copas mientras se cocinaba. Todo ello se consiguió instalando una península al lado del gran ventanal (que contiene un espacio con taburetes por los dos lados, y una zona de almacén).

          @mariapujol
          @mariapujol

          En los dormitorios, funcionalidad para las niñas y máxima privacidad para los padres

            Tras la reforma, el dormitorio de las niñas dispone de doble acceso desde el recibidor y el pasillo, y está conectado a una sala de juegos polivalente (que podrá ser una futura habitación) siempre a través de tabiques correderos a techo.

            zona de juegos infantil
            @mariapujol
            zona de juegos infantil
            @mariapujol
            @mariapujol

            La antigua cocina y zona de servicio se convirtió en el dormitorio principal, con baño en suite y vestidor propio. Del mismo modo, el acceso se realiza a través del pasillo o zona de paso, y queda aislado del resto de habitaciones.

            @mariapujol
            @mariapujol

            Dos baños con dos estilos muy distintos

              Los dos baños se trataron de manera distinta, teniendo en cuenta que uno sería para la pareja y otro para uso exclusivo de las niñas. En el baño de matrimonio se emplearon materiales sofisticados (cerámica y microcemento), realzándolos con luces indirectas y colores sobrios para asemejarse a un spa.

              @mariapujol

              La zona del lavabo se independizó de la ducha y el sanitario, ya que está abierta al vestidor, pero mantiene la esencia con los mismos tonos y estilo.

              @mariapujol

              En el baño de las niñas se buscó algo más fresco, divertido y atemporal, mezclando materiales que en el futuro se podrán modificar sin tener que hacer una gran obra. En concreto, se combinó una cerámica blanca neutra en la zona de ducha con una pintura rojo burdeos y un papel Vescom efecto terrazo.

                @mariapujol
                @mariapujol

                @mariapujol

                Proyecto e información: Cortesía de MCP Estudi.

                Publicidad - Sigue leyendo debajo
                Más de Casas