Un piso familiar muy cálido en tonos neutros

La reforma de esta casa ha ganado espacio de almacenaje y ha creado zonas comunes para una vida en familia, con ambientes hogareños propuestos por la interiorista Natalia Marchal.

salón decorado en tonos neutros con sofá con chaise longue gris y mesas nido redondas
Natalia Marchal

    No hay nada que ilusione más a una interiorista, que encontrarse ante un espacio en blanco con vía libre para decorarlo a su gusto. Esa fue la experiencia que Natalia Marchal vivió en este piso de Pamplona, propiedad de una familia.

    A pesar de estar ubicado en buena zona y gozar de una altura y unas vistas inmejorables, el inmueble requería una reforma integral para adaptarlo a las necesidades de los clientes, quienes se entregaron por completo a las propuestas de la interiorista para dar forma a su vivienda soñada. De este modo, Natalia Marchal se dispuso a ganar el mayor espacio de almacenaje posible, creando zonas comunes con distribución abierta, pensadas para la vida en familia.

    Natalia Marchal

    La cocina, que alberga una isla central, es ahora uno de los puntos de reunión por excelencia. Al combinar texturas naturales con elementos más modernos, el resultado es un ambiente acogedor y hogareño que rezuma sosiego.

    Natalia Marchal
    Natalia Marchal

    En el mismo salón, la interiorista añadió un rincón de teletrabajo con un escritorio junto a un armario de gran capacidad. Todo ello siguiendo el mismo estilo moderno de inspiración nórdica que impera en el resto del hogar.

    Natalia Marchal
    Natalia Marchal
    Natalia Marchal
    Natalia Marchal

    Las habitaciones –adaptadas a los gustos de cada miembro de la familia–, quedaron separadas por una puerta que encuentra en la zona de día.

    El dormitorio de los padres, elegante y natural, está protagonizado por un papel pintado con efecto tejido en color beige, que armoniza con el cabecero con remaches decorativos, la ropa de cama con motivos florales y la madera.

    Natalia Marchal
    Natalia Marchal
    Natalia Marchal
    Natalia Marchal

    El dormitorio de la hija se vistió con tonos crudos y malvas, acompañados de ciertos toques dorados que conciben una estancia de aires boho chic, luminosa y equipada con todo lo necesario para estudiar y descansar.

    Natalia Marchal
    Natalia Marchal
    Natalia Marchal
    Natalia Marchal

    El dormitorio del adolescente se decoró con tonalidades más oscuras, contrastando con el mobiliario de color blanco para no restar luminosidad.

    Natalia Marchal
    Natalia Marchal

    Desde luego, viendo el resultado, solo podemos decir: ¡qué bien hicieron los propietarios confiando en el savoir faire de Natalia Marchal!

    Proyecto e información: Cortesía de Natalia Marchal.


    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Más de Casas