Un bajo de 100 m2 con jardín diseñado como un loft con buenas ideas

La vivienda esconde un secreto que (seguro) no podrás adivinar. ¿Te damos una pista?

cocina abierta con comedor de diseño moderno
WINK

    El principal objetivo de la reforma integral de este bajo de 100 metros cuadrados (incluyendo el jardín), ubicado en la madrileña calle de Paseo del Zurrón, consistió en potenciar su amplitud y adaptar la vivienda a las necesidades y estilo de vida de su único propietario. En su estado original, el inmueble contaba con salón y cocina individuales, dos habitaciones, un baño principal y un baño secundario.

    La reforma integral se centró en apostar por espacios abiertos y crear ambientes mejor conectados que favorecieran la comunicación entre estancias. Con este fin, se derribó el tabique que separaba el salón de la cocina, unificando ambas estancias. Una decisión que permitió dotar de mayor sensación de amplitud a la vivienda. El resultado fue un gran salón-comedor con cocina integrada. Esta última cuenta además con una isla central que guarda la zona de lavandería.

    WINK
    WINK
    WINK
    WINK
    WINK
    WINK
    WINK

    Por otro lado, continuando con la intención de sacar el máximo partido a cada metro cuadrado del bajo, se decidió prescindir de los muros que separaban las dos habitaciones del resto de la vivienda. En su lugar, se optó por paneles japoneses que pueden abrirse y cerrarse completamente, conectando los dos espacios al resto de estancias para disfrutar de una vivienda diáfana, o aislarlos para mayor intimidad, según se requiera. Además, esta opción de cerramiento interior permite pasar la luz, favoreciendo ambientes luminosos.

    WINK
    WINK
    WINK
    baño con ducha a ras de suelo y mampara con perfilería negra metálica
    WINK
    baño moderno con lavabo exento y balda suspendida
    WINK

    Estas dos habitaciones se transformaron en un dormitorio principal con baño propio y una estancia secundaria multifuncional, que se ha convertido en la joya de la casa gracias al secreto que guarda en su interior: una impresionante maqueta ferroviaria de grandes dimensiones que condicionó el proyecto.

    WINK

    El propietario, fan incondicional de las maquetas, querían que estas estuvieran presentes en el interiorismo, pero, ¿cómo lograrlo sin perder espacio, en un inmueble que necesitaba mayor amplitud? La solución consistió en crear una plataforma motorizada que permitiese alojar el modelo del ferrocarril en el techo, de modo que este no supusiera una pérdida de metros cuadrados. Gracias a esta solución, y mediante un interruptor, cuando el cliente lo desea, la maqueta baja del techo, convirtiéndose en la protagonista del cuarto.

    Una solución que permite dotar a la estancia de una doble función (despacho o cuarto de maquetas) según las necesidades del propietario. ¡Alucinante!

    WINK
    despacho con paneles japoneses
    WINK
    paneles japoneses
    WINK

    Proyecto e información: Cortesía de WINK.


    This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Más de Casas